Home / Crónicas  / II Concurso de Cante Zamara Music: una velada de talento e ilusión

II Concurso de Cante Zamara Music: una velada de talento e ilusión

Teresa Hernández, cantaora y guitarrista de La Línea de la Concepción (Cádiz), se hizo con la segunda edición del concurso de la Sala Berlanga de Madrid. Se salió del flamenco más ortodoxo, pero la innovación no chirría. Como artistas invitados, Soleá Morente y Joni Bizarraga.

La celebración de la final del II Concurso de Cante Zamara Music comienza en la Sala Berlanga de Madrid. Una sala que nos recibe de nuevo con la luz de un proyector que ofrenda unos cuantos sustantivos que delimitan la auténtica definición de flamenco. Armonía, ritmo, vivencia e identidad. Añadimos además la declaración de Juan Verdú que alega que Andalucía es la madre de este arte y Madrid su comadrona.

Los artistas invitados de hoy son Kiki Morente y Joni Bizarraga. Este último, ganador de la primera edición de este concurso.

En este caso, Soleá Morente ha sustituido a Kiki Morente, quien no ha podido acudir hoy. Soleá sale al escenario con un aire muy juvenil e interpreta una soleá por bulerías con un aire innovador y unos matices que en algunas ocasiones recordaban a la voz de Estrella Morente.

Los concursantes son Javier Bizarraga, Juan José Heredia, Teresa Hernández, Carlos Canela y Jesús Pineda. En este orden. Y sin duda, la flamante ganadora ha sido Teresa Hernández. Creo que esta aspirante no ha dejado impasible a nadie. Ha subido las escaleras del escenario como una niña. Algo titubeante pero segura de lo que iba a hacer, pues nadie esperaba que un cuerpo tan pequeño encerrara una voz madura, un quejío tan flamenco y una bonita desenvoltura con la guitarra. Tres cualidades que la convierten en una artista muy especial con proyección de futuro. De momento consigue ganar el II Concurso Nacional de Cante Flamenco. Teresa comienza con una soleá. A diferencia de lo que me suele provocar, esta evoca en mí una sensación de eterna paz y mucha calma. La artista se atreve a alargar los tercios como quiere. Y esto no impide en ningún momento su afinación. Al contrario. El quejío cada vez se hace más jondo. A diferencia de lo que se suele ver con asiduidad, no acaba la soleá con un ritmo por bulerías. En este caso se trata de una aceleración muy leve del compás. Entonces, al no acabar rompiendo la soleá por bulerías, la interpretación podía haber quedado en el aire de alguna manera. Pero en su caso, hay que decir que queda redonda. Aunque aún queda lo mejor, pues se atreve a coger su guitarra e interpretar unos fandangos muy especiales. Se trata de una interpretación poco común que se sale del flamenco más ortodoxo. Pero en este caso la innovación no chirría. Unas letritas por fandangos haciendo alusión a La Línea, que es su tierra, son el colofón de su actuación.

 

«Nadie esperaba que un cuerpo tan pequeño como el de Teresa Hernández encerrara una voz madura, un quejío tan flamenco y una bonita desenvoltura con la guitarra. Una artista muy especial»

 

Si tuviera que pararme con cada concursante, tendría que ocupar bastantes folios más. En este caso, me gustaría rellenar los espacios en blanco con un llamamiento a la confección de concursos de este tipo como escaparate para los aspirantes que quieren demostrar su talento ante un público. Quizá de otra manera no tienen una buena ocasión para manifestar su arte. Posiblemente habría que intentar tomarse estos eventos como una oportunidad y no tanto como una forma de devastar esperanzas e ilusiones, pues estos nunca deben cesar. Tomarlo más bien como una especie de vitrina en la que se brinda la ocasión de anunciarse para que alguien con el alma compuesta a pedazos por todo lo vivido, pueda verse reflejado y quiera mostrar la cualidad de un talento joven al mundo. Que de verdad quiera dar el empujón que necesita a alguien que lo merezca.

En muchas ocasiones he encontrado gente que está en contra de la celebración de estos acontecimientos. La mayoría son de la opinión de que suelen estar amañados. Que son injustos. Que se sabe el ganador desde el principio. Y no seré yo quien les quite la razón. Aunque ya se sabe que la vida nunca va a ser del todo justa para todos. Y donde está el fracaso puede encontrarse a la vez el éxito. Supongo que con el tiempo y las vivencias aprendemos a quedarnos con lo bueno. Por eso, en primer lugar siempre hay que sentirse agradecido por la oportunidad que ofrecen muchas salas que se prestan a que muchos artistas y aspirantes a ello puedan subir un peldaño más en sus carreras. Sobre todo que siempre sientan que están avanzando. A la garganta de la vida, como a la del flamenco, hay que llenarla de cantes por seguiriyas y soleares. Es cierto. Son cantes necesarios. Pero si en algún momento nos resultan repetitivos, siempre podemos añadir una pizca de jolgorio y algarabía. De buen hacer y buenas intenciones. Creo que hablo en nombre de todos los que se están forjando un futuro en el mundo del flamenco cuando digo que se necesitan más opciones para aquella gente que está dispuesta a hacerse miles de kilómetros por perseguir su pasión e insistir en un sueño. Se necesita un voto de confianza. Por aquella savia nueva que va a ser la encargada de continuar con el legado que nos han dejado las sagas más importantes de este patrimonio. Personalidades tan relevantes como Fernanda de Utrera, La Perla de Cádiz, Antonio Chaqueta, Manuel Torre, Camarón o Manolo Caracol. Imágenes que nos ha brindado el proyector al inicio de la velada.

 

«A la garganta de la vida, como a la del flamenco, hay que llenarla de cantes por seguiriyas y soleares. Es cierto. Son cantes necesarios. Pero si en algún momento nos resultan repetitivos, siempre podemos añadir una pizca de jolgorio y algarabía»

 

Agradecemos de corazón a aquellas salas que permiten que las manifestaciones artísticas sigan sucediendo a pesar de las dificultades. En este caso, a la Sala Berlanga, con la que colaboran la Fundación SGAE a través de la Fundación Autor, la AIE, Ron Camarón y Bodegas Ruiz Jiménez. Cada uno de ellos no ha dudado ni un momento aportar su granito de arena para poder ofrecer unas tablas en las que el futuro del cante pudiera derramar sus sentimientos. Porque el flamenco alimenta el espíritu y cometeríamos una atrocidad si dejáramos que cesara. Pues él es sin duda nuestra identidad y debemos luchar por preservarlo.

Fotos: Vicente Pachón

 

Ficha artística

II Concurso Nacional de Cante Flamenco
Lugar y fecha: Sala Berlanga, Madrid. 28, 29 y 30 de abril de 2021
Jurado: José Losada, Chelo Pantoja, Juan Carmona El Camborio y Tito Losada
Ganadora: Teresa Hernández
Artistas invitados: Soleá Morente y Joni Bizarraga
Al toque: Israel Cerreduela y David Cerreduela
Percusión: Antonio Losada

 

* Ver aquí la primera entrega de esta crónica del II Concurso de Cante Flamenco Zamara Music.

 

Carlos Canela, en el II Concurso Nacional de Cante Flamenco Zamara Music. Foto: Vicente Pachón

 

Comparte este artículo

Bailaora madrileña. Graduada en Comunicación Audiovisual por la Univ. Rey Juan Carlos. En Amor de Dios, Casa Patas y Cristina Heeren desarrolló su gusto por la danza y el flamenco. «No somos atletas. Estamos empezando a cometer el triste error de ofrecer al público una confección enlazada de complejos zapateados a una velocidad desorbitada sin la modulación propia de la música que estamos adornando y que nos adorna».

2 COMMENTS
  • Virginia Fernandez 2 mayo, 2021

    Podéis poner el orden de los concursantes por favor?

    • Alejandra Pachón 4 mayo, 2021

      Hola, Virginia. Claro.
      Javier Bizarraga, Juan José Heredia, Teresa Hernández, Carlos Canela y Jesús Pineda. Espero haber resuelto tu duda.
      Un saludo.

ESCRIBE TU COMENTARIO.Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X