Home / Crónicas  / Los brazos de Manuela Carrasco

Los brazos de Manuela Carrasco

La diosa gitana puso sobre el escenario del Teatro Villamarta su obra ‘Aires de mujer’, dejando gran protagonismo al cante poco lucido de Mari Vizárraga, Samara Carrasco y Anabel Valencia.

El simple hecho de que Manuela Carrasco (Sevilla, 1958) esté en un escenario capitaneando un proyecto de envergadura como el de anoche en el Festival de Jerez ya es un acontecimiento célebre. No vamos a negar que el olor que desprenden sus brazos cuando se levantan se antoje fragancia de dioses y que, sin la necesidad de abusar de los pies, transmita una maestría inusitada.

 

Cualquiera de sus seguidores sabe que a estas alturas no vamos a encontrar a una Manuela con la ligereza como cuando en los años ochenta se recorría todos los festivales de verano en esos carteles junto a Camarón, Juanito Villar o Terremoto de Jerez. Ella, la sevillana que dibujó con sus pinceles la Andalucía más morena y racial, pertenece a una generación de arte que por norma colocó la técnica por detrás o por debajo de la improvisación o el arranque del pellizco.

 

 

«Cuando se viene arriba, su pierna atrás y su brazo estirado paran el tiempo y llegan directo al corazón. No le hace falta mucho más para arrancar el aplauso más intenso de la noche»

 

 

Es por eso que cuando se viene arriba, su pierna atrás y su brazo estirado paran el tiempo y llegan directo al corazón. No le hace falta mucho más para arrancar el aplauso más intenso de la noche. Llega al final, en la soleá, en ese estilo que ha supuesto para ella la mejor de las banderas. En el día de la comunidad autónoma, 28 de febrero, el Festival quiso contar con una de esas artistas de culto que sí posee la Medalla de Andalucía desde 2008.

 

Aires de mujer, como se titula su propuesta, deja bastante espacio al cante de tres flamencas de vehemencia incontrolable que no le dan el mejor de los vientos a este torbellino bailaor. Solo Anabel Valencia parecer salvarse del atrás en el que están, además, Mari Vizárraga, mucho más acertada noches atrás junto a Farruquito, y Samara Carrasco, de la familia y a quien en algunos momentos se le roza la voz.

 

 

 

 

Ellas fueron las que tomaron el espacio escénico entre las apariciones de una Manuela que siempre es un gusto observar porque nunca sabes qué puede pasar. No terminó de llegar la gran sorpresa en la hora y veinte de función. Apuntábamos que al final un poco más, en sus ya clásicos movimientos a compás. También habría que destacar el recuerdo a la Susi, fallecida en el mes de octubre de 2020 y que perteneció también a esa centuria de la bohemia y la noche madrileña de tablaos y enriquecimiento creativo, además de ser su cuñada. Ahí, sola en el escenario y con su silla vestida por su mantón, se paseó sutilmente con el fondo musical de la Nana del Caballo Grande, con una foto de la cantaora firmada por el amigo Paco Sánchez.

 

 

«Manuela salió, recta e impasible, con esa mirada de cielo de noche con dos ojos que dan miedo mirar. Y es que esta gitana ha visto tanto…»

 

 

También al principio, nada más empezar, un juego de luces dibujó la silueta de Manuela a grandes dimensiones y pensamos que estábamos ante la gran noche de la bailaora. La seguiriya sonó, tras una ronda por tonás, en las guitarras de Antonio Santiago, Ramón Amador Hijo y el veterano Joaquín Amador. Aporte interesante el del violín de Elisa Prenda, así como la del cante y las palmas de Ezequiel Montoya. Este, que fue protagonista en el espectáculo de Farruquito, adoptó un segundo plano dejando espacio a las hembras. Manuela salió, recta e impasible, con esa mirada de cielo de noche con dos ojos que dan miedo mirar. Y es que esta gitana ha visto tanto… Observa el cante en solitario de Anabel Valencia por malagueñas, Mari lo hace por alegrías y Samara por serranas. En el taranto vemos a una Manuela con mantón y en la soleá, para cerrar, sus brazos nos encandilan difuminando algunos puntos oscuros de la noche.

 

 

Ficha artística

Manuela Carrasco – Aires de mujer
XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 28 febrero 2022.
Baile: Manuela Carrasco
Cante: Anabel Valencia, María Vizárraga, Samara Carrasco
Guitarra: Joaquín Amador, Antonio Santiago, Ramón Amador hijo
Violín: Elisa Prenda
Percusión: José Carrasco
Palmas/cante: Ezequiel Montoya

 

 

Manuela Carrasco. ‘Aires de mujer’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 28 febrero 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

Manuela Carrasco. ‘Aires de mujer’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 28 febrero 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

Manuela Carrasco. ‘Aires de mujer’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 28 febrero 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

Manuela Carrasco. ‘Aires de mujer’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 28 febrero 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

Manuela Carrasco. ‘Aires de mujer’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 28 febrero 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

 

Comparte este artículo

Jerez, 1991. Flamenco y comunicación las 24 horas del día. Desde 2012 en prensa escrita, tertulias radiofónicas, programas de tv, presentación de festivales, revistas especializadas... En mi familia todos bailamos por bulerías, aunque yo soy el único periodista.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X