Home / Estela Flamenca  / Así está el patio

Así está el patio

Sigo lamiéndome las heridas causadas por dos frases escritas por un cronista acerca de la actuación de la catalana: «Por fin va pasando el eclipse. Por fin va amaneciendo de la larga noche oscura».

Vosotros leyendo esto ahora mismo… todos amáis al flamenco igual que yo.  Así que me duele tener que comunicaros unas palabras hirientes que os pueden dar ganas de pegar un guantazo limpio al autor de las mismas.

Leo frases de admiración en un artículo acerca de la cantante Rosalía, citando su poder de convocatoria, como hace poco en el evento Primavera Sound, o en Córdoba con su reciente Noche Blanca. Y eso está bien, los artistas necesitan trabajar, y la gente necesita salir y divertirse.

Pero sigo lamiéndome las heridas causadas por dos frases escritas en las redes por un admirador de la catalana. Habiendo (aparentemente) decidido que Rosalía es una cantaora (incluso cuando los expertos no lo tienen claro), aporta la siguiente observación referente a lo que él (aparentemente) considera la desaparición inminente e inevitable del flamenco clásico: «Por fin va pasando el eclipse. Por fin va amaneciendo de la larga noche oscura».

Caramba, suena a las palabras de introducción de una película de Terminator. Así que, haciendo números… Llevo en el flamenco desde 1960, que son 59 años que redondearemos en 60. ¿Es esa la totalidad de la larga noche oscura? En caso afirmativo, ¿significa eso que toda la pasión y sacrificio de seis décadas, el sudor y las lágrimas, los miles de kilómetros, la privación del sueño, los sueldos minúsculos que a veces ni se cobraban… significa eso que todo no fue más que una pesadilla en aquella larga noche oscura?

Allí estaba yo, y tantísimos compañeros, en esa oscuridad, noche tras noche, año tras año, humildemente o arrogantemente entregándonos, sintiendo e intentando comunicar, no siempre con éxito, el poder del flamenco. Y todo para nada, una mera indigestión psíquica destinada con el tiempo a desaparecer con un poco de bicarbonato en agua. O con una canción de Rosalía.

Y ya que estamos en plan reivindicativo, ¿cómo diablos ha podido Antonio Mairena atraer tan mala prensa? Tenía sus ideas como cualquier otro (¡anda que los flamencos no tienen opiniones!). Quizás es lo que los historiadores llamarían un golpe sin derramamiento de sangre. Mairena llegó, y miró de reojo a la afición que se arrodilló con cabezas agachadas en señal de rendición. No, no me suena. Creo que tenemos que aceptar la probabilidad de que fue el momento acertado para que el cante y la filosofía de Mairena fueran abrazados y admitidos. Quizás el fandango había agotado su cuerda y la afición estaba preparada para un cambio de tercio.

Mairena, sin duda, tenia el apoyo de Fosforito que, a pesar de ser más joven, estaba por encima de Mairena en fama y prestigio. A consecuencia del Concurso de Córdoba de 1956, Antonio Fernández Díaz se convirtió en figura de culto, y gran admirador de Antonio Mairena, cuya carrera respaldó con la polémica Llave de Oro del Cante en 1962.  En palabras de Fosforito, “había fosforeros antes que maireneros”.

Antonio Mairena recibe muchos palos por su gitanismo. Pero probablemente Lorca fue tan culpable o más, con sus nociones románticas de reyertas y navajas a la luz de la luna, ojos negros y pasiones desenfrenadas. Imágenes atractivas, más fuertes hoy que nunca, y si no, pregunta a cualquier extranjero. En todo el mundo, Granada, ciudad natal de Lorca, es más estrechamente asociada con la imagen del gitano que ningún otro sitio del planeta, mientras que el flamenco se esfuerza para deshacerse de aquellos estereotipos.

 

Comparte este artículo

Jerezana de adopción. Cantaora, guitarrista, bailaora y escritora. Flamenca por los cuatro costados. Sus artículos han sido publicados en numerosas revistas especializadas y es conferenciante bilingüe en Europa, Estados Unidos y Canadá.

5 COMENTARIOS
  • Juan Manuel Freire 19 junio, 2019

    Disculpa, Estela, pero yo no he escrito esas palabras hablando de Rosalía… ¿Puedes mostrarme la fuente?

  • Estela Zatania 19 junio, 2019

    Estimado Juan Manuel Freyre, la cita es auténtica pero la he atribuido erróneamente. Ahora estamos en el proceso de rectificar, y te pido disculpas.

    • Juan Manuel Freire 20 junio, 2019

      ¡Gracias!

  • Víctor Manuel Pérez 19 junio, 2019

    No comprendo tanto revuelo, y tanta fijación con la muchacha. No es una cantaora, ella misma lo reconoce. Pero, en su estilo, hace un gran tributo al arte y la jondura que la atrapó de niña, como nos ha pasado a muchos. Después, cada cual sigue su camino artístico. No le hace ningún daño al Flamenco. No se va a presentar a ningún certamen flamenco. Simplemente, hace su música, con un trasfondo flamenco precioso. Ha conseguido que jóvenes que ni por asomo se pondrían nunca a escuchar Flamenco, sigan con agrado, gracias a Rosalía, unos tangos, unas bulerías, unos tientos, una zambra, unos fandangos… Al Flamenco, es verdad, no le hacen falta «fusiones, experimentos», pero tampoco le hacen ningún daño. A no ser que estemos hablando de otros «intereses». Un saludo.

  • José A. Cardona Urréjola 24 julio, 2019

    Muy buena crítica, Estela. Sr. Víctor Manuel Pérez, sí que hace daño al flamenco, pues al contrario de lo que usted comenta de que ella reconoce que no es cantaora, eso es incierto. Apenas se dio a conocer, hizo unas declaraciones comparándose nada menos que a Camarón y al Maestro Paco de Lucía, por el disco que causó tanta polémica entre los flamencos. Pero tanto Camarón como Paco de Lucía antes de ese disco, cantaban y tocaban flamenco, y después siguieron con el flamenco que siempre hacían. Rosalía y esa mención sobre la jondura que la atrapó de niña, he de decirle que esa afirmación es muy arriesgada, puesto que ni por parte de madre ni por parte de padre ha habido afición por el flamenco. Tanto sus padres como Rosalía son catalanes, y de hecho Rosalía habla siempre en catalán. Y por un lado, me parece una falta de respeto a Camarón y a Paco de Lucía. Y por otro lado, cuando canta pone acento andaluz, cuando ella, como he dicho antes, no tiene ese acento, pues habla catalán. Y si los jóvenes, como dice usted, creen que eso es flamenco están engañados, y eso también es hacer daño al flamenco. Y sobre los intereses, usted no sabe la cantidad de intereses que tienen los que la representan. Salen cada día una y otra vez noticias sobre Rosalía. Alguien tiene muchos intereses, ¿no cree usted? ¿Cree usted que salir cada día con alguna noticia, que muchas veces es la misma noticia pero enfocada de otra manera, no es que alguien de los suyos tiene muchos intereses, puesto que eso cuesta mucho dinero?

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X