Home / Actualidad flamenca  / Baile y cante flamenco en un sótano de Shanghái

Baile y cante flamenco en un sótano de Shanghái

Una veintena de estudiantes interpretan cantes y bailes flamencos en un estudio de baile de Shi Yiqi, en un sótano cerca del parque Zhongshan en Shanghái.

Tao Jiarong (izquierda) y Shi Yiqi bailan juntas en el estudio. (Xinhua/Ren Long)

Que el flamenco es un arte universal lo sabemos. España encabeza la pasión por el flamenco, seguida de Japón –donde es prácticamente una religión– y México, que suma cada año centenares de adeptos. Son los tres países que lideran el sector de las academias flamencas en el planeta, pero no los únicos. Unos cuatrocientos aficionados aprenden cante y baile en la ciudad china de Shanghái cada año. Es el caso de una veintena de estudiantes, que practican este noble arte en el estudio de baile de Shi Yiqi, situado en un pequeño sótano del parque Zhongshan.

En la web de noticias Xinhuanet han hablado con una de las estudiantes, Tao Jiarong. Oficinista y nacida en los años 70, dedica casi todo su tiempo libre al flamenco. Ella y más de veinte estudiantes se reúnen algunas noches en el estudio de Shi Yiqi para introducirse en el mundo del flamenco.

 

En China hay cada vez más cursos y clases, cuando antes solo los había en Beijing, Shanghái, Hong Kong y Taipei.

 

400 aficionados aprenden flamenco cada año en Shanghái

«En la actualidad hay alrededor de 400 aficionados que aprenden flamenco cada año en Shanghai. En comparación con los más de 24 millones de habitantes de la urbe, es un grupo muy de nicho», explica Tao en declaraciones a Xinhuanet. Ella decidió hace tres años pasar del baile al cante y entiende a la perfección que el flamenco es todo un tesoro cultural. «El flamenco en sí mismo es un arte complejo», cuentan Tao y Shi a los aficionados de su comunidad.

Allá por el año 2008, Tao Jiarong se topó con la Compañía Nacional de Danza de España en Shanghái. Tras ver a una bailaora vestida de rojo, no pudo contener las lágrimas. Poco tardó en inscribirse a un curso de baile flamenco.

«El número de fanáticos del flamenco está aumentando en todo el mundo. En China hay cada vez más cursos y clases, cuando antes solo los había en Beijing, Shanghái, Hong Kong y Taipei. Ahora también existen opciones en Nanjing, Xi’an, Changsha, Chengdu y Chongqing. Hay muchas personas interesadas en aprender», explica Shi.

 

Faltan músicos y cantaores con experiencia

Shi Yiqi comenzó a estudiar en Japón danza callejera y danza del vientre, aunque terminó virando su rumbo al flamenco. Consiguió trabajo, ahorró algo de dinero y se compró su primer vestido y zapatos para el baile. Luego comenzó su formación, abandonó el trabajo y viajó a Sevilla para perfeccionar su técnica. Todavía hoy en día pasa un mes al año en España para empaparse del flamenco.

Sin embargo, que se popularice el flamenco en China no es suficiente. Faltan músicos y cantaores con experiencia. Shi invita a profesionales extranjeros para enseñar en su estudio. «No es suficiente, necesitamos nuestros propios músicos y cantantes», asegura Tao.

Cada semana, el estudio de Shi organiza cursos de iniciación para más de ochenta estudiantes. «El flamenco me hace sentir viva», concluye Shi Yiqi.

Foto superior: Tao Jiarong (izquierda) y Shi Yiqi bailan juntas en el estudio (Xinhua/Ren Long)

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X