Home / Actualidad flamenca  / Un plan de choque para ayudar a las peñas flamencas

Un plan de choque para ayudar a las peñas flamencas

La Confederación Andaluza de Peñas Flamencas reivindica ayuda para el sector y solicita al Gobierno la inclusión del flamenco en el plan de choque que reactive la industria cultural en España tras la crisis de la Covid-19.

Primero fueron Eva Yerbabuena y Marina Heredia, entre otros, los que alzaron la voz con el nacimiento de la Unión Flamenca. Más tarde la bailaora Cristina Hoyos –la más galardonada de la historia– fue la que pegó un puñetazo sobre la mesa pidiendo un plan nacional para el flamenco. Y ahora es el turno de la Confederación Andaluza de Peñas Flamencas, entidad que engloba a cuatrocientas asociaciones en toda Andalucía. El flamenco necesita ayuda. Se muere.

La Confederación Andaluza de Peñas Flamencas, presidida por Francisco Viedma, ha resaltado las necesidades del sector, considerando que «hay pocas referencias» hacia el flamenco cuando desde el Gobierno central se habla de un plan de choque para salvar y reactivar la industria cultural.

«Estamos viendo que desde el Gobierno central se habla de un plan de choque para reactivar la industria cultural, pero hay pocas referencias de este sector del flamenco, que presenta particularidades que hay que tener en cuenta, porque, a pesar de su importancia, adolece de falta de una estructura empresarial», citan en el comunicado.

 

«La Confederación Andaluza de Peñas Flamencas pide a las administraciones un plan de choque para no dejar morir al mundo de la cultura y en el que se incluya al sector del flamenco, porque así le corresponde por derecho propio»

 

Debido a la Covid-19, «muchas familias que viven del flamenco se están viendo abocadas a una situación dramática», exponen. «Mayoritariamente son artistas que dependen de su actividad, nunca fijos, igual pasa con los técnicos que trabajan en el montaje de los espectáculos. Son autónomos que dependen del directo y, por tanto, sus ingresos se van a reducir a cero durante estos meses (si no hay actividad, no hay ingresos). Ante esta situación tan grave hace falta que las administraciones (Gobierno central, Junta de Andalucía, diputaciones y ayuntamientos) establezcan ese plan de choque para no dejar morir al mundo de la cultura y en el que se incluya al sector del flamenco, porque así le corresponde por derecho propio», reclaman desde la Confederación.

«También representamos una fuente de ingresos para este sector. Nuestra actividad, además de la programación de festivales, semanas culturales, circuitos, labores de enseñanza…, se centra en los distintos recitales que celebramos en nuestras sedes, principalmente en los meses de menos actividad para los artistas, lo que supone para muchos de ellos romper la estacionalización de su trabajo dándole continuidad todo el año. Al no poder desarrollar nuestra actividad se ven perjudicados muchos artistas, no las grandes figuras, pero sí los más modestos, que son más débiles y notan antes estas carencias de trabajo, viéndose abocados a situaciones realmente graves», concluyen.

 

Las peñas flamencas de Sevilla ayudan a los artistas

Por otro lado, aunque centrando la atención en las peñas flamencas, nuestro compañero Manuel Bohórquez informa en El Correo de Andalucía que la Federación de Entidades Flamencas de Sevilla, presidida por el utrerano Enrique Yerpes, envió recientemente un comunicado a los medios especializados anunciando que van a ayudar a los más modestos del flamenco, adelantándoles el ochenta por ciento de lo que cobrarían por tomar parte en el ciclo Entre naranjos y olivos, u otros que se pudieran llevar a cabo este año o el siguiente.

La citada Federación quiere que esta medida sirva para hacer reaccionar a peñas federadas y ayuntamientos e instituciones culturales en general a hacer lo mismo con sus recitales del año a título individual. «El esfuerzo es necesario ahora, no el próximo año», asevera Pepe Esquivel, miembro de la Junta Directiva de la Federación de Entidades Flamencas de Sevilla.

Poco más se sabe al respecto, puesto que se desconoce qué artistas van a participar en el ciclo Entre naranjos y olivos, aunque se estima que unos quince. La Federación tampoco dirá quiénes se van a beneficiar de las ayudas. Se tendrá en cuenta a aquellos que vivan realmente solo del flamenco.

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO.Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X