Home / En Portada  / Soraya Clavijo: escuela sevillana, rabia jerezana y reseteo radical

Soraya Clavijo: escuela sevillana, rabia jerezana y reseteo radical

La bailaora jerezana Soraya Clavijo siempre ha demostrado su admiración por lo antiguo o añejo, pero ahora vuelve al Festival de Jerez renovada y reseteada, decidida a poner todas sus cartas sobre la mesa con su obra 'O D I S E A'.


En el 2004 la vi ganar el premio “Carmen Amaya” en el Concurso de Córdoba, siendo para mí una gran revelación con su sabia mezcla de la escuela sevillana recibida in situ, y la energía de Jerez, su tierra natal. Ha dado cursos en Japón y Rusia, entre muchos otros sitios. Es una mujer de convicciones firmes y un temperamento configurado por las vivencias de mil batallas.

 

El 26 de febrero, esta interesante bailaora presenta su obra O D I S E A en Museos de la Atalaya dentro de la programación del Festival de Jerez.

 

 

Soraya, llevas 25 años de profesión de bailaora. ¿Te sientes reconocida en Jerez como figura de baile? ¿Y fuera de Jerez?

En mi tierra Jerez de la Frontera donde nací, sí que me reconocen como artista y persona, y como una gran luchadora en la vida. Donde no me encaja en mi vida artística es la opinión y la conducta sobre mí de algunas familias de artistas de Jerez que no quieren reconocer mis logros y personalidad como artista jerezana. La bulería es un baile muy popular en Jerez, y por el que yo llevé en Córdoba en el 2004 el Premio Nacional “Carmen Amaya” por Bulerías, un gran orgullo para mí y para mi tierra.

 

¿Ha cambiado el baile en este cuarto de siglo?

Sí, muchísimo, tanto el baile como el criterio y demanda del baile flamenco. Todo está cambiando, hay mucha ignorancia, egos, ganancias lucrativas descontroladas, y sobre todo, una falta de respeto. Esto lleva y conlleva que el arte, la espontaneidad, la naturaleza del género se vaya perdiendo o se vaya distorsionando.

 

Tu personalidad bailaora es única, sutil e intensa a la vez. ¿Qué maestros has tenido para crear estas formas?

He tenido muchos referentes, pero mi baile en sí y en estos momentos a esta edad que tengo, está muy elaborado, forjado y marcado por mí, por mi creencia en mí misma a nivel físico y psicológico, solo me escucho a mí misma. Miro a todos de esta generación, y de todas las generaciones anteriores. Pero a la hora de bailar está mi concepto, experiencia y el talento de ser una bailaora de flamenco, por lo que todos los días le doy gracias a Dios.

 

 

«O D I S E A es el proyecto de mi vida. Voy a salir como mujer totalmente regenerada, reseteada y muy comprometida conmigo misma. Es la mujer del futuro, una mujer sin miedos, esa mujer amiga de su soledad, y aceptándose con sus defectos y virtudes»

 

 

Hace unos años te escuché decir que te gustaba hacer uso de los accesorios tradicionales del baile de mujer: la bata de cola, el abanico, palillos o mantón. Durante un tiempo se habían caído en el desuso, pero tú los has defendido. ¿Crees que se han recuperado?

No se han perdido, pero sí es verdad que no se utilizan con intenciones flamencas ya que se está confundiendo mucho el clásico español y el flamenco. Un mantón se mueve a compás y tratándolo con cariño y sutileza, ya que es un complemento cargado de arte. Hoy en día se mueve muy bruscamente el mantón, como dirían las bailaoras de gran maestría. Hoy se mueve el mantón “sacudiendo el polvo”. Sobre los palillos, hoy en día se ha perdido la música, el compás y la modulación del sonido. Se tocan con mucha agresividad y golpetazos de muñecas. Sobre la bata de cola, mi querida bata de cola que tanto respeto y admiro, se ha convertido en un complemento de acrobacia y patadas. ¡Son coches Ferrari!

 

 

 

 

¿Te gusta bailar vestida de pantalón?

He bailado vestida de pantalón, y la verdad es que me gusta mucho. Lo hacía por seguiriya en la época de mis 21 a 26 años. Era una chica muy joven, llena de frescura y con un cuerpo precioso, delgado, con las curvas muy marcadas. Mi pantalón era el tradicional de bailaor con un chalequito. A ese estilo se le llamaba “pantalón de corto”. Me lo dejé de poner porque tuve muy mala experiencia con mis compañeros que cantan y tocan, ya que me miraban más el trasero que mi baile.

 

En obras anteriores has recuperado a artistas veteranos como Fernando de la Morena o Concha Vargas. En el Festival de Jerez llevas a Angelita Montoya, me parece un gran acierto. ¿Qué va a cantar Angelita en este espectáculo?

Lo de Angelita Montoya y yo en mi proyecto O D I S E A es una sorpresa, habrá que ir a ver la obra.

 

¿De qué va este trabajo que vas a presentar en el Festival?

Es el proyecto de mi vida, donde voy a salir como mujer totalmente regenerada, reseteada y muy comprometida conmigo misma. Es la mujer del futuro, una mujer sin miedos, esa mujer amiga de su soledad, y aceptándose con sus defectos y virtudes. El don de la vida te coloca esos tropiezos y pruebas donde tienes que aprender a combatir… La vida es una O D I S E A.

 

¿Crees que ha pasado lo peor de la pandemia, o todavía te sientes vulnerable?

He salido de la pandemia más fuerte y más segura, y he aprendido que no tengo que agradarles a todos… sólo a mí misma.

 

Fotos: Guillermo Mendo

 

 

 

 


Jerezana de adopción. Cantaora, guitarrista, bailaora y escritora. Flamenca por los cuatro costados. Sus artículos han sido publicados en numerosas revistas especializadas y es conferenciante bilingüe en Europa, Estados Unidos y Canadá.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X