Home / Crónicas  / Festival de El Viso: ristras de oles desde las paredes del corazón

Festival de El Viso: ristras de oles desde las paredes del corazón

El XL Festival de Cante Grande del Viso del Alcor trajo a esta localidad sevillana a José de la Tomasa, Vicente Soto Sordera, Mercedes de Córdoba, María Terremoto y Manuel Cástulo, entre otros. Una noche de flamenco que dejará buen recuerdo.

Tras el ocaso de los veraniegos, saludando ya la entrada otoñal, asistimos al XL Festival de Cante Grande del Viso del Alcor. El ordinal romano que le corresponde este año coincide con la talla del cartel, cuyo elenco artístico puede presumir de ser de primera categoría. Además de contar con una organización impecable: desde el diseño de la cartelería y la difusión hasta el trato con los artistas, público, instituciones y medios. Algo que es justo agradecer a la Peña Flamenca El Rincón del Pilar, con su presidente Juanma Jiménez a la cabeza.

 

Se celebran cuarenta años de este singular evento y de la mano del carismático presentador Manuel Curao, que a modo de maestro de ceremonia condujo el acto con dinamismo, pasión y desenfado, comienza la noche con menciones especiales a Manuel Grande, José Miranda el Joselili y Pedro Cantero. Después, el anunciado homenaje in memorian a Eduardo Martín Trujillo y Antonio Roldán el Niño Colchón. Se deshizo Curao en halagos en su glosa, y representantes de los ayuntamientos de Mairena y del Viso del Alcor, de la Casa del Arte Antonio Mairena y la peña local hicieron entrega de obsequios y diplomas a los familiares de los citados visueños en reconocimiento a sus trayectorias en pro del flamenco.

 

Llegó el cante con el mairenero y mairenista Manuel Cástulo. Un cantaor corto en melismas pero con enjundia, largo en su repertorio y dotado de una voz natural, bien timbrada y potente. A las palmas Alba Serrano y Natalia Neira. La guitarra de José de Pura le acompañó con gitanería y pellizco por alegrías, romance y seguiriya. Manuel echó el corazón por la boca y rindió pleitesía con sus letras a Menese en un extraordinario romance y luego al Niño Colchón. Aunque destacó en la seguiriya y se dejó el alma por tonás reivindicando la genialidad cantaora de la familia Mairena.

 

 

«No le hacen falta demostraciones gratuitas de voz ni gestos que teatralicen una interpretación con ornamentos. Unos hacen el cante de la nuez para afuera y José de la Tomasa lo trae hecho desde dentro con el regusto de su genealogía. Aún es capaz de embelesar con poco, que es mucho»

 

 

Y de Mairena a Jerez. Acompañada por Nono Jero a la guitarra y Cantarote y Manuel Valencia a las palmas, irrumpe en el entarimado María Terremoto. La presentaba Curao como una artista que cosecha a «éxito por actuación». No es para menos. Porque con una edad casi insultante se come y llena el escenario derramando su apellido y jerezanía con un dominio absoluto del compás. Posee un torrente de voz y una flamencura que hipnotizan, además de presencia artística y profesionalidad. Sobrada de facultades para los aires festeros en los que basó el repertorio, hay a quien le resulta gritona. Cierto es que le falta cultivo en los bajos pero los compensa con sensibilidad. Inicia por bulerías por soleá. El ali, ali, anda de la Paquera y se luce después en la Andonda y ese remate que recuerda a Fernanda de Utrera cuando quería cambiar su pañuelito de lunares por uno de fondo liso. Le brilla el toque a Nono Jero al sexto traste por tangos y María se acuerda de Pastora y Juana la del Revuelo. Al aire, inunda el espacio con su privilegiada garganta. ¿Dónde van los colegiales? por alegrías y se refina en las de Córdoba para terminar su intervención pregonando con soniquete jerezano por bulerías lo que le dio la gana. No en vano echó la llave metiendo en la fiesta ese Derroche de amor de la cantante Ana Belén y la inexcusable pataíta. Un auténtico terremoto que llegó, arrasó y sacudió a un público que la despidió con una larga ovación.

 

 

José de la Tomasa y Manolo Franco. XL Festival de Cante Grande de El Viso del Alcor. 25 septiembre 2021. Foto: Joaquín Martín Jiménez.

 

 

Se preparan las tablas para los pies de Mercedes de Córdoba. Bata de cola blanca y silencio. Mueve el mantón, acaricia con los brazos y simula el vuelo que llama al cuadro que aguarda la entrada por alegrías. Enrique el Extremeño y Pepe de Pura al cante, Bobote y el Torombo a las palmas y la fabulosa guitarra de Juan Campallo pusieron el listón alto de un atrás mejor cualificado que la bailaora, cuya coreografía, desplantes, paseos y escobillas resultaron simplones y poco finos. Tras unos tangos que dan tiempo al cambio de vestuario, Mercedes tuvo momentos de arte en la soleá y el remate por bulerías, quizás menos impostados y aparentemente llenos de espontaneidad, con los que culmina su actuación escoltada por un cantaor a cada lado.

 

De nuevo Jerez a escena. Vicente Soto saluda con cantes primitivos de fragua ejecutándolos con los sones justos que denotan lo que hubo. Mienta a Triana, los Puya y Cagancho dando comienzo a una segunda parte del festival donde la veteranía es el denominador común. Casi setenta años calza en sus carnes Vicente. Y aquí tiene su sitio, porque a pesar de que se valga de recursos vocales que tapen algunas deficiencias propias del recorrido artístico y la edad y se apoye en el efectismo del reverb, todavía es capaz de revolcar a más de uno. Bien acompañado a la sonanta por Manuel Valencia y las palmas de Peña y Manunu, cantó por alegrías y soleá. Luego la seguiriya de Paco la Luz que mamó en su casa para terminar luciendo su eco por bulerías. A pesar de todo, sigue siendo un gusto disfrutarlo en el escenario. Alguno de sus giros y quejíos pesan los quilates de una figura que fue y hoy retiene lo que puede.

 

José de la Tomasa pone el postre esta noche y Manolo Franco lo acompaña a la guitarra con la pulcritud, jondura y delicadeza que atesora. Una sonanta genial para la maestría de José, que desmarca sus cantes sin pisar a sus compañeros gustando por malagueñas y tarantos, donde se le antojan melodías y giros a media voz con el sabor que dan los años y su sabiduría flamenca. Sin arrugas en la garganta y pleno de facultades, dejó seis fandangos personalísimos con letras cuidadas y emotivas. Acaba solemne por soleá imprimiendo su sello en cada variante.

 

El cante por soleá
dice mucho en una boca
y en otra no dice na

 

No le hacen falta demostraciones gratuitas de voz ni gestos que teatralicen una interpretación con ornamentos. Unos hacen el cante de la nuez para afuera y el de la Tomasa lo trae hecho desde dentro con el regusto de su genealogía, cargado de matices originales. Aún es capaz de embelesar con poco, que es mucho. Porque para arrancar ristras de oles no hace falta más que tocar las paredes del corazón. Y en eso, José es un experto.

 

Y pasadas las tres de la madrugada, un fin de fiesta algo breve y descafeinado puso fin a una noche de flamenco que dejará buen recuerdo.

 

Imágenes: Joaquín Martín Jiménez

 

 

Ficha artística

XL Festival de Cante Grande del Viso del Alcor
Pabellón Santa Lucía, El Viso del Alcor. 25 septiembre 2021
Cante: Manuel Cástulo. Guitarra: José de Pura
Cante: María Terremoto. Guitarra: Nono Jero. Palmas: Cantarote y Manuel Valencia
Baile: Mercedes de Córdoba. Cante: Enrique el Extremeño y Pepe de Pura. Guitarra: Juan Campallo. Palmas: Bobote y el Torombo
Cante: Vicente Soto. Guitarra: Manuel Valencia. Palmas: Peña y Manunu
Cante: José de la Tomasa. Guitarra: Manolo Franco
Presentador: Manuel Curao

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Kiko Valle

 

 

Manuel Cástulo. XL Festival de Cante Grande de El Viso del Alcor. 25 septiembre 2021. Foto: Joaquín Martín Jiménez.

 

María Terremoto. XL Festival de Cante Grande de El Viso del Alcor. 25 septiembre 2021. Foto: Joaquín Martín Jiménez.

 

Mercedes de Córdoba. XL Festival de Cante Grande de El Viso del Alcor. 25 septiembre 2021. Foto: Joaquín Martín Jiménez.

 

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

2 COMMENTS
  • Iván M 27 septiembre, 2021

    Me parto la camisa, en vez de con cante, con letras…
    Vaya repertorio de verbo y metáfora para llevarnos a los aficionados a este clásico festival donde no pudimos ir.

  • Kiko Valle 27 septiembre, 2021

    Muchísimas gracias Iván. De eso se trata: opinar sobre la actuación y retratar el espectáculo flamenco para llevárselo a los aficionados que no acudieron y hacerlo revivir para los que allí se dieron cita.

ESCRIBE TU COMENTARIO.Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X