Home / Entrevistas  / Holly Blazina: «Nada jamás me ha hecho sentir tan viva como el flamenco»

Holly Blazina: «Nada jamás me ha hecho sentir tan viva como el flamenco»

Holly Blazina supo que encontró su vocación musical la primera vez que escuchó el compás irresistible y las melodías apasionadas y entrañables del flamenco, lo que rápidamente la llevó a dedicarse al flamenco de por vida. A menudo toca como solista, en cuadros flamencos tradicionales o con músicos de otros géneros musicales tal como el jazz, la música clásica o world

Holly Blazina supo que encontró su vocación musical la primera vez que escuchó el compás irresistible y las melodías apasionadas y entrañables del flamenco, lo que rápidamente la llevó a dedicarse al flamenco de por vida. A menudo toca como solista, en cuadros flamencos tradicionales o con músicos de otros géneros musicales tal como el jazz, la música clásica o world music, deleitando e inspirando el público a dondequiera que vaya. Holly produce sus propios recitales, para el público general o para funciones privadas, contando con una leal clientela. Ha sido invitada especial en los Festivales Internacionales de Flamenco de Edmonton y Calgary (Canadá) y participa como maestra e intérprete todos los años en la Classical Guitarfest West de Calgary. Holly ha tenido la fortuna de haber estudiado intensivamente con artistas de renombre tanto de España como de Norteamérica. Licenciada en Música en la especialidad de guitarra clásica en el año 1994, le encanta compartir sus conocimientos tanto con aspirantes a guitarrista como con músicos profesionales, dando clases privadas de acompañamiento, talleres y cursos en línea. Su primer disco, Trascendencia, tuvo el apoyo del Canada Council for the Arts (“Comisión Canadiense para las Artes”) y FACTOR (Foundation Assisting Canadian Talent on Recordings / “Fundación de Ayuda para Grabaciones del Talento Canadiense”). Este disco incluye sus composiciones originales y fue presentado el 13 de octubre del 2017.

 

– ¿Qué es para ti el flamenco? 

– ¡Nada jamás me ha hecho sentir tan viva como el flamenco! Contiene una gama completa de opciones expresivas, y permite una vía de escape a los dramas de la vida, evitando el caos absoluto. Puedo decir francamente que el flamenco me salvó la vida. Antes que lo empezara a estudiar, sufría de fatiga crónica. ¡Flamenco ha sido una de las cosas clave que me han ayudado a recuperar mi vida!

– ¿Cómo descubriste el flamenco?

– Para cualquiera que toque guitarra con cuerdas de nylon, es solo una cuestión de tiempo toparse con el flamenco. En mi caso, estudiaba guitarra clásica porque no conocía flamenco todavía. Mi abuela, que siempre ha sido aficionada al jazz, me regaló el disco de Paco de Lucía, Castro Marin, cuando cumplí 17 años. A algunas chicas les encantan los caballos. ¡A mí, el flamenco!

– ¿Cuáles son los artistas flamencos que te han inspirado más?

– En guitarra, los de siempre: Paco de Lucia, Tomatito, Vicente Amigo, Moraíto, Diego del Morao y todos los grandes guitarristas actuales. Escuché el disco Sastipen Tali de Paco Fernández y me sentí tan inspirada que lo contacté para que me diera su opinión y sugerencias sobre las composiciones de mi primer disco, Trascendencia. Él accedió amablemente, entonces estuve por un mes en Sevilla estudiando con él en el invierno de 2016.

Otro artista que adoro es el Lebrijano. Me encanta escuchar la influencia del Medio Oriente en el flamenco. También me gusta mucho la creatividad que Diego Carrasco trae a este arte, porque de verdad amplía los límites del flamenco, y parece disfrutar mucho haciéndolo.

Desde una perspectiva más local, he tenido la suerte de contar con el apoyo y guía de Peter Knight, Oscar Nieto, Harry Owen & Veronica McGuire y Ricardo Diaz. Cada uno de ellos me ha inspirado a su manera.

– ¿Cuán diferente es el ambiente flamenco que conociste en España, comparado con el ambiente flamenco en Canadá?

– Las veces que he ido a España ha sido para viajes de estudio relativamente cortos e intensos. Para un guitarrista, el estudio puede resultar muy solitario, y ese ha sido mi caso, típicamente. Por varias semanas, tenía clases privadas de 90 minutos, a diario, con un maestro muy exigente. Después de esa clase por la mañana, estructuraba el resto del día practicando el material que había aprendido, para luego demostrárselo al día siguiente a mi maestro y seguir aprendiendo. Añoro tener el lujo de estar más tiempo en España, solo pasando el rato ¡Que también es importante!

– ¿Has sufrido alguna vez algún prejuicio o discriminación por ser una mujer guitarrista, en una faceta tradicionalmente dominada por los hombres? 

– Creo que la gente siempre espera que les cuente cosas horribles sobre esto, pero en realidad siempre he tenido el apoyo de mis maestros, compañeros y de la comunidad. Lo que he aprendido con el tiempo es la importancia de establecer muy claramente mis intenciones cuando se trata de relaciones creativas, y de hacer lo que digo que voy a hacer, asegurándome que no existan malentendidos. Creo que también me ha ayudado el hecho de que estudié guitarra por varios, años antes que viajara a España, demostrando con eso a mis maestros la seriedad con la que trataba mi aprendizaje.

– ¿Qué crees que es lo más difícil para un guitarrista de guitarra clásica, cuando se dispone a aprender a tocar flamenco?

– Para mí, la mayor dificultad fue desarrollar el sonido propio del flamenco, ya que había tocado guitarra clásica por tanto tiempo. Sin embargo, enseñando a otros guitarristas clásicos, me he dado cuenta que les cuesta mucho entender la mentalidad flamenca. Los dos estilos parecen muy similares, pero la estructura y la manera de pensar de cada uno son completamente diferentes. Los guitarristas clásicos deben entender que escoger un arreglo de una música flamenca conocida, leer la música y reproducirla no es hacer flamenco. Conocer os elementos básicos de cada forma es clave, y ser capaz de tocar y generar variaciones y cambiar arreglos al instante es esencial. He visto a guitarristas clásicos consagrados abandonar sus estudios de flamenco porque no pueden concebir tocar 3 acordes cada vez en un orden diferente, pero es desde ahí donde se empieza. También es fundamental entender que todo sobre la guitarra flamenca se originó con el cuadro: el compás, el rasgueo, el sonido y la flexibilidad mental requerida para improvisar cuando las cosas van cambiando durante la actuación. Creo que las primeras guitarras en flamenco tenían como función principal marcar el compás y de ahí evolucionaron hasta lo que tenemos hoy día.

– ¿Qué opinas del flamenco fuera de España?

– Los artistas que apoyo son aquellos que se han dedicado al arte y al oficio del flamenco. Yo he invertido mucho en flamenco, no solo estudiándolo sino también esmerándome fuera de clases. Una guitarrista española con la que tomé clases me dijo que sentía un gran respeto por la gente fuera de España que tomaba el flamenco en serio, porque tenían que hacer un gran esfuerzo para adquirir ese conocimiento, mientras que en España el flamenco es fácilmente accesible para todos. Desde ese punto de vista, de verdad siento gran admiración por los profesionales flamencos que he visto aquí en Canadá.

– ¿Es possible ganarse la vida tocando flamenco en Canadá?

– Eso creo. He sido muy tenaz en esto, pero no puedo decir que ha sido fácil. No creo que es fácil en ningún lugar o en otros géneros musicales. Ya que el flamenco también requiere educar al público de aquí, estoy constantemente creando oportunidades y buscando maneras de romper las barreras.

– ¿Qué le aconsejarías a aquellos que quieren aprender a tocar la guitarra flamenca? 

– ¡El primer paso es tener humildad! Disfruta cualquier nivel que puedas, porque el amor a este arte siempre traerá los mejores resultados. Entiende que todo sobre la guitarra flamenca tiene su raíz en el cuadro, entonces además te tomar clases privadas, búscate un cuadro flamenco donde puedas tocar. ¡Escuchar es fundamental! Uno de mis maestros me dijo una vez que él sabía de inmediato si un guitarrista escuchaba o no. Yo pienso igual.

Si vives afuera, no te apures en ir a España demasiado pronto: asegúrate primero en tener una base sólida en las técnicas y formas principales, porque muchos regresan de España a su país y abandonan el flamenco enseguida. Una vez me encontré a un compañero de mi escuela de música, un trompetista de jazz, y le pregunté como estaba. Me dijo: “¡Maravilloso! Vengo de tocar en Montreal. Estaba tocando con unos músicos excelentes ¡¡y me dieron una paliza!! ¡Fue BUENÍSIMO!”. Yo de verdad aprendí con su actitud. Siempre que voy a España, voy con la idea de que estaré allá para descubrir mis debilidades y mejorar, sin importar cuanto me duela el ego. Jamás voy pensando en demostrarles a mis maestros qué bien toco, o esperando que se impresionen con mi toque.

– ¿Crees que el flamenco puede ser debidamente apreciado y comprendido fuera de su marco social y cultural en Andalucía? 

– Por un lado, no es posible entender qué es flamenco sin conocer su trasfondo cultural. Pero también creo que hay muchas cosas en flamenco que le llegan directamente a quien lo escuche. La música es considerada como un lenguaje universal por algo, y el flamenco no es la excepción. Por mi parte, me esfuerzo en seguir aprendiendo, para primero hacer buena música, cultivar la afición, y conectar con otros que se identifiquen emocionalmente con la música y la cultura. De ahí en adelante, todos aprendemos juntos.

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X