Home / Crónicas  / Y el Oscar del Flamenco fue para… Antonio Carrión

Y el Oscar del Flamenco fue para… Antonio Carrión

Las Peñas Flamencas de Sevilla le entregaron al excepcional guitarrista la estatuilla de la Suma Flamenca durante una inolvidable reunión de cante grande en Utrera.

Tú sabes, ese día de Feria de Abril que amanece espléndido y soleado. Esa mañana feliz que se te mete en la camisa y te acompaña, y no te deja, hasta que te metes en el sobre, estrozaíto y contento, de madrugada. Pues ayer mismo, lo mismo. De esos días que no los puede estropear nada ni nadie. Solo por verle la cara exultante a Carrión ya nos valió la pena el viaje a Utrera, tierra de cante antiguo y cuplés por bulerías. La cuna de Bambino, de Gaspar de Utrera, de Enrique Montoya. Y la bendita saga de Pinini, de Fernanda y de Bernarda.

Allí nos congregamos los de siempre. Es un gusto volver a ver a los amigos, reconocer una cara en la platea abarrotada, un luego-te-veo y un abrazo. Precioso el Teatro Enrique de la Cuadra, un teatro a la italiana de corte neoclásico. Las doce de la mañana, me voy a tomar un café. Imposible. El ambigú está cerrado, ahí tiene una máquina de refrescos. Corre, que esto empieza ya.

La Musa Flamenca es el mayor reconocimiento que otorga la Federación Provincial de Sevilla de Entidades Flamencas. Setenta y cinco asociaciones culturales se reúnen anualmente para darse un baño de buen cante, y de paso entregar el llamado Oscar del Flamenco. La estatuilla de bronce es obra del famoso escultor Jesús Gavira, autor también del impresionante mausoleo de Antonio Mairena y la Gitana del Altozano, en el barrio sevillano de Triana. Tras el acto protocolario, muy emotivo, comenzó un rosario de actuaciones. Cuenta, cuenta.

Diez artistas, cada uno un cante, excepto El Chozas, que hizo valer su veteranía y cantó dos veces. El ritmo, trepidante, llevado a compás por el presentador, José María Rodríguez Fatou. La prueba de que se puede reunir a un número considerable de artistas sin tener que recurrir a la fórmula del tostonazo, y aburrir hasta a las cabras durante cuatro horas. Como tampoco puede el que escribe, en estos casos, dormir a sus lectores con los pormenores de las diez actuaciones.

 

«El Chozas, de dónde saca esa voz, le levantó una estatua efímera de cinco minutos a Enrique Montoya, con su Plegaria a la Virgen de la Consolación, patrona de Utrera»

 

Un aperitivo frugal y esperanzador resultó el toque de Manuel Herrera Hijo, que acompañado por la segunda guitarra del joven David Martínez dejó buenas muestras de velocidad y pulsación con un vals del Niño Miguel. Para rápida, la garganta de Pepe Rueda, quillo. Qué dominio de los altos y los bajos, con qué gusto articula y dice los cantes. Si cierras ahora los ojos, justo ahí, se parece por momentos a don Antonio Chacón. Sí, y ahora dirás que Raúl Montesinos te recuerda a Silverio Franconetti. Pues mira, por desgracia nadie que esté vivo ha escuchado nunca al genio de la Alfalfa. Pero si hay un cantaor que pueda romper el azogue de los espejos, ese puede ser Raúl. Su serie de soleares apolás fue demoledora. Necesita dominar aún la distancia con el micrófono, para no resultar estridente al tirar para arriba. O decidirse a prescindir de la megafonía, pues va sobrado de voz y facultades. Manuel Cástulo, para nosotros Castulo, está en un momento de forma ideal. Su seguiriya puso en pie a media Utrera e hizo llorar a la otra media. Tanto Pepe, como Raúl y Manuel estuvieron acompañados maravillosamente por Manuel Herrera, padre de Manuel Herrera Hijo.

Eduardo Rebollar tomó el testigo para llevarnos de sus manos, izquierda y derecha, a Sanlúcar de Barrameda, Cádiz. Es la ciudad de Laura Vital. No sé si es más bonita su voz o su figura. No digas eso, que ya no se lleva. Es lo que pienso. Cuando Laura levanta los brazos y mira así para atrás, como para las marismas de Bonanza, su educada voz se torna más flamenca, más recortá. Se acordó mucho de Pastora en su recorrido por cantiñas y alegrías de Cádiz. Sonó como nunca la sonanta de Rebollar cuando tomó al vuelo los racimos de soleares alcalareñas que escapaban del alma de Edu Hidalgo. Otro portento de voz de pecho, voz gitana, voz Talega. Mira, ahora por Cádiz. Y no es copista, algo inusual en estos tiempos. A mí me ha llegado. Y a mí también.

El joven Juan de Mairena es un cantaor de sentimiento, lo que quiere decir que solo canta bien cuando está inspirado. Ayer se puso el traje de los cantaores grandes, dejando boquiabierto al personal con su soleá por bulerías. También se trajo la voz de las grandes ocasiones, la del tacto aterciopelado que se quiebra justo cuando tú dejas de respirar. Escucha, de Cádiz por Paquirri, pasando por Joaquín el de la Paula hasta llegar a María la Moreno. La otra seguiriya del mediodía fue la de la madrileña Filo de los Patios. La acompañó, Marcos Serrato, que ya nos llevó en la recta final hasta la meta. Su alarido nos paró los corazones dos o tres veces. Y sus quejidos en los medios cortaron las costuras de más de un desprevenido en el Reniego de Tomás Pavón, y hasta abrió la tierra bajo los pies de Silverio porque ella así no quería vivir.

Qué más. Los fandangazos de José Galán. Aún queda algún rezagado en el teatro, enjugándose las lágrimas por su madre. Y El Chozas, de dónde saca esa voz. Le levantó una estatua efímera de cinco minutos a Enrique Montoya, con su Plegaria a la Virgen de la Consolación, patrona de Utrera. Y, de regalo, sus acostumbrados fandangos del Pichichi, o de quien quiera que sean, que él ya los hizo suyos.

Foto superior: cienxcienflamenco

 

FICHA ARTÍSTICA:

Espectáculo: Gala de Entrega de la Musa Flamenca 2019 a Antonio Carrión
XI Encuentro Anual de Peñas Flamencas de Sevilla y Provincia
Lugar y fecha: Teatro Municipal Enrique de la Cuadra, Utrera, Sevilla. 6/10/2019

Al cante: Pepe RuedaRaúl Montesinos, Manuel Cástulo, Laura Vital, Edu Hidalgo, Juan de Mairena, Filo de los Patios, José Galán y José Antonio Muñoz El Chozas.
Al toque: Manuel Herrera Hijo, David Martínez, Manuel Herrera, Eduardo RebollarRubén Romero y Marcos Serrato.
Presentador: José María Rodríguez Fatou

 

 

Comparte este artículo

Filólogo madrileño. Media vida en Sevilla. Centinela de las palabras. Lo jondo le acelera peligrosamente el corazón.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X