Home / Bordonazo NEW  / Los que se van de lo jondo

Los que se van de lo jondo

Entiendo que se vayan algunos de lo jondo porque es duro vivir de la enjundia y el pellizco. De esto han vivido cuatro, y algunos tienen incluso monumentos.

Ningún intérprete del cante está obligado a seguir cantando toda la vida al modo clásico, solo con guitarra y sin vender la burra, respetando lo hecho anteriormente ciñéndose a la partitura o el patrón. Se agradece, pero no están obligados u obligadas. Es lo que se cree la cantante onubense Rocío Márquez, que la obligamos a no “evolucionar”. Antonio Mairena fue un revolucionario del cante y no destrozó nada, sino al contrario: le dio grandeza a todo lo que hizo. Es que hay profesionales del cante, el baile o la guitarra que se creen que los críticos tenemos un gabinete de control de la pureza o algo así.

A mí me da igual lo que cante Rocío Márquez, en serio, porque me dejó de interesar hace tiempo. Y de gustar. Lo digo como lo siento y sin ánimo de crear ninguna polémica. No solo la onubense, sino algunos y algunas más. Pero no es un problema de ellos o ellas, sino exclusivamente mío. A mí me gusta el cante jondo, no el cantecito gracioso y arreglado. Tengo ganas de escuchar lo último de Rocío porque tiene buena pinta, aunque me aburra bastante desde hace tiempo. No es que me tenga que convencer de nada, ni ella ni nadie.

El artista se debe al público y solo al público. Rocío ha dicho que ella quiere gustarse a sí misma, lo cual me parece una torpeza, porque es el público quien la tiene ahí y el que la echará cuando no guste lo que hace. Esta mujer, por la que aposté bastante hace años, no debería conceder tantas entrevistas porque no hace nada más que decir sandeces. En serio, es increíble. Su egocentrismo le hace pensar que estamos siempre esperando a ver lo que hace, cuando no es así, y lo digo por mí. Estoy más pendiente de Tomás Pavón, por si un día resucita y hace algo nuevo, que de lo que pueda sacar ella.

Su discurso es tan repetitivo que aburre. Y lo siento enormemente porque tiene buenas condiciones para grabar maravillosas canciones, por su bonita y melosa voz. Se ha ido ya del cante y no pasa nada porque otras han llegado para quedarse. Que no crea que nos vamos a cortar las venas porque haya dado la espantada de lo jondo, que no es así. Y no se tiene que justificar, que está todo el santo día justificándose por intentar hacer lo que ya hicieron las cantaoras del siglo XIX. ¿O es que cree que está haciendo algo nuevo?

Entiendo que se vayan algunos de lo jondo porque es duro vivir de la enjundia y el pellizco. De esto han vivido cuatro, y algunos tienen incluso monumentos. Adoro a esos cuatro que nos dejaron su pureza interpretativa. Adoro a Isabelita de Jerez y a Fernanda de Utrera. Y a Mayte Martín, que es una innovadora, aunque se aburra ya en lo jondo. Y me aburren las cantantes aflamencadas que encima se creen que están revolucionando el cante.

 

Comparte este artículo

Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

2 COMENTARIOS
  • Laura 13 marzo, 2019

    Menos mal que no le gusta y dejó de interesarse hace tiempo por su trabajo, porque según dice en el texto (ya que de crítica lo citado, tiene poco) tenía ganas de escuchar su nuevo trabajo, si no le gusta, ¿para qué continuar hablando de ello?
    Los que se van de lo jondo, ¿es una única persona? En mi humilde opinión, quizás debería haberle puesto otro título a su opinión, ya que según lo citada es una única persona la que se va de lo jondo, según su “opinión”.

  • Manuel Bohórquez Casado 13 marzo, 2019

    Si tengo que dejar de opinar sobre los que no me gustan… Opinaré de Rocío siempre que crea que debo hacerlo. Ella va de cantaora, ¿no? Y sí, en este artículo me refería a ella, sobre todo.

ESCRIBE TU COMENTARIO

X