Home / Estela Flamenca  / Rosalía y todo eso…

Rosalía y todo eso…

Tiene algo que fascina a muchas personas, y por descontado no voy a tachar a la joven de ser o no ser flamenca o cualquier otra cosa, por Dios. No creo que sea una oportunista ni farsante

Pensé que me iba a librar. He intentado no sentirme obligada a declarar sobre Rosalía. Décadas de profesión de artista te cultivan una gran tolerancia hacia los proyectos de otros, y sin duda el grado de fama alcanzada por esta cantante en muy corto tiempo no puede considerarse de chiripa, ni se puede atribuir exclusivamente a la promoción espléndida que ha incluido una pantalla luminosa gigante en el Times Square de Nueva York.

A diario surgen jóvenes artistas emergentes con ideas novedosas y experimentos, y no sientes la necesidad de dictar sentencia sobre cada uno. Entonces, ¿por qué está la afición, en toda su amplitud, tan agitada acerca de Rosalía, tanto negativa como positivamente? Entre las polémicas, la activista gitana Noelia Cortés llegó a acusar a Rosalía de usar a los gitanos “como algo cool que incorporar a su disfraz” [El Español, 31 mayo, 2018].

Incluso tratándose de un género como este, basado en la tradición, la libertad artística es un elemento fundamental. Arriesgarse, crear sin miramientos, con valentía, flexibilidad, originalidad e imaginación, cultivar cierto punto de locura controlada, todo esto cunde mucho en la realización de cualquier empeño artístico.

Evidentemente, Rosalía tiene algo que fascina a muchas personas, y por descontado no voy a tachar a la joven de ser o no ser flamenca o cualquier otra cosa, por Dios. No creo que sea una oportunista ni farsante, y estoy segura que cree en lo que hace, tanto o más que cualquier otro. Tiene bonita voz y algunos temas incluyen cante convencional de toda la vida.

Importantes colaboraciones y actuaciones, además de premios internacionales, más recientemente dos Grammys Latinos para Malamente, reflejan que Rosalía está captando una porción considerable del mercado. Me dicen que esto es importante para el flamenco, aunque se siente como que han movido la portería para modificar la definición del flamenco y proclamar su evolución.

Me dicen también que la música debe evolucionar. Ojalá alguno pudiera convencerme de que esto no es un mero objetivo mercantil disfrazado de algo culturalmente elevado. Yo no creo que ningún tipo de música necesite hacer nada en absoluto excepto remover las emociones.

El Mal Querer, el trabajo de Rosalía que ha provocado tanto debate, empezó como tesis académica suya (por curioso que parezca), basada en una novela anónima del siglo XIII, Le Román de Flamenca. Desde el comienzo del proyecto, la cantante tenía claro que no sería una tradicional obra flamenca, así que la polémica al respecto no debe de sorprender.

Pero siempre ha habido música aflamencada derivada, no es invención de Rosalía Vila Tobella. Mucho antes de que Paco y Camarón nos llevaran a una nueva dimensión, ya estábamos escuchando a Lola Flores, Miguel de los Reyes, Bambino, los rumberos catalanes y muchas, muchísimas otras alternativas por el camino.

En gran medida, creo que la negatividad expresada por algunos con respecto a Rosalía puede ser sencillamente una reacción a los extravagantes videoclips que acompañan las canciones, y los arreglos decididamente contemporáneos. Para el gran público, estos dos aspectos son suficientes para inclinar la balanza en la dirección de la música pop al uso. El flamenco parece delicado e indefenso en este contexto, y en lugar de competir, probablemente debería limitarse a defender su propia condición de arte singular, encumbrado por la UNESCO como patrimonio cultural de la humanidad.

Yo perdí el interés en la música pop masificada justo después de la aparición de los Beatles a primeros de los años sesenta. No porque no fueran grandes músicos, sino porque el flamenco ya se había apoderado de mí, y de pronto la vida parecía excesivamente corta para que se gastara en cualquier otra cosa.

 

Comparte este artículo

Jerezana de adopción. Cantaora, guitarrista, bailaora y escritora. Flamenca por los cuatro costados. Sus artículos han sido publicados en numerosas revistas especializadas y es conferenciante bilingüe en Europa, Estados Unidos y Canadá.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X