Home / En Portada  / Asaf Laszewicki: «El proyecto Flamenco en Vinilo es pura melomanía»

Asaf Laszewicki: «El proyecto Flamenco en Vinilo es pura melomanía»

El proyecto Flamenco en Vinilo llega para ofrecer una experiencia única a los aficionados al arte jondo. Hablamos con su impulsor, Asaf Laszewicki, que se ha propuesto recuperar «los discos que nos han hecho sentir y vibrar, con la magia y la liturgia que acompaña al disco de vinilo».

Recientemente presentábamos en el presente portal el proyecto Flamenco en Vinilo, que ofrece la posibilidad de escuchar algunas piezas flamencas con un sonido excepcional en un formato muy especial. En su catálogo se encuentran obras de Diego El Cigala y de Capullo de Jerez, por ahora. Al frente de esta loable iniciativa está Asaf Laszewicki, quien tiene claro que «vender discos no es que genere mucho retorno económico, pero el retorno en felicidad es incalculable».

 

– Cuéntenos su historia.

– Antes de nada, es un honor poder contar con unos minutos de vuestros lectores y aficionados al flamenco. Mi historia es bastante sencilla: soy un aficionado al disco de vinilo desde jovencito, y amante del flamenco desde siempre. Aunque yo he dado mis pinitos en el mundo del rock, siempre he tenido mi llama flamenca encendida. Desde hace años soñaba con poder disfrutar algún día de los discos de algunos de mis artistas favoritos que no han visto la luz en el formato doce pulgadas. Entre el auge del formato, y que estamos hablando de un fenómeno tan universal como el flamenco, pues… nada, que me ha picado el gusanillo y me he animado. En el fondo, este proyecto está casi basado en la melomanía, es para contentarme y ver estas obras que tanto deseo con su cara A y su cara B. Pero estoy seguro de que mucha gente valora, al igual que yo, tener las obras no solo para escuchar, sino para apreciar todo lo tangible también del disco y su liturgia. Así que espero que los aficionados del cante y del disco se animen, escuchen, recomienden, opinen, y que generemos una comunidad que pueda tener una sinergia en la que todos tengamos una pequeña parte de arte en la estantería que tanta ilusión nos hace.

 

– De entrada ha elegido a artistas flamencos como Capullo y Cigala. ¿Sería esta su línea a seguir?

– En realidad, el criterio básico que sigo es que me guste el disco que voy a sacar. En el caso de estos dos primeros, creo que sobran las palabras y que estamos hablando de dos obras que han aprobado y con creces el test del tiempo. Y, como vine a decir justo antes, mi idea es sacar discos que no han aparecido previamente en el formato, así que estamos hablando de obras que se producen a partir de mediados/finales de los 90, donde ya el flamenco tiene muchos matices en sus producciones discográficas para acercarlos más a un público más amplio. Aún así, soy un gran amante de los sonidos más rancios, quién sabe… ¡Hay tantos cantaores que me encantaría tener en el catálogo! Pero, siendo realista, lo primero que me gustaría es buscar una buena aceptación del proyecto, y una vez tenga unos cuantos discos en el mercado quizás arriesgar un poco más. De momento opto por títulos más comerciales, por así decir.

 

– ¿Cómo es el proceso de hacer los discos de vinilo?

– Todo es según el enfoque que se le quiera dar. Puede ser un proceso mecánico de hacer un diseño, el trato con el sello licenciador, la fábrica, la distribuidora, los servicios de venta on-line… O puede ser todo un proceso romántico de enamoramiento eterno con un disco, la ilusión de cerrar un trato, de contar los días para la llegada del disco a casa, de responder al teléfono y conocer gente que está encantada con el disco, etc. ¡Yo escojo la segunda! El disco se hace de forma mecánica en una máquina, pero yo opto hacer todo el proceso desde el corazón. Y aunque vender discos no es que genere mucho retorno económico, el retorno en felicidad es incalculable.

 

 

«Sacar un disco de Juan Moneo el Torta sería todo un honor. Pero vamos, la lista sería interminable: Terremoto hijo, La Macanita, más de un Agujetas, a Luis el Zambo… Y cómo no, me encantaría aportar mi pequeño grano a la extensa discografía de Camarón de la Isla»

 

 

 

 

– Las portadas de los discos son muy icónicas para los aficionados. ¿Cree que la nostalgia es la clave de la popularidad del vinilo hoy en día?

– Bueno, además de la nostalgia hay otros valores que aprecian los coleccionistas y disqueros. Hay gente que le pone muchas ganas y energía a tener unos buenos equipos de alta fidelidad, donde se puede apreciar al artista como si estuviera cantando en el salón de casa. Hay otros que lo utilizan como coleccionable, otros tradicionalmente los sábados van a comprar discos, y otros sencillamente buscan los discos de sus artistas favoritos. En cualquier caso, el vinilo goza de un lugar que antes no tenía, y es el fenómeno del coleccionista. Quizás siempre ha existido el fenómeno, pero la naturaleza de las cortas tiradas de hoy en día hace que la gente valore el objeto más allá de la música. En mi caso, valoro ambas por igual, no me considero siquiera coleccionista. Compro los discos que me gustan por su música, pero a la vez aprecio el poder echar mano de ellos siempre que tengo un rato. Y ojo, porque en el flamenco hay mucha discografía que no existe en formato digital y también me gusta valorar esto.

 

– ¿Qué otros artistas le gustaría sacar en vinilo en el futuro? 

– Buff… ¡Son incontables! En cuanto a tributo, sin duda sacar un disco de Juan Moneo el Torta sería todo un honor. Es mi cantaor de cabecera y creo que, aunque su dicografía es más bien corta, tiene algunos títulos que jamás se han visto en formato doce pulgadas. Pero vamos, la lista puede no acabar: Terremoto hijo, La Macanita, más de un Agujetas, a Luis el Zambo… Reconozco que tengo debilidad por un disco de Enrique Soto Sordera de mediados de los 90 que, aunque creo que no es muy conocido a nivel comercial, creo que es un disco que se le haría justicia si volviera a ponerse en circulación. Y cómo no, me encantaría aportar mi pequeño grano a la extensa discografía de Camarón de la Isla.

 

– ¿Piensa publicar música inédita en vinilo o solamente producir versiones de música digital existente?

– Reconozco que me encantaría, pero la barrera económica es enorme. Las grandes discográficas tienen sus propias partidas de gasto para estudios de grabación, el pago de su correspondiente tarifa a los músicos y artistas, etc. Pero yo soy un ejército de una persona, mis recursos son limitados y, por desgracia, la venta de discos es la sección de toda la industria que menos dinero genera. De nuevo, este proyecto es pura melomanía. Aún así, reconozco que, por mi debilidad, si tuviera en frente a un artista que me motivara lo suficiente lo haría encantado. Creo que tenemos ahora un abanico de artistas excelentes que se merecen su disco de vinilo.

 

 

Asaf Laszewicki, impulsor de Flamenco en Vinilo, con la portada del disco de Capullo de Jerez.

 

 

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO.Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X