Home / Bordonazo NEW  / ¿Crítica objetiva?

¿Crítica objetiva?

Ya no interesa una buena crítica, la de un experto con experiencia y vivencias. Solo el elogio barato, la lisonja, venga de donde venga y la firme quien la firme. Y si encima hay que ser objetivo y ocultar los sentimientos y los gustos…

Siempre creí en la objetividad del crítico de flamenco, hasta que conocí a Enrique Morente y entendí que no podía ser objetivo. Me gustaba demasiado para disimular la emoción y la admiración hacia su trabajo. Apenas hago ya críticas, solo opinión, columnismo, o alguna entrevista. Recibo cedés que, en algunos casos, ni abro porque me imagino el contenido. Escucho hasta a los aficionados más humildes, en peñas o tascas, pero no soporto recibir un cedé de alguien que no sabe cantar o que imita a Paco de Lucía cuando toca.

Se graba un disco cuando se tiene algo nuevo que aportar o se es muy bueno interpretando el modelo clásico. Es decir, me siguen interesando los cantaores o las cantaoras que son capaces de hacer bien una soleá de Alcalá, al modo clásico, o una malagueña de la Trini. Pero, sobre todo, me interesan los jóvenes que tienen talento para cantar bien y que, además, son capaces de apuntar nuevas ideas. No hay muchos, esa es la verdad, pero siempre hay alguien por ahí que te puede sorprender.

 

«Al artista le gusta que hablen o escriban bien de él. Le da igual que el bloguero o feisbuquero no tenga ni zorra idea»

 

Voy poco a los teatros porque hay poco que contar, sinceramente. Y si encima me cuesta el dinero, apaga y vámonos. La crítica flamenca empezó a morir cuando cualquiera podía ser crítico y escribir en las redes sociales. Meto críticas en mi muro de Facebook, o me hago un blog, y entro de barba en la Bienal. Así, a manojitos. Algunos artistas han protestado por esto, pero pocos, porque al artista, en general, lo que le gusta es que hablen o escriban bien de él. Le da igual que el bloguero o feisbuquero no tenga ni zorra idea del tema.

Que no elogian su trabajo, lo hace su señora, su hermana la de Ibiza o su cuñado. Tiene 1200 amigos en Facebook y con eso cree que lo conocen en todo el mundo. Por eso no hago críticas de discos o de espectáculos, porque ya no interesa una buena crítica, la de un experto con experiencia y vivencias; solo el elogio barato, la lisonja, venga de donde venga y la firme quien la firme. Y si encima hay que ser objetivo y ocultar los sentimientos y los gustos…

 

Comparte este artículo

Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

1COMENTARIO
  • Paco Benitez Flamenco 3 octubre, 2019

    Yo a veces me quedo mucho más que sorprendido cuando me mandan un CD, con guitarra en manos cantando una rumba, o unas alegrías, y me digo por Dios de las siete llagas, ¿quién le ha dicho a esta muchacha o muchacho que canta pa raabiar? Yo mismo me hago la pregunta, claro, ¿su familia? Que quieren poner este cantaor/a en un pedestal, cuando lo que de verdad estas personas nenesitan es que se les digan las verdades del barquero de Curro Jimenez, y mada? Creo que es de agradecer decir lo que se siente, pero que no aprendemos, o no queremos aprender. Así es la vida, tú me tocas y yo te canto y verás cómo pasa la cosa, a trincamos y juan naja!

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X