Home / Actualidad flamenca  / Ven la luz los manuscritos de guitarra del Fondo Manuela Vázquez-Barros

Ven la luz los manuscritos de guitarra del Fondo Manuela Vázquez-Barros

Se publica la edición crítica de 'Los manuscritos de guitarra del Fondo Manuela Vázquez-Barros de la Biblioteca Lázaro Galdiano'. Un libro y doble cedé que dirige Jesús Saiz Huedo con la colaboración de Guillermo Castro Buendía, Juan Antonio Yeves Andrés, Ignacio Ramos de Altamira, Adrián Rius Espinós, Luis Briso de Montiano y Ruiz de la Sierra.


Ya a la venta en El flamenco vive la edición crítica de Los manuscritos de guitarra del Fondo Manuela Vázquez-Barros de la Biblioteca Lázaro Galdiano – Jesús Saiz Huedo (libro +2 CD), partituras de guitarra que incluyen la transcripción a notación actual. Para ello los autores han contado con la colaboración de Juan Antonio Yeves Andrés, Ignacio Ramos de Altamira, Adrián Rius Espinós, Guillermo Castro Buendía, Luis Briso de Montiano y Ruiz de la Sierra.
 
Acompañan al libro dos CD con 15 y 17 grabaciones de las obras del manuscrito, casi todas ellas solo para guitarra que han sido grabadas por el mismo Jesús Saiz Huedo, aunque en una de ellas interviene la mandolina –Diego Martín Sánchez–, en otra la voz de soprano –Lucía del Valle– y en una tercera la voz de la misma soprano y un violonchelo –Mario de Carlos Falcón–.
 
Este fondo «Manuela Vázquez-Barros» lleva este nombre porque perteneció en su día a la hija de Paula Florido, esposa de Lázaro, y de su segundo marido Manuel Vázquez-Barros de Castro, que nació en Sevilla en 1885 y falleció en Madrid en 1919. En las reseñas de sociedad de la prensa de la época queda constancia de que tocaba la guitarra «con maestría» unas veces y «de manera primorosa» en otras y, además, sabemos por alguna fotografía que se conserva que también lo hacía en ambientes más íntimos o familiares.
 
La mayor parte de música de guitarra, tanto académica como de aires populares, destaca la presencia de dos autores, Julián Arcas y Francisco Tárrega. Hasta hace poco tiempo solo había llamado la atención un autógrafo del segundo, La alborada, con dedicatoria a Cristóbal Soto.
 
Obra «de gran envergadura que presenta además una gran variedad de elementos texturales, con pasajes ciertamente ocurrentes y bien resueltos de melodía acompañada, polifonía, sucesión de acordes, arpegios, progresiones, diseños monódicos y contrapuntísticos», como concluye el editor Jesús Saiz Huedo, quien la califica como «una magnífica obra de concierto» y aventura que «ocupará su lugar de distinción en el repertorio histórico de la guitarra». Por eso, tanto la Fundación Lázaro Galdiano, F.S.P., como la Asociación Cultural More Hispano han considerado que, por la importancia de la obra, atribuida a Francisco Tárrega a partir del manuscrito que se encuentra en este fondo, se debía publicar ahora la edición crítica de Serenata española, aunque también se incluirá como una pieza más del conjunto cuando se dé a conocer el resultado de las investigaciones, en la edición y en la grabación. Esta copia, autógrafa de Manuela Vázquez Barros, está fechada en Sevilla en marzo de 1902 y figura como dedicada por su autor a Pedro Aguilera, guitarrista que en esa fecha vivía en la capital andaluza, donde falleció en 1910, como se señala en uno de los capítulos preliminares de esta publicación.
 
La obra integra una versión inédita de una soleá de Arcas, con un 50 por ciento de material nuevo. El resto forma parte de la soleá publicada en 1891 tras su muerte. Aparte de esta importante obra para la historia del flamenco, hay unas granadinas o murcianas muy interesantes, con pasajes que han sido tocados por guitarristas flamencos como Perico del Lunar y probablemente Amalio Cuenca, unos panaderos que no son otra cosa que un toque por alegrías, muy en la línea de los de la Colección Palatín que Castro Buendía –que ha realizado un estudio sobre la guitarra flamenca a finales del XIX, contextualizando estas obras– atribuye a Julián Arcas. También hay unas malagueñas que tienen relación con la rondeña-malagueña del Murciano. Peteneras, sevillanas, tangos y otros aires andaluces, aparte de piezas de guitarra clásica.
 
 
El libro y doble cedé se puede adquirir en El flamenco vive y la Fundación Lázaro Galdiano de Madrid.
 
 
Imagen superior: Manuela Vázquez-Barros. Hacia 1917. Fotografía. (RAF 192). Foto: web Biblioteca Lázaro Galdiano
 
 
 

Rodolfo Gache Florido, Paula Florido y Toledo, Jose Lázaro Galdiano, Manuela Vázquez-Barros Florido. Hacia 1903. Fotografía (RAF 669).
Juan Francisco Ibarra Florido. Hacia 1903. Fotografía (RAF 142). Imagen: web Biblioteca Lázaro Galdiano

 

 

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X