Home / Entrevistas  / Teresa Fernández Herrera: «Hubiera dado la mitad de mi reino por reunirme con Paco de Lucía»

Teresa Fernández Herrera: «Hubiera dado la mitad de mi reino por reunirme con Paco de Lucía»

La escritora vallisoletana presentó en Jerez su libro 'Flamenco. Conversaciones con artistas' (Editorial Círculo Rojo), que recopila treinta y dos entrevistas con artistas consagrados a nivel planetario, veteranos patriarcas y jóvenes emergentes.

Ha tenido la oportunidad de conocer a decenas de artistas del flamenco en los últimos años. La forma de referirse a ellos siempre es desde el respeto y la admiración, desde la cercanía que ofrece una conversación sana y profunda. Teresa Fernández Herrera, entusiasta y enérgica, ha conseguido mostrar en su nuevo libro el sentir de treinta y dos perfiles distintos entre sí pero que comparten la pasión por lo jondo. Cada uno de ellos de diferentes lugares de nacimiento o crianza, distinto sexo, edad o disciplina artística…

Nos encontramos con ella en Expoflamenco Shop de Jerez de la Frontera, ciudad a la que asiste para participar en el I Encuentro Flamenco y Literatura que organiza el Ayuntamiento de la ciudad.

La mitad de testimonios (dieciséis) incluidos en la obra de esta vallisoletana, de arraigo madrileño y de espíritu universal, pertenecen a nombres del triángulo Cádiz y Los Puertos, Jerez, y Lebrija y Utrera. Los demás se dedican a otras cunas flamencas de tradición como Sevilla, Morón, Granada, Huelva, Almería, La Unión, Madrid, Pamplona, Barcelona o incluso Canarias.

El libro no es una sucesión de entrevistas porque sí, sino que en Flamenco. Conversaciones con artistas nos topamos de lleno con el resultado de un trabajo “con sentido y en el que se consigue ese hilo conductor” a través de una charla “íntima, cercana y natural, en la que pregunto a veces con la intención de sorprender y caen en la espontaneidad, en la respuesta lógica del momento fuera de pose”.

 

«Es muy gratificante poder conocer a tantos artistas, a personas distintas entre sí, he aprendido lo que no hay en los escritos y, sobre todo, lo he pasado bien»

 

Teresa no tiene una relación con el flamenco históricamente hablando, sino que la vida, podemos decir, le ha acercado hasta esta cultura de forma accidental, en el mejor aspecto del término, en el año 2015, participando en la Suma Flamenca de Madrid. Es ahí cuando entiende la importancia de su compromiso con el flamenco en la difusión y cobertura en medios de comunicación en los que colabora, llegando a conseguir que la Agencia Mundial de Prensa cree para ella la sección de Cultura Flamenca.

En septiembre de 2017 comienza a realizar estas entrevistas bajo la premisa de extraer el jugo más puro de cada una de ellas, más concretamente de esos artistas que son acogidos como “seres humanos, sin prejuicios, con sentimientos, emociones, algunos traumas… y por eso sé que responden, porque es de humanos responder”. La clave no es otra que “ofrecerles seguridad, que se sientan en confianza y en ese terreno tengo experiencia”. Es importante destacar que la autora, además de escribir, es psicóloga. Añade que “es muy gratificante poder conocer a tantos artistas, a personas distintas entre sí, he aprendido lo que no hay en los escritos y, sobre todo, lo he pasado bien”.

 

 

Muchos encuentros recogidos en estas páginas se produjeron en el transcurso de festivales –Festival de Jerez, Bienal de Sevilla, Flamenco On Fire– a los que Teresa acude para estar al tanto de la actualidad flamenca, y contarla. Es por ello que tras una actuación “los artistas te reciben de otra manera, están más relajados y receptivos, y pueden contar cosas que en otros ambientes no harían”. Vamos hablando y entre sus conclusiones destaca la diferencia entre testimonios según la época que le ha tocado vivir al artista, “pues no es lo mismo reunirte con un patriarca como Vicente Soto que con Joselito Acedo o María Terremoto, que todavía no había cumplido la mayoría de edad”. A este respecto, Teresa comenta que “tu vida se va construyendo según la vives, por lo que quien ha vivido menos tiene menos construido y eso hay que tenerlo en cuenta” a la hora de elaborar un relato.

 

«Entre los nombres de estas cuatrocientas páginas están Luis Moneo, Jesús Méndez, Edu Guerrero, Israel Galván, Rancapino Chico, El Tío Selín, Dorantes, Andrés Marín, Antonia Fernández o Tomás de Perrate»

 

Se considera neófita en la materia, por lo que cuando se ha enfrentado a un cantaor o bailaora enfoca la conversación dependiendo de las claves que el protagonista ofrezca. Pone un ejemplo: “Cuando asistí a un concierto de David Palomar entendí que su condición de viñero (barrio gaditano de La Viña) es imprescindible para entender su persona”, por lo que ya la conversación gira en torno a ese sentimiento. 

Entre los nombres de estas cuatrocientas páginas se encuentran Luis Moneo, Jesús Méndez, Edu Guerrero, Israel Galván, Rancapino Chico, El Tío Selín, Dorantes, Andrés Marín, Antonia Jiménez o Tomás de Perrate. El estilo es didáctico y divulgativo, dejando entrever elementos socioculturales de las distintas zonas abarcadas. Aborda, pues, temas como la libertad, la creatividad, la educación, el machismo… “No hay dos respuestas iguales”, dice Teresa.  ¿Son distintos los gitanos dependiendo de si pertenecen a la sociedad bajoandaluza o a la del norte de España? Hay que leer el libro.

Como buena conversadora, no duda en reconocer que “hubiera dado la mitad de mi reino por reunirme con Paco de Lucía”, mencionando también a Camarón, haciendo referencia a la importancia del maestro de Algeciras en este libro, a quien cita en numerosas ocasiones por el legado que ha dejado.

 

 

Comparte este artículo

Jerez, 1991. Flamenco y comunicación las 24 horas del día. Desde 2012 en prensa escrita, tertulias radiofónicas, programas de tv, presentación de festivales, revistas especializadas... En mi familia todos bailamos por bulerías, aunque yo soy el único periodista.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO.Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X