Home / Crónicas  / Flamenco puro en el Valle de la esperanza

Flamenco puro en el Valle de la esperanza

Manuel de la Tomasa y los jóvenes noveles de Torombo les pusieron caro el 'pescao' a los maestros del II Festival Flamenco Valle Gitano. Los aficionados se aplicaron una buena trasfusión de esperanza en el futuro del flamenco.

Primera jornada del II Festival Flamenco Valle Gitano. Dónde, en los Jardines del Valle, que de ahí toma su nombre. Y los jardines, para que lo sepas, primito de mi alma, se llaman así porque están a la espalda de la Iglesia del Valle, la sede de la Hermandad Sacramental de los Gitanos de Sevilla. Ahora entiendo. Los ingresos se destinan a la obra social de la Hermandad, muy activa en barriadas en riesgo de exclusión social, como el Vacie y las 3.000 Viviendas.

El año pasado se dedicó a la gran bailaora Matilde Coral y a la magna figura de Rafael el Negro, su difunto marido. El festival nació con vocación de quedarse por muchos años. Esta edición está dedicada al cantaor José de la Tomasa, pero eso será mañana. La novedad es que hoy la entrada es libre. Canta su nieto Manuel, acompañado por David Rodríguez, el joven guitarrista de Arahal. Y viene el genial Torombo, que tiene un proyecto precioso con decenas de niños y jóvenes del Polígono Sur. Cantan, tocan y bailan flamenco, un arte que tiene allí uno de los últimos focos naturales de lo jondo en la capital. Y, a la vez, los chavales están fuera de las calles. Hoy viene una selección de ellos. Se llaman Fuera de Serie. Ven con nosotros.

El entorno no puede ser más bello. Los pinos y palmeras se empapan del arte de los jóvenes noveles, mirando el escenario desde lo alto. Ahí enfrente está el Señor de la Salud, el Nazareno con los andares más flamencos de Sevilla. Escucha atentamente a sus gitanos desde la oscuridad de su templo. Los cantes se van sucediendo, desde la Nana del caballo grande acunada por el pequeño Juan Jiménez hasta los tangos con los que nos enamoró el benjamín de la formación, Lele de la Revuelo, de tan solo diez años. Todos por Camarón, como no podía ser de otra forma en chavales de estas edades, para los que el de la Isla sigue siendo un ídolo.

 

 

Manuel de la Tomasa y David de Arahal

Manuel de la Tomasa y David de Arahal son tan jóvenes como ellos. Entre los dos apenas llegan a los cuarenta años. Pero estos juegan ya en la Champions. Lo del viernes no es fácil de trasladar negro sobre blanco. Porque un niño que te abre un recital con un corrido de esos que inmortalizó Agujetas el Viejo, sí, el de Caballeritos y hombres buenos, a palo seco… Tenías que haber visto la cara de los gitanos. Y hace sonar David esa sonanta, pero de dónde saca ese sonido este chavea, por favor, para llevarte de Utrera a Lebrija de la mano de Manuel y de esa Mora Moraima, hasta el oasis rítmico del Romance del pañuelo. Cante grande, el que está en la misma raíz del arte jondo.

Unas alegrías de Cádiz para aliviar las sístoles y las diástoles. Sevillano yo soy, y orgullo tengo, yo le canto a tu tierra porque la siento. Ese juguetillo es de su abuelo, que me lo ha dicho un pajarillo de la Alameda. La brisa caletera de la guitarra llegó justo a tiempo de que derribaran las murallitas de Cai. Uf, por los pelos.

No te acostumbres, hermana, que doblan campanas de duelo, y no precisamente desde la Iglesia del Valle. Es David de Arahal tirando de bordones, y el aire se encoge de frío en tu pecho. Porque Manuel necesita todo el que queda en el parque para pelearse con la seguiriya de los Torres. Por ahí andan el señor Manuel Molina y Paco la Luz, escondidos tras la insultante personalidad de un artista de veinte años que no quiere parecerse a nadie. Estará llorando er Manué con su cruz al hombro, seguro. Pregúntale a Aurora Vargas, cuántas lágrimas se bebió cuando el gitano dulce se arrancó del pecho lo de abajito del puente me parió mi mare, y el mantoncito de mi hermana Gabriela sirvió de pañales.

No te quiero cansar. Vinieron después unos tangos con mucho sabor, un largo recorrido donde afloraron, entre otras muchas, letras de Juanito Villar, Camarón de la Isla y Juana la del Revuelo. Y fandangos sentidos del de la Calzá. Lo de los martinetes merecería una crónica solo para ellos. Qué barbaridad, se le lee en los labios al maestro Panseco.

El final de fiesta corrió a cargo de nuevo de los Fuera de Serie, que se crecieron ante el terremoto que habían presenciado. Una lástima no disponer de todos los nombres al momento de cerrar esta crónica. Resaltar una bulerías por soleá magníficamente interpretadas para el baile de Antonio Amaya Petete, que no es nuevo en estas batallas. Ya sorprendió en la pasada Bienal de Flamenco de Sevilla, donde fue apadrinado por Farruquito. El cante por bulerías de Melchor de la Tana y de Pitu Jiménez. Y, de nuevo, el pequeño Lele de la Revuelo, que levantó de sus sillas al personal, con una serie de fandangos camaroneros. Una vez más, los aficionados se aplicaron una buena trasfusión de esperanza en el futuro del flamenco. En Sevilla, junto a la muralla almohade magníficamente iluminada. En el Valle de la esperanza.

 

FICHA ARTÍSTICA:

Ciclo: II Festival Flamenco Valle Gitano.

Espectáculo: Noveles del flamenco

Recital de cante de Manuel de la Tomasa

Al cante: Manuel de la Tomasa

A la guitarra: David de Arahal

Palmas: Joni Torres y José Cádiz

Cuadro Flamenco Fuera de Serie y Torombo

Al cante y al compás: Lele de la Revuelo, Pitu Jiménez, Juan Jiménez, Blasco Porrina, Melchor de la Tana, Juan el Bomba, etc.

Al baile: Antonio Amaya Petete

Guitarra: Julián Cortés

Cajón: Lucas Suárez y Frasco Porrina

Presentadora: Rocío de la Villa

 

Foto superior: Ramón Amaya. Vídeo: Carmen Arjona

 

Carteles del II Festival Flamenco Valle Gitano. Foto: Hermandad de los Gitanos de Sevilla

Carteles del II Festival Flamenco Valle Gitano. Foto: Hermandad de los Gitanos de Sevilla

 

 

Comparte este artículo

Filólogo madrileño. Media vida en Sevilla. Centinela de las palabras. Lo jondo le acelera peligrosamente el corazón.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X