Home / Crónicas  / Antonio El Pipa, tan jerezano como el primer día

Antonio El Pipa, tan jerezano como el primer día

El bailaor Antonio El Pipa cerró el Festival de Jerez con su espectáculo ‘Bodas de Plata. XXV aniversario’, en el que contó con una Manuela Carrasco más diosa que nunca

El Festival de Jerez ha bajado el telón de una edición nada fácil, porque los coletazos de la pandemia se siguen notando. Sobre todo en la ausencia del público japonés, que todavía no puede viajar al extranjero sin sus pertinentes y larguísimas cuarentenas. Todo ello lo trataremos en un balance que publicaremos en estos días.

 

Pero estas líneas van dedicadas a Antonio ‘El Pipa’, jerezano de bandera que ha celebrado el vigésimo quinto cumpleaños de su compañía. En aquellos años era el bailaor de la tierra, esa que lo aplaudía y lo seguía en todas sus apariciones. El nieto de Tía Juana la del Pipa, el hijo de Juana la Grande, el niño que estuvo con Lola Flores y era un príncipe gitano del barrio de Santiago. Esas hechuras de Antonio, esas maneras de mover los brazos, esa conexión directa con el público, ese vestuario siempre exquisito…  

 

Nada de lo anteriormente expuesto se lo ha dejado atrás. Sigue poseyendo un arma infalible: la interacción. Mira y su gente le sonríe con aplausos de amor. Veinticinco años después de su nacimiento como director, ha celebrado su fiesta en el Teatro Villamarta con una invitada excepcional como Manuela Carrasco. La “Diosa” estuvo incluso mejor que en su propio espectáculo días antes de esta colaboración.

 

El Pipa ha sabido enfocar bien este montaje conmemorativo, porque no se hace nada pesado. Al contrario. Nos extraña que la duración haya sido esa. ¡Y nos alegra! Hora y media larga de arte, porque este bailaor tiene un gran concepto del arte y la improvisación. Ese pellizco que ha visto en tantas ocasiones en las reuniones de familia o en la Peña Tío José de Paula, refugio de inspiración en los 90.

 

 

«La guitarra suena por seguiriyas para que Antonio El Pipa y Manuela Carrasco se unan en un abrazo gitano y azabache. Estas estampas son de museo. Detrás, los músicos sonríen porque saben que formar parte de este momento es una bendición»

 

 

Desengrana su historia iniciando por alegrías y cantiñas, en tonos mostaza y mantón, con José Valencia llevando el timón del cante. El de Lebrija es garantía de éxito, tiene el ritmo en el ADN. Creemos que su presencia es fundamental para el éxito de la noche. Su metal engrandece la escena por martinetes y tonás, junto a un Morenito de Íllora en estado de gracia, con su limpio metal.

 

 

 

 

Pronto sale de un lateral Joaquín Amador, por lo que barruntamos que Manuela Carrasco está al aparecer.  La guitarra suena por seguiriyas para que Antonio y la sevillana se unan en un abrazo gitano y azabache. Estas estampas son de museo. Detrás, los músicos sonríen porque saben que formar parte de este momento es una bendición. Eclosión de raza en el Villamarta. Los brazos de cada uno de ellos se nos antojan infinitos, tanto como lo que se puede sentir ante tanta verdad.

 

Nos hacen respirar con una ronda de fandangos compuesta por, además de Morenito, May Fernández, Joselito Montoya y Reyes Martín. Justo un sorbo de paz y reivindicación sonora del fin de la guerra en Ucrania y nos preparan para lo que viene, el momento soleá. Difícil de explicar con palabras los arrebatos de genialidad de Carrasco, eterna ante la mirada de Antonio, que quiere disfrutarla.

 

El vestuario ahora es negro. Manuela, a la que hace unos días aplaudíamos por su manera de entregarse, destaca más en esta noche porque el cante de Valencia le hace crecer. El éxtasis total nos lleva a ponernos de pie y aplaudir a un Antonio de esmoquin que presenta a los suyos, y sacando a relucir la buena obra de Juan José Alba como director musical. Aplauso para el violín de Samuel Cortés, el chelo de María de Goñi, las palmas y jaleos de Jesule de la Tomasa, la percusión de Ané Carrasco, y la otra guitarra, la de Javier Ibáñez. Desde el público le llega a Antonio un ramo de flores, como el primer día de hace veinticinco años.

 

 

Ficha artística

Antonio El Pipa – Bodas de plata. XXV aniversario
XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 5 marzo 2022.
Baile: Antonio El Pipa
Artista invitada: Manuela Carrasco
Colaboración especial: José Valencia, Morenito de Íllora, Joaquín Amador
Cante y compás: May Fernández, Reyes Martín, Joselito Montoya, Jesule de Tomasa
Guitarra: Juan José Alba, Javier Ibáñez
Violín: Samuel Cortés
Violonchelo: María de Goñi
Percusión: Ané Carrasco

 

 

Antonio El Pipa. ‘Bodas de plata. XXV Aniversario’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 5 marzo 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

Antonio El Pipa. ‘Bodas de plata. XXV Aniversario’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 5 marzo 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

Antonio El Pipa. ‘Bodas de plata. XXV Aniversario’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 5 marzo 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

Antonio El Pipa. ‘Bodas de plata. XXV Aniversario’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 5 marzo 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

Antonio El Pipa. ‘Bodas de plata. XXV Aniversario’. XXVI Festival de Jerez. Teatro Villamarta. 5 marzo 2022. Foto: Javier Fergo – Festival de Jerez

 

Comparte este artículo

Jerez, 1991. Flamenco y comunicación las 24 horas del día. Desde 2012 en prensa escrita, tertulias radiofónicas, programas de tv, presentación de festivales, revistas especializadas... En mi familia todos bailamos por bulerías, aunque yo soy el único periodista.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X