Home / Bordonazo NEW  / ¿Se acuerdan de Antonio El Sevillano?

¿Se acuerdan de Antonio El Sevillano?

Era un niño prodigio del flamenco. Primero se hizo futbolista y llegó a jugar en Real Betis Balompié. Muy amigo de la Niña de los Peines y el Pinto, Antonio Pérez Guerrero solía cantar solo en reuniones y liaba siempre el taco por fandangos. También conocía muy bien las soleares de Alcalá, dada su amistad con Joaquín el de la

Hubo un cantaor en Sevilla, del que fui muy amigo, al que casi nadie recuerda cantando, seguramente porque su estilo era difícil de seguir, con una increíble velocidad en la voz y un sello único. Me estoy refiriendo a Antonio Pérez Guerrero El Sevillano, que nació en la calle Macasta en 1909. Esta calle está por San Luis, cerca de la Macarena, donde siempre se cantó muy bien. Siendo de Sevilla, ¿por qué le decían El Sevillano? Está claro que ese sobrenombre artístico no se lo pusieron en Sevilla, sino en Alcalá de Guadaíra, pueblo al que se fue de niño y donde, precisamente, se aficionó al cante.

Aunque era un niño prodigio del flamenco, primero se hizo futbolista y llegó a jugar en Real Betis Balompié, donde era conocido por El Pérez. Dicen que era un jugador rápido y con desparpajo, de los de mucha clase. Muy amigo de la Niña de los Peines y el Pinto, Antonio solía cantar solo en reuniones y liaba siempre el taco por fandangos, estilo en el que destacó desde niño. Pero también conocía muy bien las soleares de Alcalá, dada su amistad con Joaquín el de la Paula, el cantaor gitano alcalareño, y dominó también las bulerías y las cantiñas. Cuando aparecieron sus primeros discos, en el sello Odeón y con la guitarra del Niño Ricardo, se vendieron como rosquillas, sobre todo por los fandangos, porque nadie había cantado nunca de aquella manera, con un sello suyo inimitable. Y además con letras creadas en muchos casos por él mismo, porque fue un gran poeta.

 

«En 2019 se cumplieron treinta años de su muerte y pudo ser un buen momento para recordar a este gran cantaor, de enorme personalidad, que Sevilla ignora, algo de lo que no nos sorprendemos»

 

Una de las cosas que habría que hacer por él sería recopilar todas sus letras en un libro, además de reeditar su discografía completa, al menos la de pizarra, sin duda su mejor obra. Pero si como cantaor fue un genio, uno de esos que salen cada medio siglo, como persona fue también genial, un tipo con un gran sentido del humor. Tuve la suerte de echar buenos ratos con él y fui testigo de su ingenio. También de su declive. La última vez que cantó en público, que fue en el pueblo de Tomares en 1987, lo subimos el Beni de Cádiz y yo al escenario, porque ya no podía con su cuerpo. Fue en un homenaje que le rindió la Peña Flamenca de Tomares. Aquella noche lloró de emoción viendo lleno el local y a todos sus compañeros cantando en su honor de manera desinteresada.

Un día hablamos de la posibilidad de escribir sus memorias, y recuerdo que me dijo: “Hay cosas que no voy a poder contar”. No pudo ser, porque al poco tiempo murió, en 1989. Una lástima, porque Antonio el Sevillano conoció a todos los grandes del cante, del baile y del toque, siendo rival de muchos ases del cante, como Manuel Vallejo, el Niño de Marchena, Manolo Fregenal, El Carbonerillo, Juanito Valderrama o la mismísima Niña de los Peines. Fue un gran amigo de Tomás Pavón, aunque una vez dijo que el mejor de esa familia fue su hermano Arturo, el mayor de los tres.

En 2019 se cumplieron treinta años de su muerte y pudo ser un buen momento para recordar a este gran cantaor, de enorme personalidad, que Sevilla ignora, algo de lo que no nos sorprendemos. No reprochamos nada a los artistas actuales del cante, porque entendemos que hay maestros a los que cuesta emular y uno de estos maestros es don Antonio Pérez Guerrero, del que recordamos este fandango que viene que ni pintado para la ocasión:

 

Te contestará.
Pregúntale a tu conciencia
y ella te contestará.
Que no tuviste clemencia
y arreglao a tu maldad
te impondrá la penitencia.

 

 

Comparte este artículo

Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X