Home / Firmas  / Julio flamenco en Huelva

Julio flamenco en Huelva

Crónica del Festival de Cante Flamenco de Moguer y otras jonduras choqueras.

Como cada mes de julio, al comienzo de la época estival, Huelva recibe el aroma flamenco que le trae Moguer, la tierra del verso. Fecha señalada en el calendario flamenco es el segundo sábado de julio. La Peña de Cante Jondo de Moguer (promotora absoluta de este evento) viste de gala a la provincia para la celebración de su anual Festival de Cante Flamenco

El sábado 10 de julio, la caseta del recinto ferial de la Peña Flamenca celebró la 47ª edición de su Festival. Un cartel renovado, en el que se contó con la presencia del grupo flamenco Palodulce, compuesto por las moguereñas Cecilia y Rocío González Artero, así como de una primerísima figura como es Arcángel, además de María Terremoto y la bailaora Mercedes de Córdoba.

Con las consabidas limitaciones y restricciones de aforo, el recinto contó con una nutrida presencia de aficionados. En los prolegómenos se homenajeó a ese onubense universal que fue el querido Eduardo Fernández Jurado, tristemente desaparecido hace algunos meses.

 

«Palodulce: Cecilia, como la mar en calma y que al tiempo estalla como la ola en la arena de su playa de Mazagón. La de Rocío, una voz flamenca sin aditivos»

 

Abrió el espectáculo el grupo Palodulce, con las guitarras de Joaquín Brito y Álvaro Mora. Navegaron en su cante por los puertos de las cantiñas, fandangos abandolaos (con especial atención a los de Pérez de Guzmán), marianas y tangos, y cantes de Huelva. Dos voces tan diferentes como complementarias. La de Cecilia, como la mar en calma y que al mismo tiempo estalla como la ola en la arena de su playa de Mazagón. La de Rocío, una voz flamenca sin aditivos. En lucha constante con ese buen (aunque exigente) amigo que es el cante.

Le siguió quizás el plato fuerte de la noche: Francisco José Arcángel, con la guitarra de Dani de Morón, y el compás de Los Mellis. Hacía veinte años que Arcángel no pisaba las tablas del escenario del Festival de Moguer. Los primeros compases nos recordaron al maestro Enrique Morente con su cante de tientos con letra de La leyenda del tiempo, para mesturarlo con los cantes abandolaos de Lucena y tangos. Prosiguió con La Caña, soleá, cantes de levante, seguiriyas, cantiñas, donde abrió el abanico acordándose de tierras cordobesas. Para finalizar, como no podía ser de otra manera, lo hizo por fandangos.

Arcángel es un cantaor consagrado. Sus múltiples éxitos y búsqueda de nuevos caminos de lo jondo así lo atestiguan. Lo ofrecido sobre las tablas del Festival de Moguer viene a corroborar la carrera de un artista que fiel a sus raíces es capaz de aglutinar a veteranos aficionados, además de exigentes, y a aquellos que buscan sonidos y maneras que, aunque no alejadas de la raíz, sí constituyen una rama de un tronco llamado flamenco.  Es lo que podemos denominar un cantaor (en mayúsculas) del siglo XXI.

 

«De Dani de Morón, decirles que quizás haya tenido noches prodigiosas. Por supuesto. Mas la del sábado en Moguer se sumará a todas ellas»

 

Si especial fue la actuación de Arcángel, no menos lo fue su acompañamiento musical.    Los Mellis son una fábrica constante de compás. Nada queda fuera del alcance de estos dos prodigios. En ningún momento dejaron desamparado a tocaor y guitarrista. Todo en ellos es aportación positiva constante. De Don Daniel López Vicente Dani de Morón, decirles que quizás haya tenido noches prodigiosas. Por supuesto. Mas la del sábado en Moguer se sumará a todas ellas. Auténtica sinfónica del acompañamiento flamenco. Es difícil conseguir en un músico técnica y sentimiento, lo que llamamos duende. Dani lo puso encima del escenario, a modo de potaje, y el sabor no puedo ser más exquisito, ni más flamenco. Créanme, engrandeció la noche y el espectáculo de una forma desorbitada.

 

Palodulce. Foto: Diputación de Huelva

 

La faceta del baile corrió a cargo de Mercedes de Córdoba, quien venía acompañada por la guitarra de Juan Campallo y las voces de Pepe de Pura y Jesús Corbacho. Mucha técnica sobre el escenario. Quizás falta de transmisión. 

Y como broche de oro, María Terremoto. Un ciclón de casi 22 años, capaz de lanzar al cielo ese inconfundible eco de Bulerías por Soleá al más puro estilo jerezano. María no guarda nada para sí. Fue como un torbellino a compás que nos entregó todo su sabor en pocos minutos. María ya no es una promesa. Es una cantaora al uso. No deja indiferente. Su voz, su compás, su baile, dejan su sello, su heráldica. En casi los cincuenta minutos que estuvo en el escenario, no se salió del guion en el que se siente a gusto, donde puede y pudo ser ella misma. Además del primer cante de las Bulerías por soleá, nos entregó su compás por tangos, cantiñas y bulerías, todo ello aderezado por su baile. Gustó mucho y dejó buen sabor de boca.

Y casi sin darnos cuenta, una vez finalizada la cita anual moguereña, nos vemos inmersos en posteriores eventos por toda la geografía provincial. Una de esas citas, quizás de las de mayor relevancia, sea el XXIV Certamen Nacional de Fandangos Paco Toronjo que se lleva a cabo en la localidad de Alosno, cuna indiscutible del fandango. Este certamen viene celebrándose desde 1998, fatídico año donde un 2 de julio nos dejaba para siembre el maestro Toronjo.

 

«No quiero dejar escapar la ocasión para recomendar la lectura del libro ‘Huelva, tierra de fandangos’. Mi reconocimiento a la enorme labor de estudio e investigación de Fernández Borrero, Faustino Núñez, Luis Soler y Manuel Romero Jara»

  

La celebración se llevará a cabo en los días 23 a 31 de julio. El sábado 24 de julio se celebrará la semifinal del concurso de adultos y niños menores de 15 años, y el día 31 la gran final, donde actuará como artista invitado Manuel Lombo.

El día 23, el cantaor onubense Jeromo Segura presentará su obra La vida cantada y contada del genio Paco Toronjo. El día 26 será el turno para el Taller de Pandereta alosnera y una mesa redonda moderada por Miguel Ángel Fernández Borrero sobre la obra Huelva, tierra de fandangos, de reciente edición y publicación. Desde esta tribuna no quiero dejar escapar la ocasión para recomendar no sólo su lectura, sino también mi reconocimiento a la enorme labor de estudio e investigación llevada a cabo por el propio Fernández Borrero, Faustino Núñez, Luis Soler y Manuel Romero Jara. Esta obra lo es para el presente, pero ante todo puede y debe ser una obra de  futuro, donde beber como fuente de conocimiento del fandango, y de Huelva como tierra cuna de este cante.

El cantaor José Luis Pérez Vera y la cantaora Sandra Carrasco actuarán los días 27 y 29, respectivamente, siendo el 28 de julio el turno de la bailaora María Canea, y el 30, el guitarrista Manuel de la Luz.

Con este programa se presenta, un año más, la localidad andevaleña de Alosno ante la afición.

Imagen superior: Palodulce – Foto de Diputación de Huelva

 

 

 

 

 

 

Texto: Jesús Naranjo

 

 

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO.Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X