Home / Estela Flamenca  / Andorrano, fiesta de la Frontera

Andorrano, fiesta de la Frontera

Morón viene a Jerez el sábado 29 de febrero, a los Claustros de Santo Domingo, y Andorrano encabeza el cartel. Una oportunidad única para vislumbrar el reciente pasado del flamenco a través del prisma mental de este intérprete que entrega sus bulerías clásicas con pellizcos de baile inconfundiblemente suyos.

Andorrano y Diego del Gastor. Foto: William Davidson

Conocí a Francisco Torres Amaya en Morón de la Frontera al comienzo de los años 70. Para la afición es Andorrano, hijo de Joselero, hermano de Diego de Morón y sobrino de Diego del Gastor, como también lo son Paco, Juan y Agustín, además de otros parientes notables como Pepe Ríos, Paco de Amparo o la actual figura de baile, Pepe Torres.

El Andorrano se destaca en el arte del “festero”. Aquella sublime mezcla de cante y baile que parece definir el flamenco mismo. De joven, actuaba en escenarios diversos, tablaos, festivales, la Bienal de Sevilla en 1984… Pero poco a poco, por diversos motivos, se retiraba del circuito público, excepto en contadas ocasiones.

Nacido en 1942, cuando lo conocí era un apuesto joven de unos 30 años. En aquellos años no había televisores en casa, ni siquiera una radio en la mayoría de los casos. La pobreza de la posguerra impuso una vida sencilla, el silencio polvoriento y falta de diversión dispusieron el ambiente para la fiesta espontánea y algún que otro cante alrededor de la mesa de la cocina. Los flamencos también se reunían en Casa Pepe, el Bar Barea, Retamares, el Pasaje y otros cuyos nombres nunca supe. El flamenco estaba tejido en la vida cotidiana… Un par de versos por soleá, un fandanguito, un poco de bulerías con compás de nudillos en la barra de madera donde te apuntaban las cuentas con tiza…

 

«Esto es una fiesta, no es un espectáculo. En esta ocasión vienen Andorrano, Pepe Torres, el Carpintero, porque yo hago una selección de artistas y procuro que haya complicidades» (Fernando González Caballos)

 

También había cante y compás en las típicas bodas, bautizos o comuniones, aunque el banquete podría limitarse a altramuces y patatas fritas con vino peleón y gaseosa. No obstante, las ganas de cantar y bailar nunca faltaban, además del toque de guitarra, porque Morón de la Frontera es tierra de guitarra por antonomasia.

La gran noticia es que Morón viene a Jerez el sábado 29 de febrero, a los Claustros de Santo Domingo, y Andorrano encabeza el cartel. Una oportunidad única para vislumbrar el reciente pasado del flamenco a través del prisma mental de este intérprete que entrega sus bulerías clásicas con pellizcos de baile inconfundiblemente suyos.

Viene acompañado por Pepe Torres y Antonio el Carpintero para plasmar aquel peculiar feeling de Morón, tan diferente al de Jerez u otros sitios. José Lérida, Paco Vega y Manuela Ríos también se unirán a la fiesta, además de los guitarristas José de Pura y Rubén Lara, entre otros.

 

El productor Fernando González-Caballos

Los aficionados de hoy han visto “fiestas” en Youtube: cientos de personas con sus telefonitos en alto para grabar algún fragmento de bulerías. Esto no tiene nada que ver. Fernando González-Caballos, productor y manager del proyecto, y eterno hombre de ideas, tuvo la amabilidad de ofrecer las siguientes observaciones:

– Esto es una fiesta, no es un espectáculo. En esta ocasión vienen Andorrano, Pepe Torres, el Carpintero, porque yo hago una selección de artistas y procuro que haya complicidades. En la fiesta hay complicidades: hay amigos, hay gente conocida, tienen que tener feeling entre ellos pero también es verdad que nunca están los mismos, las fiestas no se repiten, siempre cambian. 

– ¿Cómo se lo ha planteado a los artistas? Porque no es lo habitual…

– Yo hablo con los artistas y les digo que vienen a trabajar, lógicamente, porque no es una fiesta como la que ellos se pegan en un bar, sino que ellos vienen a un festival, pero desde luego con lo que no tiene nada que ver es lo que Pedro G. Romero le montó a Israel Galván, con todos mis respetos para Israel, pero a Pedro G. Romero le diría que no sé en cuántas fiestas ha podido estar.

– ¿Cómo describiría su fiesta?

– Se trata de que los artistas vengan a esa fiesta a divertirse y que en ningún momento piensen en el público, porque no es público, sino que tienen que pensar que los que tienen alrededor son los asistentes a la fiesta. Hay gente que oficia, que canta, toca o baila, y gente que está diciendo “ole”, gente que está acompañando, es el sentir de alguien que de pronto se encuentra en una fiesta, de eso es lo que se trata. Siempre he pensado que lo más sencillo es lo más complicado, quizás por eso Diego del Gastor sigue siendo tan rabiosamente moderno, porque con unas pocas de notas era capaz de decir muchas cosas. En este caso igual, hay que buscar la sencillez y la naturalidad y claro, eso es muy complicado, sobre todo en una época como la que vivimos ahora, de la contemporaneidad en la que todo es artificio, la sencillez es difícil de encontrar y tiene un valor incalculable.

 

Imagen superior: Andorrano y Diego del Gastor. Foto: William Davidson

 

Pepe Torres. Foto: Estela Zatania

Pepe Torres. Foto: Estela Zatania

 

Andorrano. Foto: Juan Toro

Andorrano. Foto: Juan Toro

 

 

Comparte este artículo

Jerezana de adopción. Cantaora, guitarrista, bailaora y escritora. Flamenca por los cuatro costados. Sus artículos han sido publicados en numerosas revistas especializadas y es conferenciante bilingüe en Europa, Estados Unidos y Canadá.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X