Home / Crónicas  / Palabras mayores para actos mayores

Palabras mayores para actos mayores

El Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla acogió el emotivo homenaje a Carmelilla Montoya. Sigamos a esa estrella de Triana que este tributo ha marcado, y que las maneras trianeras nos continúen alumbrando como los mejores modos de saber estar.

La bailaora Carmelilla Montoya. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Mayúsculas palabras deberían erigirse para aquellos cuya necesidad les obliga a  una retirada situándoles en un lugar de desamparo. Carmelilla Montoya ya no puede con la maldición de ganar el pan con el sudor de su cuerpo, bailar como nadie con la fuerza de la sangre de toda una estirpe y de un milenario sentir. Carmelilla recoge el abrazo y el calor de artistas así como del pueblo de Sevilla en el que es ya su tercer homenaje.

Carmelilla está herida pero respira, con orgullo, paz y alegría por saberse sembrada en la historia del arte y en la riqueza que deparan el público y los compañeros. Es rica en amores y arte. Entra en el escenario con una intérprete para sordomudos y con Ricardo Pachón como maestro de ceremonias, evocando a esa niña que él vio empezar a despegar con 10 años. Bailaora clásica, pura y conocedora del cante. Tres fundamentos de su arte.

Rafael Riqueni enciende el homenaje con la marcha Amargura junto a  Manolo Franco y Paco Jarana para dar paso a un precioso diálogo entre Rubén Olmo y el mantón, su clásico Ave Fénix. El mantón en este flamante director del Ballet Nacional cobra auténtica categoría de persona, y de persona con alma. Rubén y el mantón son dos abrazados queriendo sondear la intimidad. Maestro de espacios nuevos.

Ronda de cante, de cantes grandes. Pechugita, El Pele, haciendo de las suyas con su soleá trianera, Segundo Falcón, Tomasa con su sillita y su pelo blanco sentenciando por seguriyas. Pansequito cierra esta ronda a modo de declaración del tuétano.

Mujeres que ronean desde el cante como quien quiere espantar la muerte o bien alargar la vida, por tangos y bulerías. Parece un patio o un corro y una a una hilvanan los soníos invocando a la sagrada fiesta de la participación  gozosa. Desde Alba Molina, la más joven, hasta Remedios Amaya cantan y seducen, bailan con la naturalidad de la expresión máxima sin saberlo, con elegancia, siendo Triana y Sevilla, o Sevilla y Triana.

 

«Carmelilla ha hecho posible un repaso histórico de una de las cunas del arte flamenco. Una estrella de Triana ha vuelto a alumbrar caminos que no debemos dejar de transitar»

 

La nieta de Terremoto de Jerez se enjaeza de poderío con cante y baile y volantes juguetones. El público expresa su ánimo. ¡Qué bonita noche, miarma! Salero y gracia de gitanas bailando descalzas, melenas sueltas y composturas de diosas antiguas de la gracia. Esperanza. Remedios cierra con palabras aladas y garganta de tigresa.

Un paseíllo de bailaores se ensalza. Un ramillete de mujeres se abren a la flamenca danza con gran esmero y acompañadas de la excelencia de Segundo Falcón y Pechugita. Cierra esta tanda una Pastora Galván de blanco con pelo suelto con flor sencilla y rosada con un Rafael Campallo formando estampa.

A modo de aparición entró Amador Rojas. Enfundado en blanco inmaculado, encapado y con flecos. Los acordes del violín serpeaban de flamencura y arte su original baile. A grito de ¡maestro! entra Canales y se para el tiempo con su presencia contenida. Su compás interno forma destellos en el aire del escenario. Seguiriya sentía, como manda el faraón del reino de la otra orilla.

 

 

La noche se colma pero no se derrama. La bata de cola y mantón de Eva la Yerbabuena nos inunda de pausa y víscera. Impecable trío: José Valencia, la Yerbabuena y el Arte. Una mujer de grana y porte entra como un toro al son del aplauso espléndido del público. La Farruca envuelta en flecos nos enamora con su colocación absoluta y su energía condensada y medida.

Alegrías de Menjíbar, de sabia escuela y finura grácil. Señora del baile de Sevilla que guarda el rescoldo de esa esencia con enorme maestría. Se cumple el rito, la querencia tradicional no solo estética. Saben mucho los flamencos, los gitanos del respeto a los mayores y de solidaridad. Este homenaje se convierte en un recordatorio de manual, un capítulo de la enciclopedia del arte jondo.

Y como no hay amor sin humor, esta declaración artística de buenas intenciones y de duras jonduras fue espléndidamente amenizada por los imprescindibles Morancos. Sin ellos estarían cojos los puntales de Triana.

Carmelilla ha hecho posible un repaso histórico de una de las cunas del arte flamenco, y uno de sus fuertes atributos éticos. Una estrella de Triana ha vuelto a alumbrar caminos que no debemos dejar de transitar.

Jesús Molina, antorcha de este homenaje, al hilo telefónico agradeció el apoyo en la organización a la Fundación Cristina Heeren, a medios de comunicación como la Cadena Ser por su generosa colaboración  y le propinó palabras especialmente cariñosas a Rubén Olmo por su manera de entrega y también a Paco Moreno, subdirector de Fibes.

Sigamos a esa estrella de Triana que este homenaje ha marcado, y que las maneras trianeras y sevillanas nos continúen alumbrando como los mejores modos de saber estar.

 


Teresa de la Cruz

 

Milagros Menjíbar, Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Lágrimas finales. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Rubén Olmo y Rafael Riqueni. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Rubén Olmo y Rafael Riqueni. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Los cantaores. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Los cantaores. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

José Valencia le canta a Eva Yerbabuena el clásico de Rocío Jurado «Se nos rompió el amor de tanto usarlo». Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

José Valencia le canta a Eva Yerbabuena el clásico de Rocío Jurado «Se nos rompió el amor de tanto usarlo». Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Milagros Menjíbar. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Milagros Menjíbar. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

La Farruca. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

La Farruca. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

El maestro Antonio Canales. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

El maestro Antonio Canales. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Aurora Vargas y La Susi. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Aurora Vargas y La Susi. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Amador Rojas. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Amador Rojas. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Adela y Rafael Campallo. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Adela y Rafael Campallo. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

La bailaora Mercedes de Córdoba. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

La bailaora Mercedes de Córdoba. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Milagros Menjíbar, Antonio Canales y La Farruca. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Milagros Menjíbar, Antonio Canales y La Farruca. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

La cantaora María Terremoto. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

La cantaora María Terremoto. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

La bailaora Rosario Toledo. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

La bailaora Rosario Toledo. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

La bailaora Carmen Young. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

La bailaora Carmen Young. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Aurora Vargas y las cantaoras. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Aurora Vargas y las cantaoras. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Milagros Menjíbar, Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

El beso de Rubén Olmo. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Milagros Menjíbar, Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Fin de fiesta. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

Carmelilla Montoya y Ricardo Pachón. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

Carmelilla Montoya y Ricardo Pachón. Homenaje a Carmelilla Montoya. Fibes Sevilla, 5 diciembre 2019. Foto: perezventana

 

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

2 COMENTARIOS
  • Inmaculada 7 diciembre, 2019

    Estupendo articulo sobre lo ocurrido el viernes en el Fibes. Gracias!

  • Antonio Carmona Fernández 8 diciembre, 2019

    Esta crónica revela la necesidad que todo arte tiene de lograr una categoría moral. La solidaridad con los que sufren, acompañar en el dolor, no saberse en soledad sino acompañado. Así, gracias a este texto de Teresa de la Cruz, me uno modestamente a ese merecido homenaje a Carmelilla Montoya, una artista única. Gracias..

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X