Home / Actualidad flamenca  / Las familias Agujetas y Rubichi se reúnen en los Viernes Flamencos jerezanos

Las familias Agujetas y Rubichi se reúnen en los Viernes Flamencos jerezanos

Dolores Agujetas lidera un proyecto emocional en el que se pone en alza el peso de dos sagas unidas por el apellido De los Santos, uno de los más prestigiosos de la historia del cante. El recital será el 12 de agosto en los Claustros de Santo Domingo, dentro del Caló Flamenco de Jerez.

Jerez es una tierra flamenca que siempre ha sido tratada gracias a sus familias cantaoras (además de bailaoras y tocaoras) como cuna del arte jondo. No por ello se está diciendo que otras localidades como Cádiz, Utrera o la propia Granada, ahora que está en alza por el centenario del Concurso de Cante Jondo de 1922, estén por debajo.

 

Una de esas castas de relevancia en el último siglo ha sido la compuesta por los hermanos Manuel de los Santos Gallardo ‘Agujetas el Viejo’ y Domingo de los Santos Gallardo ‘Tío Mingo Rubichi’, unidas por supuesto a la que viene tras Manuel Gallardo Suárez ‘El Chalao’ (hermanastro de los dos anteriores). El 12 de agosto, en los Claustros de Santo Domingo y dentro del ciclo Viernes Flamenco, del Caló Flamenco de Jerez, se celebrará un recital en el que participarán miembros de la familia en defensa de un estilo histórico de interpretar los cantes, o, más bien, de entender y concebir esta tradición cultural.

 

La matriarca, si es que así se puede considerar a un ser tan singular que no admite etiquetas, es Dolores Agujetas. La hija del inolvidable, por eterno, Manuel de los Santos Pastor ‘Agujetas de Jerez’ llevará a su gente al escenario para mostrar un tesoro sonoro que aún perdura en su garganta. Ella no es la cantaora típica que cada verano se sube a los escenarios de los festivales de siempre, pues no se sabe por qué un perfil como el suyo queda habitualmente relegado a un plano más íntimo y de aficionados cabales. Quizás y solo después de asistir al Potaje Gitano de Utrera y ver cómo Argentina se adueñaba del escenario durante una hora y cuarto se entienda algo de lo que exigen los programadores.

 

Nadie dijo que el cante fuera para sordos o para jartibles, quizás todo lo contario. Todo puede convivir en un mundo en el que se sabe que el origen está más cerca de lo que hace Dolores, una cantaora que adquirió un máximo relieve con la grabación del disco Mujerez junto a Macanita y Juana la del Pipa en el año 2009, bajo la edición de Bujío Producciones y el patrocinio de la entidad financiera BBK. Ahí fueron muchos los que comenzaron a descubrir un metal único y de incuestionable valor, recordando los mejores momentos de su padre Manuel, así como de su abuelo Agujetas El Viejo. No era la primera vez que cantaba, ni mucho menos, pero aquel trabajo que ya supera los diez años de celebración sirvió de escaparate sobre todo para una generación nueva en la afición que se quedó directamente enganchada al cante de Dolores. En Jerez se presentó ese disco, en los Museos de la Atalaya, y ese martinete de cuando la lunita crece y mengua… que se marcó, arrancó palmas y lágrimas. La seguiriya, la soleá, martinetes, fandangos… son los estilos marca de la casa que provienen de Manuel Torres.

 

 

«Dolores Agujetas, la hija del inolvidable y eterno Manuel de los Santos Pastor ‘Agujetas de Jerez’, llevará a su gente al escenario para mostrar un tesoro sonoro que aún perdura en su garganta»

 

 

Dolores volverá a su tierra este verano después de haber estado en la pasada edición de la Fiesta de la Bulería dedicada a San Miguel, en agosto de 2021. Y es que de ese barrio provienen los nombres más representativos de esta casta a la que, en realidad, también pertenecen los Rubichi, o viceversa. Se apuntaba líneas más arriba la vinculación de un siglo atrás, sello que se mantiene hoy por hoy con la esencia del primer día.

 

Esa actitud introvertida, de gitano rancio y patriarcal, es la que sigue defendiendo de forma natural Domingo Rubichi, hijo de Diego y nieto por tanto de Tío Mingo. Es francamente sorprendente comprobar la rectitud cabal de este guitarrista que ha bebido de la escuela de Jerez, como las de Parrilla, Morao o Niño Jero, así como la de Melchor de Marchena acompañando el cante. Desde que murió Diego, en agosto de 2007, la familia quedó resquebrajada porque todo giraba en torno a él. A los pocos años murió Antonio de los Santos El Monea, un palmero de toda la vida y hermano de Diego. En febrero de 2020 se le colocó en la fachada de la Peña La Bulería un busto en su memoria y su familia casi no tenía más palabras que la de “gracias”.

 

Ahí estará Domingo en esa noche de Viernes Flamenco junto también a Tomás Rubichi, primo hermano suyo, cantaor de aires camaroneros pero con el peso de la dinastía en su espalda. Tomás es hijo de una hermana de Diego, y apunta los cantes  de una manera muy fiel a su esencia. Por parte de los Agujetas estará Antonio, hijo de Dolores, que toca la guitarra y canta de bien para arriba, y Virginia, hija también de Dolores y casada con Tomás Rubichi. De este matrimonio, por cierto, han nacido algunos varones que apuntan el cante y el toque de manera muy interesante. El baile estará a cargo de la solvente jerezana Beatriz Morales, mujer de Antonio Agujetas. Todo queda en familia, como puede comprobarse.

 

Este elenco estará arropado por Perico de la Agujeta y por Ali de la Tota, dos palmeros que suelen participar en las reuniones que cada cierto tiempo celebran en el patio de la casa de Dolores, en una pedanía cercana a Jerez y que sirve para acoger a artistas amigos que se suman a la fiesta de este Rincón de la Agujeta. Este rinconcito es realmente una peña que no forma parte de la Federación Local de Peñas porque no ha cumplido como mandan los estatutos los cinco años de vigencia, pero que mantiene una actividad incesante que llega a verse hasta en Japón gracias streaming. Inés Bacán, Andrés Peña o Juana la del Pipa han sido algunos de los invitados en este espacio de arte y fraternidad.

 

Imagen superior: Antonio Agujetas, Dolores Agujetas, Beatriz Morales y Periko de la Agujeta. Foto: Juan Garrido

 

 

 

Antonio Agujetas, Dolores Agujetas y Beatriz Morales. Foto: Juan Garrido

 

 

Comparte este artículo

Jerez, 1991. Flamenco y comunicación las 24 horas del día. Desde 2012 en prensa escrita, tertulias radiofónicas, programas de tv, presentación de festivales, revistas especializadas... En mi familia todos bailamos por bulerías, aunque yo soy el único periodista.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X