Home / Bordonazo OLD  / El repaso de Andrés Marín

El repaso de Andrés Marín

Se han tenido que suspender dos espectáculos de la Bienal. ¿No había un escenario alternativo? No lo había.

En septiembre, el verano sigue siendo de mucho calor en Sevilla, pero puede llover, haber tormentas, como ha ocurrido estos días y se han tenido que suspender dos espectáculos de la Bienal. ¿No había un escenario alternativo? No lo había. Era tremendo escuchar decir a Carmen Ledesma, la gran bailaora sevillana y una de las afectadas, que habían venido a verla desde países como Alemania o Brasil.

No es por criticar a la organización del festival sevillano, pero no hay más remedio que señalar estos errores, aunque Andrés Marín dijera ayer en El Correo que en Sevilla vamos “a destruir”. Pues yo pienso que cuando las críticas se argumentan y van avaladas por la seriedad, son buenas y ayudan a mejorar la cita flamenca de la capital andaluza.

Alguna vez he oído decir que quienes criticamos a la Bienal tenemos intereses ocultos. A ver, ¿qué me puedo meter yo en el bolsillo por criticar aspectos de un festival que ha sido para mí tan importante, porque empecé a coquetear con la crítica precisamente cuando empezó la Bienal. Reconozco que algunas veces somos a lo mejor algo duros o excesivamente exigentes, pero eso es una cosa y otra muy distinta que haya intereses ocultos en nuestras críticas. La crítica de Sevilla es dura, sin duda, algo que no es nada fácil, por cierto, porque para ser duro hay que saber de qué va la cosa.

Precisamente, el bailaor y coreógrafo sevillano es un artista mimado por la crítica flamenca, a pesar de que de vez en cuando se deja caer con espectáculos insufribles. Al parecer, se reconoce más su trabajo en países como Francia u Holanda, que en España. Es que a lo mejor es un artista para esos países y no para Andalucía, donde aún gusta el baile flamenco tradicional y hay quienes no ven bien que se baile flamenco con una gallina en la cabeza, como hizo él en la misma Bienal. Aquí, en Sevilla, las gallinas las queremos para el puchero o para que pongan huevos.

¿Qué hacemos con el espectáculo de Israel Galván en la Real Maestranza de Sevilla? ¿Lo criticamos o no a la hora de hacer un balance? Fracaso artístico y económico, luego alguna responsabilidad habrá tenido la dirección, ¿no? También en los aciertos, lógicamente, aunque no recuerdo una programación más endeble que ésta en la Bienal. Demasiado, para el tiempo que tuvo.

Al hilo de este último comentario, me pregunto si ya habrá alguien trabajando para la siguiente Bienal. Es que esto debería ser así. Cuando acabe esta edición, se sabrán los números, las cuentas, seguramente no seguirá Zoido como director y otra vez a empezar. A mí personalmente me interesa más el resultado artístico que el económico, pero reconozco que también cuenta porque el festival se hace con dinero público y no están las cosas como para descuidar o ignorar este aspecto.

Cuando escribo este artículo aún no he visto la nueva obra de Andrés Marín, D. Quixote, presentada anoche en el Teatro Maestranza. He escuchado todo tipo de comentarios, unos buenos y otros malos. A ver qué pasa.

 

Comparte este artículo

Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X