Home / Crónicas  / Manolo Franco y Segundo Falcón, cinco Giraldillos bajo el brazo

Manolo Franco y Segundo Falcón, cinco Giraldillos bajo el brazo

En su tercera jornada, el ciclo ‘Conocer el flamenco’ trajo a la Fundación Blas Infante la guitarra de concierto y el cante jondo.

El cantaor Segundo Falcón. Ciclo Conocer el flamenco, Fundación Blas Infante (Sevilla). Foto: Quico Pérez-Ventana

Tercera jornada sevillana del ciclo Conocer el flamenco, organizado por la Fundación Cajasol en colaboración con la de Fundación Blas Infante. Tras los recitales de José Valencia y de Raúl Montesinos, nos vamos para la casa grande de la calle Sol, que vienen Manolo Franco y Segundo Falcón. Qué me dices, te vienes conmigo, claro.

Este ciclo elige figuras de primera categoría, y recorre en gira las provincias andaluzas. Tiene vocación docente, pues trata de acercar el arte más jondo y tradicional a los ciudadanos. Una imagen de Blas Infante impregna de andalucismo el patio neomudéjar sobre el que se enfilan varias decenas de sillas blancas en columna de a dos. La caída de la tarde derrama ecos de gitanos antiguos que machacan el hierro candente junto a la Puerta Osario, en cuyo arrabal se asentaron multitud de trianeros de bronce que siguieron a su Señor de la Salud hasta San Román, en su exilio desde la Cava. Ya solo faltaría un doble de campanas a compás, o la guitarra de Manolo Franco. Me quedo con lo segundo.

Manuel Franco Barón nació en Sevilla en 1960. Con solo veinticuatro años ganó el primer Giraldillo al Toque que se concedió. Fue en la III Bienal de Flamenco de Sevilla. Entre los miembros del jurado estaban Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar y Juan Habichuela. Todo dicho. No, no todo. Otros dos Giraldillos al Toque de Acompañamiento, en 2002 y 2004. Y entre medias, el Premio Nacional de la Cátedra de Flamencología de Jerez.

Su compañero de armas trae también otros dos Giraldillos bajo el brazo. Segundo Falcón Sánchez nació en 1970 en la localidad sevillana de El Viso del Alcor. Lleva toda la vida en los escenarios, aprendiendo de los grandes, desde que a la edad de ocho años fuera descubierto por don Antonio Mairena. Es cantaor largo, muy largo, y se compenetra a la perfección con su amigo Manolo. Su conocimiento de los estilos, y su creatividad, le sitúan entre los más grandes de su generación.

Sale Manolo Franco en solitario. Es un tocaor clásico, pie derecho en su banquito, guitarra plenamente horizontal. La mano derecha guarda su posición exacta mientras los dedos corren endiablados entre trémolos, picados y alzapúas. Es una minera, explica, un toque por levante que Ramón Montoya ejecutaba ya hace un siglo. La soleá que vino después escanció falsetas siempre nuevas en nuestros corazones. Es lo que tiene ser un guitarrista clásico que siempre suena moderno. Lo de esta noche tiene buena pinta.

Ya están los dos maestros sentados, uno junto al otro. Un recuerdo para el padre de la Patria Andaluza, al que Segundo Falcón dedica estas alegrías. Alegrías de Cádiz para el baile, y de Córdoba para preguntarle al platero por tus zarcillos. Remata con unas lindas cantiñas, nacidas de la inagotable fuente creadora del visueño. Tantas décadas dedicadas al cante de atrás le han dotado de un dominio insultante del compás. Pero tal vez la ocasión requería un tempo más ralentizado, más para la escucha pausada del espectador sereno.

Una serie por malagueñas. Ahí vuela la rápida garganta de Segundo como un colibrí que hace y deshace el vuelo a su voluntad, para elegir la flor que más le conviene. Suena la melancólica letra de la Trini, la del catorce de abril que no se borraría de su mente. Segundo hace vibrar las vocales, vuelo en vertical, para planear sin motor hasta aquella buganvilla escondida. En la de la Peñaranda se torna poderoso y altivo. Y el fandango de Frasquito Yerbabuena, explica el cantaor con afán didáctico, pensando otra vez demasiado en el baile.

Ahora vamos a cantar la caña y la policaña, más de uno puso cara de claro-eso-decía-yo. El momento más brillante de Segundo y de Manolo. Están perfectamente amoldados el uno al otro, oye, yo diría que van a ritmo de cantiñas. Segundo tiene fuelle y control, me gustan esos ayeos ejecutados de un jipío, como se dice. La policaña la hace con la letra del polo de Tobalo, Tú eres el diablo, romera. Lástima que no cierre con una soleá apolá, creo que nos vamos a quedar sin disfrutarlo por to lo jondo.

No hay ley escrita que diga que un artista flamenco tenga que interpretar obligatoriamente una serie de palos, salvo en los concursos de cante. Pero creo que Segundo Falcón, a mi pesar, se equivocó al elegir el repertorio de la otra noche. Un cantaor como él se ha ganado su maestría porque domina el espectro de las soleares, las seguiriyas y las tonás, entre los más de cincuenta cantes que suele tener preparados con Manolo Franco. Ni la Vidalita de Marchena, ni las bulerías festeras aportaron mucho más a un recital al que le faltó un poquito de profundidad y de corazones maltrechos. Unas bulerías por soleá, maestro, que viene usted de Los Alcores. Y una buena ristra de seguiriyas, en las que usted siempre brilla a gran altura.

Y acabó la velada con unos enjundiosos fandangos de Antonio Núñez Chocolate con aquella letra de Juanito Valderrama Sabiendo mi paradero, otros de Pastora Pavón, seguidos de los de la Juana María, cerrando con una interpretación magnífica del estilo valiente del Alosno.

 

FICHA ARTÍSTICA:

Espectáculo: Manolo Franco y Segundo Falcón

Ciclo: Conocer el flamenco, por la Fundación Blas Infante y la Fundación Cajasol

Lugar y fecha: Fundación Blas Infante, Sevilla. 16/5/2019

Al cante: Segundo Falcón

A la guitarra: Manolo Franco

 

El guitarrista Manolo Franco. Ciclo Conocer el flamenco, Fundación Blas Infante (Sevilla). Foto: Quico Pérez-Ventana

El guitarrista Manolo Franco. Ciclo Conocer el flamenco, Fundación Blas Infante (Sevilla). Foto: Quico Pérez-Ventana

 

El cantaor Segundo Falcón. Ciclo Conocer el flamenco, Fundación Blas Infante (Sevilla). Foto: Quico Pérez-Ventana

El cantaor Segundo Falcón. Ciclo Conocer el flamenco, Fundación Blas Infante (Sevilla). Foto: Quico Pérez-Ventana

 

Al cante, Segundo Falcón. Al toque, Manolo Franco. Ciclo Conocer el flamenco, Fundación Blas Infante (Sevilla). Foto: Quico Pérez-Ventana

Al cante, Segundo Falcón. Al toque, Manolo Franco. Ciclo Conocer el flamenco, Fundación Blas Infante (Sevilla). Foto: Quico Pérez-Ventana

 

El cantaor Segundo Falcón. Ciclo Conocer el flamenco, Fundación Blas Infante (Sevilla). Foto: Quico Pérez-Ventana

El cantaor Segundo Falcón. Ciclo Conocer el flamenco, Fundación Blas Infante (Sevilla). Foto: Quico Pérez-Ventana

 

Comparte este artículo

Filólogo madrileño. Media vida en Sevilla. Centinela de las palabras. Lo jondo le acelera peligrosamente el corazón.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X