Home / Serie Oro  / Medina el Viejo o el Rey de la Petenera

Medina el Viejo o el Rey de la Petenera

En los periódicos de Madrid apareció un cantaor llamado José Medina, que cantaba en cafés y teatros con Juan Breva y el Canario de Álora. Es hora de dejar zanjado ya uno de los enigmas más grandes de la historia del cante jondo: la identidad de Medina el Viejo, un cantaor que destacó siempre en la petenera.

Imagen superior: Niño de Medina, hijo de Medina el Viejo

 

Hace ya tiempo que aporté varios datos del verdadero cantaor Medina el Viejo, sobre todo su identidad, pero ha llegado la hora de dejar zanjado ya uno de los enigmas más grandes de la historia del cante jondo. Parte de la responsabilidad de que se haya tardado tanto en poder cerrar una mínima biografía de este cantaor jerezano la tuvo el desaparecido flamencólogo extremeño Manuel Yerga Lancharro, de Fuente de Cantos (Badajoz), que enredó bastante con este asunto. ¿Llegó a saber de verdad quién fue Medina el Viejo o dio datos falsos para despistar y que solo fuera él quien tuviera los datos verídicos?

Digo esto porque en lo que le conocí, que fue poco tiempo, supe de cosas parecidas. Daba unos datos inventados para que nadie más emprendiera la aventura de buscar a cualquier cantaor. Y se inventó a un José Rodríguez Concepción como Medina el Viejo, de Jerez, que no aparece por ninguna parte. Como que no existió, así de claro y contundente. En su descargo hay que decir que Yerga fue el primero en investigar en serio en los archivos y que le debemos mucho sobre las figuras del cante de los tiempos de María Castaña.

En los periódicos de Madrid apareció un cantaor llamado José Medina, que cantaba en cafés y teatros con Juan Breva y el Canario de Álora. La primera vez que me tropecé con él sospeché que podía tratarse del llamado hoy Medina el Viejo. ¿Por qué lo de Medina el Viejo? Muy sencillo: para diferenciarlo del Niño Medina, el también cantaor jerezano. En ningún cartel apareció nunca José Medina anunciado como Medina el Viejo. ¿Y quién fue este José Medina que cantaba en los cafés de la capital de España?

 

Entraba yo con unos amigos en el café de El Imparcial, situado en la Plaza de Matute, y que era en aquel entonces la catedral ó, por mejor decir, la mezquita del flamenquismo (…) Nuestra aparición heroica en la sala fue punto menos que inadvertida para las hembras de rompe y rasga, y los hombres de pelo en pecho, que ocupaban el tablao y las mesas.

Por el diálogo que dos de ellas sostenían a nuestro lado, entre sendas copas de bala rasa, supimos que aquella noche iba a lucir por primera vez un astro de primera magnitud en el arte: el “cantaor” Antonio Revuelta, que venía de su país dispuesto a habérselas cara a cara con el famoso patriarca Juan Breva ídolo de los concurrentes al “Imparcial” y con sus émulos “el Costa”, Juan de los Reyes (el Canario), José Medina y Juanillo Santos (el Niño de Cártama), que compartían con aquel sumo sacerdote los entusiasmos y favores del público.

(Madrid, Carlos Miranda, 1884)

 

Partida de nacimiento de José Medina Trujillo, Medina el Viejo, 1856. Aparece como Juan, pero se llamó José. Archivo Bohórquez.

Partida de nacimiento de José Medina Trujillo, Medina el Viejo, 1856. Aparece como Juan, pero se llamó José. Archivo Bohórquez.

 

Hay que irse justamente un año más tarde, el 9 de junio de 1885, para que aparezca en la prensa madrileña el segundo apellido de José Medina. En el Diario Oficial de Madrid de ese año aparece una gacetilla en la que la Justicia reclamaba al cantaor y bailaor José Medina Trujillo, de 28 años, para el pago de una multa por lesiones a un individuo. Con él eran reclamados también el guitarrista Manuel Venegas y el bailaor madrileño Joaquín López Alonso, Joaquín el Feo, uno de los hermanos artistas de la Chata de Madrid, Mercedes.

 

En virtud de providencia del señor Juez de instrucción de esta capital, refrendada por el infrascrito escriba o se cita y llama a Manuel Venegas, soltero, de treinta y tres años, tocador de guitarra, que ha vivido en la calle de Mira al Sol, números veintidós y veinticuatro, cuarto bajo; asimismo se cita y llama a Joaquín López Alonso, cantador y bailador flamenco, de veintitrés años, que ha vivido en la calle de Peña de Francia, número seis, principal. Igualmente se cita y llama a José Medina y Trujillo, de veinte y ocho años, casado, también cantador y bailador flamenco, habitante en la Ronda de Embajadores, número siete, tercero; a fin de que en el término de seis días, comparezcan en este Juzgado, a hacer efectiva la multa de diez pesetas, que a cada uno les ha sido impuesta por la superioridad, en causa contra Ramón Piñol Sanchiz, por lesiones; prevénidos que de no verificarlo, les parará el perjuicio mque haya lugar.

(Madrid, 9 de junio de 1885)

 

Nacimiento de Catalina Medina Domínguez. hija de Medina el Viejo, 1878. Archivo Bohórquez.

Nacimiento de Catalina Medina Domínguez. hija de Medina el Viejo, 1878. Archivo Bohórquez.

 

Conocida esta gacetilla me puse a buscar a tal José Medina Trujillo en Sevilla y apareció uno del mismo nombre y apellidos, que no cuadraba por la edad. Entonces, contactó conmigo el nieto de una jerezana llamada Catalina Medina Domínguez (Jerez de la Frontera, 1878-1910), Virgilio, que me contó una bonita historia de amor entre el padre de esta mujer y la madre del cantaor Niño Medina. Este hombre de Chipiona, el nieto de Catalina, no sabía el segundo apellido de Medina el Viejo. Me dijo que el famoso Niño Medina era su hijo natural porque tuvo un affaire con su madre, Manuela de la Rosa Linares. Busqué la partida de nacimiento de Catalina Medina Domínguez, nacida en 1878 en la calle Asilo de Jerez, y, en efecto, su padre se llamaba José Medina Trujillo, el cantaor José Medina, el mismo que aparecía en los periódicos de la capital de España como cantaor y bailaor alternando con Juan Breva, Antonio Revuelta o el malogrado Canario de Álora.

 

«Cantaor y bailaor de cuadro, el jerezano emigró pronto de Jerez y gran parte de su carrera la hizo en la capital de España. Su nombre aparecía con frecuencia en la prensa madrileña, aunque no siempre por motivos artísticos»

 

Siempre fue un misterio el hecho de que a José Rodríguez de la Rosa, Niño Medina, le llamaran artísticamente el Niño de Medina, Niño Medina o José Medina, si no se apellidaba Medina. Ni él ni nadie de sus antepasados. Tampoco nació en Medina Sidonia, como alguien aseguró, ni vivió nunca, al menos que se sepa, en la calle Medina de Jerez. Ya saben que hubo un tiempo en el que los cantaores y las cantaoras utilizaban el nombre de sus pueblos como remoquetes artísticos: el Niño de Arahal, el Niño de Marchena, la Niña de Linares o el Niño de Alcalá.

Cuando el Niño de Medina comenzó a dar sus primeros pasos en el cante, en su Jerez natal, siendo un adolescente, lo llamaban siempre así, el Niño de Medina, seguramente porque todos en Jerez sabrían que era hijo de José Medina.

 

Salón Primera. El notable cantador de flamenco Niño de Medina acompañado del notable tocador Javier Molina alcanzan grandes éxitos. Nuestra enhorabuena a dichos artistas.

Eco artístico, 5 de noviembre de 1911

 

Será imposible demostrar al cien por cien que era hijo de José Medina Trujillo, el cantaor jerezano José Medina. Su verdadero padre, el oficial, era Antonio Rodríguez Rosado, de Arcos de la Frontera. Pero, ¿quién era José Medina Trujillo, Medina de Jerez?

Este hombre nació en la calle Ponce, de Jerez de la Frontera, el 12 de agosto del año 1856, hijo del portuense José Medina San Tomé, de profesión zapatero, y de la jerezana Catalina Trujillo Peralta. Nieto, por línea paterna, del también portuense José Medina y de Antonia San Tomé, del Puerto también. Y por línea materna, de Francisco Trujillo, de la localidad malagueña de Tolox, y de la gaditana Leonor Peralta. Fue bautizado en la Parroquia de Santiago.

Registrado con el nombre de Juan, es él porque la fecha de nacimiento cuadra perfectamente con la del José Medina Trujillo de la gacetilla en la prensa de Madrid, 28 años en 1885. Y porque en 1866, el matrimonio tuvo otro hijo al que llamaron también Juan. En realidad el cantaor era José, porque entonces el primogénito llevaba sobre todo el nombre de su abuelo. Ya en 1866, aparece como José viviendo con sus padres y hermanos en el número 14 de la calle Honsario, cuyo padrón damos a conocer aquí.

 

José Medina, sus padres y hermanos viviendo en la calle Honsario en 1866. Archivo Bohórquez.

José Medina, sus padres y hermanos viviendo en la calle Honsario en 1866. Archivo Bohórquez.

 

Padrón de Medina el Viejo, de niño. 1866. Archivo Bohórquez.

Padrón de Medina el Viejo, de niño. Calle Honsario, 1866. Archivo Bohórquez.

 

Los padres de José Medina se casaron en Jerez en 1855, y el primer hijo en nacer fue José, nuestro cantaor. Luego vinieron Francisco, María, Manuel y María Teresa, entre otros, que nacieron en domicilios como Gaspar Fernández, la Merced, Campana y Honsario. No se entiende tanto trasiego, pero lo cierto es que eran culillos de mal asiento.

 

«Al hablar de peteneras recuerdo que todos los que hemos cantado bien por este cante lo hicimos del mejor que las cantó en España en todos los tiempos, “Medina”, de Jerez, padre del “Niño Medina”. Sobresalió en el garrotín y las guajiras de Riquelme» (Rafael Pareja)

 

Una carrera movida

Cantaor y bailaor de cuadro, el jerezano emigró pronto de Jerez y gran parte de su carrera la hizo en la capital de España. Su nombre aparecía con frecuencia en la prensa madrileña, aunque no siempre por motivos artísticos, como hemos visto. En 1894, aún andaba por Madrid y tomó parte en un festival que tuvo lugar en el Liceu Ríus.

 

El viernes 25 se celebrará en el Liceu Ríos una función extraordinaria de cante y baile andaluz, bajo la dirección del conocido cantaor José Barea. En esta función tomará parte todo lo más distinguido del gremio de cantaores y bailaores. Con decir que entre los artistas de ambos sexos figuran entre otros la Macarrona, Rita García, las Borriqueras, Matilde Prada, el Breva, el Malagueño, Barberán, Medina y Barea, basta para que los aficionados a este género de espectáculos estén de enhorabuena.

El Heraldo de Madrid, 23 de mayo de 1894.

 

Carátulas de discos de Niño de Medina por peteneras (1910) y seguiriyas, en los que siguió la línea del padre. Archivo Bohórquez.

Carátulas de discos de Niño de Medina por peteneras (1910) y seguiriyas, en los que siguió la línea del padre. Archivo Bohórquez.

 

Según José Blas Vega, alternó en los colmados de Sevilla con don Antonio Chacón y Arturo Pavón, y destacó siempre en el cante de la petenera. El cantaor Rafael Pareja dijo lo siguiente en sus memorias:

 

Al hablar de peteneras recuerdo que todos los que hemos cantado bien por este cante lo hicimos del mejor que las cantó en España en todos los tiempos, “Medina”, de Jerez, padre del “Niño Medina”, que tenía muy buena voz pero que no pasó de “discretito”. Sobresalió en el garrotín y las guajiras de Riquelme.

Recuerdos y confesiones del cantaor Rafael Pareja de Triana, de Juan Rondón. Córdoba, 2001.

 

Es muy valioso este testimonio porque, aunque Pareja no fuera ni mucho menos un gran cantaor, sabía mucho de cante porque se buscó la vida junto a los más grandes de su tiempo. Lo pone por encima de su hijo o de Pastora, que fueron revolucionarios de la petenera. Ellos le dieron continuidad al cante por peteneras de José Medina.

 

¿Dónde acabó sus días?

No hemos logrado averiguar aún dónde y cuándo murió. Si no ha aparecido en Jerez, su tierra, al menos hasta ahora, es probable que terminara sus días en Madrid, donde siempre tuvo un sitio. O en Sevilla, ya que algunos testimonios muy fiables lo hacen buscándose la vida en los tabancos sevillanos junto a Chacón, el Portugués, Arturo Pavón o Villanueva. A principios del siglo XX, su hijo, el Niño de Medina, vivía ya en Sevilla y seguramente buscó amparo en el hijo, que era una figura del cante y debió de tener buen nivel económico, aunque acabara pobre como una rata y tuviera que ser enterrado poco menos que de caridad.

Queda pendiente, pues, buscar ese documento.

 

Muerte del padre de José Medina en la calle Justicia de Jerez, por San Mateo, 1870. Archivo Bohórquez.

Muerte del padre de José Medina en la calle Justicia de Jerez, por San Mateo, 1870. Archivo Bohórquez.

 

Manuel Yerga Lancharro enredando sobre Medina el Viejo en la revista Candil.

Manuel Yerga Lancharro enredando sobre Medina el Viejo en la revista Candil.

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo

Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X