Home / NEWS Firmas  / Con una copla de más (XVII): amor, muerte y cautiverio en las coplas flamencas

Con una copla de más (XVII): amor, muerte y cautiverio en las coplas flamencas

A lo largo de varios artículos hemos venido repasando los temas del amor, la muerte y la cárcel (el cautiverio) en las coplas o letras flamencas. Para concluir esta trilogía temática básica, quisiera mostrarles algunos ejemplos que contienen dos e incluso tres de estos temas, interrelacionados.


A lo largo de varios artículos hemos venido repasando, de manera somera y divulgativa, los temas del amor, la muerte y la cárcel (el cautiverio) en las coplas o letras flamencas. Son temas especialmente abundantes, intensos, dramáticos y fuente lírica de coplas hermosísimas del flamenco, como también son venero inspirador de la poesía universal.

 

Para concluir esta trilogía temática básica, quisiera mostrarles algunos ejemplos que contienen dos e incluso tres de estos temas, interrelacionados.

 

Vimos que la cárcel de amor era un símbolo muy utilizado:

 

Si tu casa fuera cárcel
y tu cuarto calabozo
y tus brazos la cadena
yo, prisionero gustoso.

 

El amor y la cárcel. Un hijo –El Planeta, tal vez– que ruega por la liberación de su padre, por seguiriya:

 

A la luna le pido,
la del alto cielo,
cómo le pido que saque a mi padre
de ´onde está preso.

 

Pepe Torre canta esta letra con una jondura inmensa por seguiriya:

 

 

 

 

Amor y muerte son como dos caras de la misma moneda, la de la vida, caras que casi siempre van unidas. Transcribe Demófilo:

 

Me dieron la nueva
qu´estaba mala mi compañerita,
que quisá se muera.

 

 

En la cárcel, la muerte es habitual, hasta si te sacan precisamente para rematarte:

 

Me sacaron de aquel calabozo,
me llevaron a un olivar
a pegarme cuatro tiros
y acabarme de matar.

 

La siguiente, según Demófilo, alude a la mujer y al hijo de un sentenciado a muerte:

 

Pa toítos los males
manda Dios remedio;
tan solamente pa mí y pa mi mare
no lo hay ni lo encuentro.

 

Y, por último, amor (en este caso a la madre), muerte y cárcel, los tres temas, en la misma composición:

 

Di a la madre de mi alma,
di a la madre de mi vida,
que hoy me sacan de la cárcel
y me meten en capilla.

 

Escuchemos con atención otra letra carcelaria, en este caso en interpretación de José El Negro, un cante agónico, a palo seco, por martinete, “A la reja de la cárcel…”:

 

 

 

 

Y con una voz muy distinta, esta otra de Porrina de Badajoz, que, como él mismo dice, lo va a hacer con guitarra, tocando por seguiriya, aunque no es la costumbre:

 

 

 

 

Esperamos haber sido útiles en este acercamiento, repito, sencillo, aunque muy apasionado, a tres temas básicos de las letras flamencas, de la poesía universal, de la vida: el amor, la muerte, el cautiverio (real o figurado). Hay muchos más temas en la lírica flamenca, claro está. Puede que sigamos ofreciéndoles más adelante, desde la patria chica a la filosofía de la vida, desde el humor al sentimiento religioso. En tanto, un abrazo cabal, queridos lectores de Expoflamenco y muchas gracias, así como a la dirección y especialmente a quienes me han venido apoyando y preparando mis textos, los amigos Manolo Bohórquez y Quico Pérez-Ventana.   

 

 

 

→  Ver aquí los artículos anteriores de José Cenizo.

 

 


Paradas (Sevilla), 1961. Licenciado y doctor en Filología Hispánica. Aficionado gracias a ver de joven en directo a Miguel Vargas. Autor de varios libros de investigación de flamenco y de coplas flamencas. Colaborador de varias revistas de flamenco. Da gracias a la vida por conocer, un poco, y amar, mucho, el flamenco.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X