Home / Crónicas  / El Turry, elegancia y honestidad

El Turry, elegancia y honestidad

El cantaor de Almuñécar viene reclamando la atención de los aficionados con una voz dulce que sabe también rebuscarse en los adentros. Antonio Gómez El Turry lo volvió a demostrar en la Peña Torres Macarena de Sevilla.

No nos cansaremos de alabar la labor de las peñas en la salvaguarda del flamenco de base, y muy especialmente de ese cante que cada día parece tenerlo más difícil para encontrar espacio en las programaciones. En Torres Macarena, en torno al recital de El Turry, se dieron cita apenas una treintena de aficionados, cifra muy inferior a la registrada los días anteriores con los espectáculos de baile, pero los responsables de la peña siguen apostando por voces como la del sexitano para que la llama no desfallezca.

 

Y las voces responden como se espera de ellas. Lo hizo desde luego El Turry durante una hora larga, sin microfonía como es preceptivo, y desplegando un abanico de estilos amplio y rico en colores. Hijo del guitarrista Ricardo de la Juana y de la bailaora Rosa la Canastera, Antonio Gómez es un artista que trae al presente la herencia de sus mayores con una interpretación llena de elegancia y honestidad. Ninguna prisa parece tener por meterse al respetable en el bolsillo, ninguna estridencia, cero efectismos: entiende su puesta en escena como un ejercicio de sugestión progresiva, en el que se gana al oyente tercio a tercio, cante a cante.

 

 

«Antonio Gómez El Turry es un artista que trae al presente la herencia de sus mayores con una interpretación llena de elegancia y honestidad. Ninguna prisa parece tener por meterse al respetable en el bolsillo, ninguna estridencia, cero efectismos»

 

 

Arrancó con la vidalita, que ya parece imprescindible en su repertorio, dicha con esa dulzura que es una de sus características mejores. También la saca a relucir, rebuscándose en los adentros, en la soleá apolá, magníficamente acompañada, como todo el repertorio, por la sonanta pulcra y perfectamente acoplada de Marcos Palometas, con quien El Turry lleva ya mucho camino recorrido.  

 

Sin estar dotado de un gran torrente de voz, el granadino modula y vocaliza a las mil maravillas, lo mismo en unas alegrías regadas con azúcar de caña de su playa, que recordando el aliento social que puede tener el flamenco cantando contra las desigualdades que ha hecho patente esta pandemia. Y lo mismo puede decirse de las sevillanas con guiño camaronero que le siguen, justo homenaje a una de sus indisimulables influencias junto a la de Enrique Morente. Nada que objetar a ninguna de las dos, y de hecho cabría preguntarse si se puede ser cantaor en el siglo XXI sin llevar del brazo a ambos genios: yo diría que no.

 

Tras la hermosa farruca que ya se le oyó en la semifinal de La Unión del año pasado, uno empezaba a pensar que se trataba de una actuación gratísima pero sin picos euforizantes, hasta que llegaron los fandangos. Sin duda uno de los palos fuertes de El Turry, con las lecciones bien aprendidas del Gloria a Paco Toronjo, pero sabiendo imprimir también un sello personal en todo lo que toca, llevarlo todo un poco más allá, o más acá, de lo que lo hicieron los viejos maestros.

 

 

«El Turry es un valor firme y en pleno estirón. Y no estamos precisamente sobrados de ellos, por lo que cualquier buen aficionado debería tener este nombre anotado en su agenda»

 

 

El poderoso efecto de dichos fandangos, sumado al age que tuvo uno de los palmeros al decir que esa tarde el derby futbolero tenía que ser para el Betis –para de inmediato recibir las protestas de los sevillistas presentes, y aclarar con mucha guasa que solo quería animar el ambiente–, dejaron la tarde lista para poner el broche, primero con los tangos de Graná, y como propina, sin salir de aquella tierra, el tema de su primer disco dedicado al maestro Enrique, Eco de Morente.

 

El mundo está tan loco que ya no hay quien se atreva a hacer pronósticos, no solo para el futuro, sino de aquí a la Bienal. Ningún vaticinio de hasta dónde puede llegar el Turry, cosa que dependerá en última instancia de sus facultades, de su buen sentido y de los caprichos de la suerte. Sin embargo, sí se puede afirmar sin temor a errar que se trata de un valor firme y en pleno estirón. Y que no estamos precisamente sobrados de ellos, por lo que cualquier buen aficionado debería tener este nombre anotado en su agenda.

 

Fotos: Freddy Flamencolover       

 

 

Ficha artística

Recital de Antonio Gómez El Turry
Peña Torres Macarena, Sevilla – Sábado, 15 de enero de 2022
Cante: Antonio Gómez El Turry
Guitarra: Marcos Palometas
Palmas y compás: Miguel Cheyenne y José El Indio

 

 

Recital de Antonio Gómez El Turry en la Peña Cultural Flamenca Torres Macarena, Sevilla. 15 enero 2022. Foto: Freddy Flamencolover

        

 

Comparte este artículo

Un pie en Cádiz y otro en Sevilla. Un cuarto de siglo de periodismo cultural, y contando. Por amor al arte, al fin del mundo.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X