Home / Bordonazo NEW  / El cambio del Festival de Nimes

El cambio del Festival de Nimes

No entiendo cómo se cambia algo que funcionaba bien, con los teatros llenos y un gran ambiente. Una cosa es apostar por la vanguardia flamenca y otra cargarse un festival de tres décadas, que era punto y aparte. 

Solo he estado una vez en el Festival de Nimes (Francia), y me lo pasé genial. Allí fue la última vez que Moraíto Chico y yo nos dimos un abrazo, que me sonó a inevitable despedida. Murió al poco tiempo. El festival francés es una de las grandes referencias del flamenco en el sur del país vecino, sobre todo porque apostaba por el flamenco menos comercial. Digo que apostaba porque ha cambiado y en su nueva etapa se acerca descaradamente a los demás festivales internacionales que se olvidan de la esencia de este difícil arte español. 

¿Por qué ha cambiado, si funcionaba bien? Es la tendencia. Y lo siento por los artistas que mantienen esa esencia, los de Jerez, Lebrija o Utrera, siempre tan poco apoyados. Ha sido siempre así, desde el siglo XIX. En esta época estamos dándoles valor a artistas que hace un siglo no lo tenían para empresarios o críticos. Me refiero a cantaores como Tomás Pavón o Juanito Mojama, guitarristas como Melchor de Marchena o Currito el de la Jeroma o bailaoras como la Macarrona o la Malena, que murieron viejas y olvidadas en la Alameda de Hércules de Sevilla.

 

«Ahora hay otra persona con otras ideas sobre lo que debe ser un festival de flamenco en el siglo XXI»

 

La buena labor de Patrix Bellido, asesor del festival francés, reconocida por todos los flamencos, será recordada por una apuesta sin fisuras por el flamenco más genuino y menos comercial. Pero el director Francois Noël tiene otras ideas sobre lo que debe ser un festival de flamenco en el siglo XXI. Le gusta el Niño de Elche, según manifestó no hace mucho tiempo, lo que me parece muy bien porque a cada uno le gusta lo que le gusta. Pero ya se pueden hacer una idea de por qué ha cambiado el festival.

No entiendo cómo se cambia algo que funcionaba bien, con los teatros llenos y un gran ambiente. Estos años atrás fui invitado de nuevo y no pude ir por problemas personales. Pero confieso que, aunque ahora pudiera, me costaría aceptar una invitación al festival porque no me gusta el cambio y pienso que la cita nimeña ha perdido su identidad. Que una cosa es apostar por la vanguardia flamenca y otra cargarse un festival de tres décadas, que era punto y aparte. 

Imagen superior: Facebook Festival de Nimes

 

Comparte este artículo

Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X