Home / En Portada  / Isabelita de Jerez, una cantaora rescatada del olvido

Isabelita de Jerez, una cantaora rescatada del olvido

El nombre de Isabelita de Jerez empieza de nuevo a sonar con luz propia. Esta semana se celebran una conferencia, programas de radio, colocación de placas en la posada donde falleció y en el cementerio. Todo ello con la colaboración de Jerez y Zamora, y la dirección del nuevo Foro Flamenco de Zamora

Por fin, después de tantos esfuerzos y muchas horas de trabajo e investigación, el empeño de desempolvar la memoria de a Isabelita de Jerez y de recuperar su voz y su arte empieza a dar sus frutos. Para ello, ha sido necesario acudir a instituciones y aficionados de todo tipo que no han dudado en aportar su granito de arena para que, entre todos, hayamos podido recuperar  a esta gran cantaora de flamenco que durante casi ochenta años ha permanecido oculta en un rincón de Zamora.

Es obligado, por tanto, reconocer el apoyo de los Ayuntamientos de Zamora y de Jerez de la Frontera, lugares de nacimiento y muerte de la genial artista, así como la ayuda y aliento de las Federaciones local y provincial de Peñas Flamencas de Jerez. Es justo también reconocer la colaboración de Rafael Infante, director del programa Flamenco y Universidad, dependiente del Instituto Andaluz de Flamenco, que ha hecho posible la recuperación de su voz en un CD que puede adquirir cualquier interesado, gracias a la generosidad del buen aficionado y coleccionista Antonio Reina, que ha cedido desinteresadamente los discos de pizarra que posee de esta cantaora para su digitalización. Pero sobre todo hay que añadir la inestimable colaboración del Foro Flamenco de Zamora, asociación de nuevo cuño, que desde el primer momento de su creación no ha dudado en colaborar de manera muy activa para que este homenaje sea una realidad. Larga vida, pues, para este Foro Flamenco que inicia su andadura con buen pie.

El tiempo afortunadamente va colocando las cosas en su sitio y, aunque tarde, ha llegado el momento de reivindicar la figura de una de nuestras mujeres cantaoras que ha pasado desapercibida en la historia del flamenco, pero que sin duda ocupa una de las cimas del cante, como lo demuestran los 26 cantes que hemos podido recuperar para la colección Flamenco y Universidad con gran aceptación por parte de los aficionados al flamenco.

La aparición de Isabelita de Jerez (Jerez, 1895 – Zamora, 1942) en el mundo del flamenco se produce en su ciudad natal hacia 1910, muy joven aún, de la mano de Javier Molina y Pepe Crévola. Pero será a partir de su llegada a Madrid, a finales de los años veinte, cuando conmocione y revolucione el mundo del flamenco, convirtiéndose en una cantaora esencial hasta el punto de que una artista de la talla de Pastora Imperio la convertiría en su cantaora personal desde su reaparición (Pastora Imperio se retiró dos veces, una con motivo de su boda con El Gallo y otra por descanso desde 1928 a 1934) hasta que la inesperada muerte de Isabelita le sobreviniera en Zamora el 7 de junio de 1942, estando de gira con la Compañía de Arte Gitano que Pastora había formado y estrenado en Madrid dos meses antes.

Manolo Bohórquez se quejaba de que “Isabelita es todavía una cantaora a la que no han descubierto los nuevos aficionados ni los jóvenes cantaores” y Antonio Reina añade que “el que a una cantaora como Isabelita de Jerez no la conozca hoy casi nadie y que no se hable de ella ni siquiera en Jerez, en Sevilla, o en aquellos lugares que se consideran cuna y raíz del cante, me parece una verdadera injusticia”.

Durante años he luchado por recuperar a esta cantaora hasta el punto de llegar a publicar un libro, pequeño en extensión pero cargado de trabajo y de rigurosa investigación, además de recuperar y cuidar la sepultura que por su caducidad estaba a punto de desaparecer. Hoy, al final de este largo camino, los problemas han sido superados y el nombre de Isabelita de Jerez empieza de nuevo a sonar con luz propia. Durante esta semana se van a celebrar una conferencia, programas de radio, la colocación de placas en la posada donde falleció y en el cementerio, con la colaboración de Jerez y Zamora y la dirección del nuevo Foro Flamenco de Zamora. Sirvan, pues, estos actos como homenaje a una legendaria cantaora rescatada del olvido.

 

José  Ignacio  Primo

 

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X