Home / Crónicas  / Elementos de inspiración

Elementos de inspiración

El Festival de Jerez recibió la visita de Shoji Kojima, en la sesión del martes 25, y a Olga Pericet en la del miércoles 26. El primero de ellos consigue crear un montaje de alto nivel dancístico con Lorca y Bach en la retina, y la bailaora expresa un viaje espacial por la figura incorpórea de Carmen Amaya.

'Un cuerpo infinito', de Olga Pericet. Teatro Villamarta. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

El Festival sigue su curso apostando por las distintas generaciones de baile y, por supuesto, por los diferentes lenguajes que este comprende. Tras el paso por el Teatro Villamarta de Rafaela Carrasco, Antonio ‘El Pipa’, Antonio ‘El Farru’ y María Moreno, siendo la soleá de la última lo mejor hasta el momento, el primer coliseo jerezano recibió el martes a Shoji Kojima, una verdadera leyenda viva del baile en el sentido más universal. El maestro japonés puso sobre las tablas LorcaxBach, espectáculo diseñado por el dramaturgo Paco López, quien creó por cierto la muestra que nos ocupa hace ahora 24 años, y que cuenta con las coreografías y dirección de Javier Latorre.

 

 

Kojima expresa durante la hora y media de espectáculo la cercanía entre el músico alemán Johann Sebastian Bach y el poeta granadino Federico García Lorca, sensación de unidad que el bailaor sintió al visitar la casa natal del compositor. Para tal fin vuelca su confianza en un grupo de baile de muy alto nivel, una generación prodigiosa que se mueve en el flamenco, en la danza, en la escuela bolera… unas verdaderas estrellas. José Maldonado, Christian Lozano, Carmen Coy, Karen Lugo, Ana Latorre, Daniel Ramos, Pedro Córdoba y Vlada Vest componen el cuerpo de baile, con piezas compartidas e independientes que tienen como resultado el disfrute de todos. Además de lo anteriormente mencionado, si el montaje goza de un nivel extraordinario es por la envoltura musical que consiguen Chicuelo y Marco Mezquida, encargados de la cuestión. El cante lo ponen el incombustible Miguel Soto ‘El Londro’ y Mónica Navarro, la guitarra la toca Chicuelo, el piano es de Marco Mezquida, las cuerdas de Martín Meléndez y la percusión la cuida Perico Navarro. El espectáculo se divide en tres bloques: Las ciudades del alma, Suite Bach flamenco y Arte y geometría del duende. En el último es cuando Kojima, tras la buena ración de baile de los jóvenes, demuestra su especial carisma por tarantos.

 

«Cuando Olga Pericet baila y se planta, es inconmensurable. Su estampa es lo mejor del joyero. Hay momentos de desesperación, pasión, juego… que nos conmueven»

 

Al día siguiente llegó Olga Pericet, recorriendo el ADN de Carmen Amaya y alejándose, a su vez, de la habitual imitación. Ella, pues, en Un cuerpo infinito, huye del mimetismo, de lo evidente, de lo terrenal, del cuerpo y de las formas de Carmen, viajando al más allá para reencontrarse con lo que hasta ahora ha sido inabarcable. Espectáculo duro de seguir por sus pausas y silencios, por todo el nivel dramático que lleva consigo el relato. Con Olga llega al Festival, un año más, la vanguardia. Aunque ya casi al espectador no le sorprende nada, sí es cierto que el vestuario (astronautas) nos aleja del clasicismo. En este viaje interespacial volvemos a disfrutar del cante de Miguel Lavi, con unas aptitudes riquísimas, y de Inma ‘La Carbonera’, también dejando buenos destellos. Cuando Olga baila y se planta, es inconmensurable. Su estampa es lo mejor del joyero. Conoce el medio y utiliza elementos que nos ayuda a seguir el guion. Es un tanto extenso, pero hay momentos de desesperación, pasión, juego… que nos conmueven. Garrotín, tangos de Triana, farruca son algunos bailes destacados de la noche.

 

 

Luisa Palicio y Carmen Herrera

En otras salas hemos visto pasar a Luisa Palicio y Carmen Herrera. Luisa, de Estepona pero representante de la escuela sevillana. Carmen, jerezana del barrio de San Miguel. Ambas han coincidido en la premisa de dar un paso más y llegar a conocerse desde una óptica distinta y actual. Luisa presentó en Sala Compañía Tempus, en un enfrentamiento no agresivo con el tiempo como elemento dictador, encarnado por la figura de Alejandro Rodríguez. Y en esa porfía supera los obstáculos gracias a un elenco de primera y unos bailes bien ejecutados. En este estreno absoluto notamos a una bailaora que emplea en su discurso movimientos exquisitos, transiciones cuidadas y una música de primer orden.

Carmen, en Sala Paúl, ha vuelto a sus orígenes para cogerlos como impulso en La Luz que me alumbra, en homenaje a su padre fallecido hace diecisiete años. Él fue quien la empujó a los escenarios, desde la academia de Ana María López, hasta convertirse ahora en uno de los nombres más sonados de esta generación jerezana. En la jornada del miércoles, por la tarde y ante un público entregado, Herrera interpretó estilos poco habituales en su repertorio como los tanguillos, el garrotín y la farruca, siendo la soleá el momento más brillante de la noche junto al cante de José Mijita. El espectáculo acabó por fiesta, como ocurre en Jerez.

 

'Un cuerpo infinito', de Olga Pericet. Teatro Villamarta. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

‘Un cuerpo infinito’, de Olga Pericet. Teatro Villamarta. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

 

'Un cuerpo infinito', de Olga Pericet. Teatro Villamarta. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

‘Un cuerpo infinito’, de Olga Pericet. Teatro Villamarta. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

 

'LorcaxBach', de Shoji Kojima. Teatro Villamarta. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

‘LorcaxBach’, de Shoji Kojima. Teatro Villamarta. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

 

'LorcaxBach', de Shoji Kojima. Teatro Villamarta. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

‘LorcaxBach’, de Shoji Kojima. Teatro Villamarta. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

 

Carmen Herrera. Sala Paúl. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

Carmen Herrera. Sala Paúl. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

 

Luisa Palicio. Sala Compañía. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

Luisa Palicio. Sala Compañía. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

 

Carmen Herrera. Sala Paúl. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

Carmen Herrera. Sala Paúl. Festival de Jerez 2020. Foto: Javier Fergo

 

 

Comparte este artículo

Periodista. Jerez. Sé bailar por bulerías. Nada como la intimidad de la radio y el romanticismo del papel. Ahora, también en tv.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X