Home / Crónicas  / Diego del Morao y Jesús Méndez, flamenco de museo

Diego del Morao y Jesús Méndez, flamenco de museo

Exquisito recital de los dos artistas jerezanos dentro del ciclo ‘Música y museos’ en el Pabellón Mudéjar de Sevilla. Una noche de flamenco puro tradicional.

Esto de volver a los recitales, después de lo mal que lo hemos pasado, ha acabado convirtiendo cada ocasión en una especie de Domingo de Ramos recurrente. Y no son zapatos. Son oídos y ojos los que estrenamos sobre nuestras flamantes mascarillas, con la ilusión de un niño chico que espera bajo el sol de marzo al paso de la Borriquita. Mascarilla jonda, mascarilla de arte te voy a llamar. Bajo la fina tela de lo secreto, uno recuerda la angustia vivida cada mañana de Viernes Santo, cuando solo el amor propio vencía la tentación de levantarse el antifaz para atrapar una limpia bocanada de aire. Todo sea por el flamenco.

Bendita ocasión. Que vienen Jesús Méndez y Diego del Morao. Desde Jerez de la Frontera, una de las madres del cante y del toque jondos. Te cuento, para ponerte al día. La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, a través de su Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, ha programado para el verano el ciclo Música y Museos. Una serie de conciertos que tienen lugar en el Museo de Arte y Costumbres Populares, el antiguo Pabellón Mudéjar de la Exposición Iberoamericana de 1929. La joya que Aníbal González regaló a Sevilla para guardar la nuca de la Plaza de España y servir de comedero a las palomas más blancas de Andalucía. Ohú, cómo vienes hoy. Venga ya.

 

«Ahí llega ese gitano sonanta en ristre. Y tras el saludo tembloroso, ‘estoy nervioso, parece que estoy debutando. Voy a tocar por seguiriyas, a ver si me acuerdo’. También es todo nuevo para nosotros, Morao»

 

Esa mujer que presenta es Josefa Parra, poetisa jerezana y aficionada como nosotros. Tras una emocionante prosa sobre Diego, Jesús y sus estirpes de Santiago y San Miguel, cubre de versos el patio mudéjar que nos acoge. Ahí llega ese gitano sonanta en ristre. Y tras el saludo tembloroso, estoy nervioso, parece que estoy debutando. También es todo nuevo para nosotros, Morao. Suena la taranta de Orate (2010) renovada y, casi sin respirar, entra en juego la bulería. El sonido es magnífico, ya te dije que este patio parece estar hecho para la música. Voy a tocar por seguiriyas, a ver si me acuerdo. Este público tiene tela, vas a pelear para calentarlo.

 

 

Ya verás cuando suba Jesús. Ese se los come vivos. Estoy arropado por la bandera del cante de Jerez, dice Diego, orgulloso. Hasta le ha cambiado el semblante. El hijo de Moraíto no se siente cómodo cuando está solo en el escenario. A él lo que le gusta, y se le nota, es acompañar al cante. Y qué cante, primo. Solo con templarse ha doblado Méndez las palmeras del Parque María Luisa. Bulerías por soleá rociadas de amontillado. Jesús Méndez ha madurado su cante en bota de roble americano. Refresca los estilos rociando la pureza con los melismas nuevos de su voz privilegiada. Parece que la estuviera estrenando a cada momento. Tenemos cantaor para muchas décadas.

Ya laten a compás los corazones. Ya palpitan las mascarillas por los oles confinados. La malagueña-granaína de Manuel Torre, o como a ti te gusta decir, de Chacón. No me he dado cuenta. Claro, porque a ti te cambian la letra y ya estás más perdido que el barco del arroz. Y en ese momento la bajañí de Santiago y el eco gitano de la Plazuela se pusieron a construir mano a mano un monumento a Enrique el Mellizo. Su malagueña, la chica. La más flamenca y tan poco oída. Ya me he pagado la entrada.

 

«Y qué cante, primo. Solo con templarse ha doblado Jesús Méndez las palmeras del Parque María Luisa. Bulerías por soleá rociadas de amontillado»

 

Lo demás, todo Jerez, que es lo que se demanda en estas lides. Imponente la seguiriya, cómo se nota la personalidad de Diego del Morao. Y el pariente de La Paquera, que no para de beber de cada fuente fresca que encuentra a su paso:

 

Ay, yo camelo guillarme, yo,
yo me quiero ir
a la sierrecita de Armenia, yo,
yo me quiero ir,
donde no haya, donde no hubiera
morito ni cristiano que sepan de mí.

 

Y con un ramillete de bulerías de la tierra, con claras referencias sevillanas, en una mano. Y otro de fandangos poderosos en la otra, salimos en fila y ordenados por las normas de distanciamiento social. A ver cuándo te ves en otra como esta.

 

Ficha artística

Espectáculo: Versos en los museos, con Josefa Parra.
Recital de Diego del Morao & Jesús Méndez
Ciclo: Música y museos
Lugar y fecha: Museo de Artes y Costumbres Populares, Sevilla. 9/7/2020
Al toque: Diego del Morao
Colaboración especial (cante): Jesús Méndez

 

Diego del Morao & Jesús Méndez. Ciclo Música y Museos. Pabellón Mudéjar, Sevilla. Foto: perezventana

 

Diego del Morao & Jesús Méndez. Ciclo Música y Museos. Pabellón Mudéjar, Sevilla. Foto: perezventana

 

Diego del Morao & Jesús Méndez. Ciclo Música y Museos. Pabellón Mudéjar, Sevilla. Foto: perezventana

 

Diego del Morao

Diego del Morao & Jesús Méndez. Ciclo Música y Museos. Pabellón Mudéjar, Sevilla. Foto: perezventana

 

Comparte este artículo

Filólogo madrileño. Media vida en Sevilla. Centinela de las palabras. Lo jondo le acelera peligrosamente el corazón.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X