Home / Bordonazo NEW  / El abuelo y el mairenismo (1)

El abuelo y el mairenismo (1)

Qué manía con salvar, Manolillo. Ni que Antonio Mairena hubiera sido un bombero.

– Manolillo, el otro día me pidió un mairenista de pro, don Ángel Camacho, de Morón de la Frontera, que definiera qué es el mairenismo. O qué era, porque se evaporó con el paso del tiempo. ¿Qué le podríamos decir?

– No sé, abuelo. Habla tú, que a mí me crujen cada vez que hablo o escribo de Antonio Mairena, mal o bien, les da igual.

– El mairenismo es la escuela que dicen que creó Antonio Mairena. Una manera de entender la tradición gitana del cante flamenco. Fíjate que antes de nacer Antonio Mairena (1909), un gitano de Jerez, Manuel Torres, revolucionó el cante trayendo a Sevilla, con el nacimiento del siglo XX, una manera muy personal de hacer los cantes de Enrique el Mellizo, el Viejo de la Isla, Francisco la Perla o su tío materno Joaquín Lacherna. Esos cantes apenas se conocían en Sevilla, luego Manuel ayudó a que no se perdieran. Igual que Chacón, que llegó antes a Sevilla que Torres, en 1886, unos trece años antes. ¿Has pensado alguna vez los cantes que salvarían Chacón y Manuel Torres? Pues eso no es importante, solo los que salvó Mairena, que en algunos casos eran estilos ya salvados.

– Qué interesante, abuelo. Sigue.

– Mairena hizo su labor, el hombre, para que se le diera valor al cante gitano o de los gitanos. Esa labor ya la empezó el cantaor Sevillano Silverio Franconetti en el siglo XIX y no le han puesto ni una peña en Sevilla. Mairena tiene un monumento en esta ciudad, sin haber nacido en ella. Silverio sí nació en Sevilla, en la Alfalfa, en 1831. Él fue quien le dio valor al arte de los gitanos como cantaor y como empresario. Sacó a muchos cantaores, y cantaoras, que cantaban solo en sus casas, en fiestas, pero esa labor solo se le reconoce al maestro mairenero. ¿Sigo, Manolillo?

– Claro, abuelo. Te van a mondar, pero sigue.

– Lo que en realidad hizo Mairena fue ordenar un poco ese legado y decir que eso era el mairenismo. De alguna manera, se atribuyó como algo propio un legado que venía de muy atrás y que ya reivindicaron Demófilo, Silverio, Juan Junquera, Fernando el de Triana u otros muchos artistas o estudiosos. Mairena tuvo la habilidad de que consideraran suya una labor muy vieja, que venía desde el Planeta y el Fillo. Recogió frutos que no le correspondían, Manolillo. Es que parece que el único que escuchaba a los viejos era él, y es un bulo. ¿Sabes lo que hacía Chacón de jovencito, con 20 años? Irse a Triana con su amigo el torero Antonio Fuentes a escuchar a Manuel Cagancho o la Josefa, la madre de Faíco. O se iba a Cádiz a buscar a Enrique el Mellizo o los Ortega. ¿Por qué no se había dicho nunca y sí hasta la saciedad que Mairena buscó a la Bolola o a la Jilica para cogerles matices?

 

«Lo que en realidad hizo Mairena fue ordenar un poco ese legado y decir que eso era el mairenismo. De alguna manera, se atribuyó como algo propio un legado que venía de muy atrás y que ya reivindicaron Demófilo, Silverio, Juan Junquera, Fernando el de Triana u otros muchos artistas o estudiosos»

 

– Joder, abuelo, esto engancha. Unas duda que tengo. Los romances los rescató Mairena, ¿no?

– Los llevó al disco, sí, pero no fue quien los salvó de que se perdieran. Te podría dar varios nombres de gitanos artistas, o no, que conservaron eso durante años. Por ejemplo, Juan José Niño, uno de los hijos del Brujo del Puerto. Que no era de Triana, sino de San Roque, otro barrio de Sevilla. Mairena no conocía esos romances o no le interesaron nunca hasta que conoció al estudioso portuense Luis Suárez Ávila, que los guardaba y se los ofreció. “Esos romances son cantes de ciegos”, le dijo Mairena, sin darle importancia alguna al valioso legado. Al final los grabó y dio el pelotazo.

– Pero sacó del olvido la soleá de Charamusco, ¿no?

– Charamusco no tenía soleá alguna, Manolillo. Antonio contó en esa soleá su encuentro con un Charamusco, pero nada más. Hizo una versión magnífica de la soleá apolá, que antes habían cantado Lorente, Marchena, Matrona, Valderrama o Domingo Alvarado, entre otros. Incluso Fosforito. Él hizo una versión personalísima, antológica, pero no rescató nada.

– Vas a necesitar guardaespaldas, abuelo. Me pongo malo solo de escucharte. Entonces, los cantes de Paco la Luz, el Marrurro, Manuel Molina, Curro Dulce, el Planeta, María Borrico, Joaquín el de la Paula, Joaquín Lacherna, el Loco Mateo, la Sarneta…

– ¿Qué pasa con esos cantes?

– ¿Tampoco los salvó Mairena?

– Qué manía con salvar, Manolillo. Ni que hubiera sido un bombero. Los grabó y dio a conocer estilos que ya los habían grabado otros cantaores mucho antes: Chacón, Manuel Torres, la Serrana, Manuel Cagancho, Pastora, Tomás, el Mochuelo…

– Ponme algunos ejemplos, por favor.

– El cante del Planeta lo salvó Pepe Torres, el hermano de Manuel Torres. Es verdad que fue Mairena quien lo ayudó a grabarlo, pero era él, Pepe, el abuelo del Tomasa, quien lo tenía guardado como oro en paño. Era un cante que antes lo había conservado el padre de Manuel y Pepe Torres, Juan Soto Montero, de Algeciras. Dicho por el mismo Mairena, ¿vale? Otro ejemplo. Apregonao me tienes, la seguiriya de Joaquín Lacherna, es un cante que lo grabaron antes Manuel Torres y Tomás Pavón, el segundo influenciado por el primero. Y lo vamos a dejar para otro día, que me fatigo.

– Bebe agua y sigue, abuelo.

– No, otro día.

 

Comparte este artículo

Arahal, Sevilla, 1958. Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

8 COMMENTS
  • como siempre das en el clavo, maestro, enhorabuena por este articulo, Un cordial saludo desde Valladolid,

    • Manuel Bohórquez Casado 25 agosto, 2021

      Gracias, amigo Luis. Un abrazo.

  • Enrique Montiel 25 agosto, 2021

    Me ha encantado este Diálogo platónico con tu abuelo, querido Manuel. Veo que sabe un montón de Mairena. Me permito pedirte que le digas, de mi parte, con el mayor respeto, que en mi opinión el de los Alcores lo que fue de verdad era “pedagogo”, vamos, enseñó a cantar a los gachós, a los aficionados. Mucho más que a los gitanos, que tenían su cante si realmente representaban algo. Pero a los no gitanos, a esos, les enseñó todo lo que llegaron a saber. Es mi opinión y la he pensado mucho, llevo años pensando en esto… Era tan claro cantando, tan previsible… Ideal para el aprendizaje… de los gachós, que son los principales mairenistas.

    • Manuel Bohórquez Casado 26 agosto, 2021

      Estoy muy de acuerdo contigo, Enrique, como en tantas cosas. Influyó más en los gachós que en los propios gitanos. Los gachós ya sabían cantar antes de nacer el padre y la madre de Mairena, pero es verdad que a partir de Antonio, de su época, se hicieron mairenistas. No todos, por suerte. Muchas gracias.

  • Paco Benitez Garcia 27 agosto, 2021

    Discuto mucho sobre el mairenismo y me contestan con un no muy rotundo que el cante del mairenismo nunca existió, que eso es un bulo que muchos se han sacado del bolsillo de atrás. Bueno, a mí no me queda otra que largarme, decir ahí te quedas, porque para saber de flamenco hay que estar documentado, y yo no trato con asnos de tres al cuarto. Te comento al igual que al amigo Enrique Montiel, y te agradezco esa bonita crónica que tan brevemente la has reflejado. Un Abrazo. Así corto yo, a los enteraos de querer saber. Saludos.

    • Manuel Bohórquez Casado 27 agosto, 2021

      No he entendido nada, Paco. ¿Es usted el Paco Benítez de Cádiz?

  • Josep Coll Aceña 27 agosto, 2021

    Buenas, Manuel. Te respeto mucho porque sabes de cante. Te sigo casi a diario en La Tostà. Coincido muchas veces (desde una visión tradicional y coherente de lo que es la izquierda y por tanto de un gran decepcionado por ver cómo la han tergiversado y prostituido) de tus análisis de la actualidad. También comulgo con muchas de tus críticas y visiones sobre el cante actual. Pero mis preguntas, con todo el respeto que te tengo, ya no me las puedo guardar por más tiempo.

    Como te he dicho, hace tiempo que te sigo… ¿No crees que tu obsesión por Mairena va cada vez a peor? Has pasado de ser un mairenista crítico con el mairenismo a ser un antimairenista acérrimo contra el propio Antonio. Aprecio tu trabajo y he bebido mucho de tus estudios e investigaciones. Pero… pregúntale al abuelo, algo debía aportar al cante el de los Alacores, ¿no? Por cierto, para gachés y para calós. Seguiré siguiéndote, aunque me temo que un día de estos te lea que Pedro el Granaíno ha superado en sabiduría y cante al gitano de Mairena.

    • Manuel Bohórquez Casado 27 agosto, 2021

      No es obsesión, amigo, es interés. Mairena da un juego que otros no dan. Pero siempre lo hago desde el respeto. Claro que aportó, hombre. Y cincuenta más de la historia. Pero se equivocó mucho y dejó huecos para la crítica, y como soy crítico, pues eso. No soy antimairenista, aunque el mairenismo me importa un bledo, esa es la verdad. Gracias.

ESCRIBE TU COMENTARIO.Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X