Home / Actualidad flamenca  / Baile flamenco, una disciplina tan deportiva como artística

Baile flamenco, una disciplina tan deportiva como artística

Un bailaor profesional puede realizar más de doscientos mil zapateados en una semana. Una actividad física de alta intensidad que debe combinarse con una buena prevención de lesiones.

Aunque parezca que no tienen mucho que ver, el baile flamenco no tiene nada que envidiar a otras disciplinas deportivas. Es más, los bailaores y bailaoras profesionales tienen una actividad física y una exigencia similar a la de los deportistas de alto nivel. ¿Esto qué significa? Que al igual que una futbolista o un jugador de tenis, deben cuidarse y prevenir lesiones con equipamiento, preparación y cuidados adecuados.

Vamos con algunos datos. ¿Sabías que un bailaor puede impactar su zapato contra el suelo hasta doce veces por segundo? Así consigue ese efecto sonoro tan característico. Por otro lado, un baile de seis minutos puede corresponder a diez mil zapateados, por lo que a la semana un profesional del baile flamenco puede llegar a realizar más de doscientos mil zapateados. Además, la frecuencia cardiaca media de un bailaor durante su actividad ronda las 155 pulsaciones por minuto.

Son datos extraídos del estudio El baile flamenco desde la perspectiva de las Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, dirigido por Alfonso Vargas-Macías, doctor por la Universidad de Cádiz en Ciencias y Medicina del Deporte y director del Centro de Investigación Flamenco Telethusa. Publicados en un interesante y extenso reportaje en Diario de Jerez.

Al zapatear se produce un desgaste intenso de los huesos del pie. Este puede derivar en fracturas por estrés. Además, las lesiones pueden afectar a más zonas del cuerpo como las rodillas, espalda y zonas pélvica, lumbar y cervical. Hablamos de onicopatías (alteraciones en las uñas), hiperqueratosis (durezas), Hallux valgus (juanetes), juanetes de sastre (juanete en el dedo pequeño), dedos en garra (deformidad en los dedos), fascitis plantar, metatarsalgias (dolor en el metatarso, bajo los dedos), esguinces de tobillo y rodilla, lesiones en los meniscos y ligamentos, problemas en la zona lumbar, cervical y en la espalda (contracturas, sobrecargas…) y artritis prematura en la cadera, entre otras.

¿Hay solución? Lo cierto es que sí: la prevención. El impacto del zapateo es inevitable, pero se pueden disminuir las consecuencias del mismo. Un estudio de la pisada y biomecánica realizado por un podólogo especializado hace que sean menores las sobrecargas que se ocasionan al bailar. Se controlan y se compensan para corregir los impactos.

Este estudio no es más que un análisis del movimiento de cada persona. Ya sea a nivel muscular, articular o de reflejos, entre otros. Se analiza cómo se comporta el cuerpo y se determina una adecuada base de apoyo. Para lograrlo se utilizan plataformas de presiones, sistemas de sensores ópticos y cámaras de alta velocidad.

El baile con dolor es más habitual de lo que debería. Pero no es aconsejable. «Cuando empieza el dolor hay que parar y estudiarlo. Porque el siguiente paso al dolor es la lesión. En cuanto se percibe que se tiene una sobrecarga, un dolor, lo ideal es hacerse un estudio e intentar ponerle remedio», explica el doctor Guillermo Lafuente, podólogo en Clínicas Beiman.

«Hay que tener en cuenta que el baile flamenco es una manifestación artística. Los bailaores tienen que expresar, y expresar con dolor es difícil, especialmente si estás bailando unas alegrías o unos tangos», señala el experto en Ortopodología y Biomecánica y profesor de la Universidad de Sevilla José Manuel Castillo.

La visita a un podólogo también ayuda a acabar con las molestias callosidades que suelen aparecer en los pies. Lo más recomendable es que los bailaores y bailaoras acudan a la consulta de podología al menos una vez cada dos meses.

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X