Home / Crónicas  / El cante jondo de Antonio Ortega Hijo

El cante jondo de Antonio Ortega Hijo

El cantaor de Mairena del Alcor (Sevilla) dio un recital majestuoso ante sus paisanos con motivo del estreno mundial de su disco ‘Calle del Arco’.

Era el día señalado para la reunión de los cabales de la localidad sevillana de Mairena del Alcor. Las 12:30 del mediodía, y las calles sin poner, con el público en misa de doce. O viendo al Sevilla F.C. en el televisor de su bar de cabecera. Qué más, qué más. El puente del Día de Andalucía. Pero Antonio Ortega Jiménez congregó a sus paisanos al bautizo de su nuevo disco, y allí estuvieron todos. Sus amigos y sus compañeros, los artistas. Los de Mairena y los de fuera. Vinieron de Sevilla, de La Puebla de Cazalla, de qué sé yo dónde. Antonio los recibe emocionado. Compare, le van diciendo, tú te mereces esto y más.

Antes del concierto, proyectan un documental sobre su vida. Testimonios de familiares, amigos, vecinos. Los artistas que han trabajado con él. Y declaraciones suyas, de primera mano. El patio de butacas se entrega desde el minuto uno. Ojos brillantes derraman emociones aún contenidas. Cuando el niño querido de la Villa entra en escena, las palmas de las manos enrojecen.

 

«De qué hablas, que no me entero. De un cantaor de sentimiento, que es capaz de enviarte sus duquelas y sus alegrías con acuse de recibo»

 

Con el cuadro al completo, comienza el inusitado concierto matutino. Con el protagonismo del percusionista astigitano Álvaro García, y las cálidas voces de Isa Fernández y Nati Palomo, vienen los tangos subiendo la mairenera calle del Arco. A lomos de dos guitarras de raza, Juan Ramón Caro y Antonio García marcan los primeros andares de Antonio con la torre de la parroquia a sus espaldas. «Estoy muy emocionado. Llevo toda la vida cantando y nunca he sentido las sensaciones que tengo hoy». Las lágrimas se apoderan de su garganta cuando agradece su labor a su Hermandad de la Vera-Cruz. Una soleá alfarera de Pinea el Zapatero abre el segundo asalto. Ya cabalgan las guitarras por romances, una letra de Antonio Rincón sobre la melodía del Conde Sol. Ese cajón suena muy bien. Y Antonio se acuerda de don Antonio Cruz García. También rebusca en su propia familia, y en esa manera de cantar propia de Mairena, que ya existía antes del maestro de los Alcores.

Las dos sonantas le ceden el sitio a Manuel Peroles, para que arranque a tiras los bordones en la mariana. Está dedicada al entrañable cantaor Paco Moya, de la cercana Carmona, desaparecido en 2014. No puedo evitar acordarme de Menese ni de Rafael Romero el Gallina. Esto y la seguiriya, con su liviana delante, llevan la emoción a su grado más alto. Transmisión de una verdad a través de un material conductor en un medio propicio. De qué hablas, que no me entero. De un cantaor de sentimiento, que es capaz de enviarte sus duquelas y sus alegrías con acuse de recibo. El espectador aprieta los dientes desde que comienza a hablar con Tomás el Nitri hasta el macho escalofriante de Juan Junquera. Y ahora quieres, Antonio, acordarte de los que no están. Imposible. Te tienen que ayudar a terminar de leer lo que no querías dejar de decir.

Y para acabar, me alivias la piel con unos fandangos de Huelva. Con letra de Pedro Madroñal, y un precioso estribillo del gran Antonio Jaraqueño, Mairena se impregnó de aromas de chocos fritos por Juan María y Pepe La Nora antes de pasar al Alosno. Chocos fritos, dice. Eso es hambre que tienes a esta hora, mi alma. Vamos a tomar algo.

Foto: José Manuel González Muñoz

 

Ficha artística

Espectáculo: Calle del Arco, por Antonio Ortega Hijo

Lugar y fecha: Teatro de la Villa del Conocimiento y las Artes, Mairena del Alcor, Sevilla. 1/3/2020.

Al cante: Antonio Ortega Hijo

Al toque: Juan Ramón Caro, Antonio García y Manuel Peroles

Percusión: Álvaro García

Coros y palmas: Isa Fernández y Nati Palomo

Palmas: Paco Heredia

 

 

Comparte este artículo

Filólogo madrileño. Media vida en Sevilla. Centinela de las palabras. Lo jondo le acelera peligrosamente el corazón.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X