Home / Firmas  / Semblanza al maestro Andrés Batista

Semblanza al maestro Andrés Batista

Andrés Batista es un gran guitarrista concertista. Acompañó a grandes bailaores como Carmen Amaya, Antonio El Farruco, Vicente Escudero, María Marquez, Ana Mercedes, Antonio Español, La Singla

Tengo que empezar agradeciendo al maestro Andrés Batista su atención, gentileza y amabilidad. Por brindarme una maravillosa entrevista en la que llegué a emocionarme y fundamental para el desarrollo de este artículo. Por su disposición y charlas, con el deseo de repetirlas. Su música, su estudio y su trabajo por engrandecer la guitarra flamenca. También agradezco al joven y excelente guitarrista Javier Conde, discípulo del maestro Andrés Batista, el haber facilitado el contacto y su colaboración en todo momento.

 

Andrés Batista Francisco nace el 12 de octubre de 1937 en Barcelona. Su familia, humilde y trabajadora. A la edad de ocho años escucha a su primo Juan acompañarse en una fiesta familiar. En ese momento se despierta su afición por la sonanta. Su primo habla entonces con el padre para iniciarlo en el toque. Debido a las facultades de Andrés, aprende rápidamente las nociones básicas. Más adelante, toma clases con su tío Agustín, con quien aprende a leer tablaturas, solfeo y estudios clásicos de Tárrega, Sor, Emilio Pujol o Miguel Llobet.

 

Años más tarde, su propio tío le propone empezar las clases con el maestro Antonio Francisco Serra. Tras una conversación familiar se compromete a que la guitarra no afectaría en sus estudios. A los doce años, Andrés comienza con el maestro Serra. Además de continuar con el estudio musical, le enseña composición y armonía, imprescindible para su formación. Le aconseja que escuche a los grandes maestros, el acompañamiento al cante y los diferentes estilos. Le recomienda que escuche a Ramón Montoya acompañando a Don Antonio Chacón, a Melchor de Marchena con la Niña de los Peines, Caracol o Mairena, a Miguel Borrul (hijo), Niño Ricardo, etcétera.

 

Andrés compagina bien sus estudios de peritaje mercantil con el estudio musical e instrumental. Y sus padres, al observar el esfuerzo que realiza, lo llevan a diferentes espectáculos flamencos. En uno de ellos llega a conocer a Niño Ricardo. Su constancia en formarse como guitarrista flamenco le hacen acudir al Tablao Villarrosa algunos sábados. Allí hace amistad con el guitarrista Pepe de la Isla, que le enseñaría algunas falsetas. Al poco tiempo le presentan al bailaor Perillo de Jerez, que más adelante se conocería como Fernando El Terremoto. En estas visitas también se interesa sobre los estilos más interpretativos de los tablaos.

 

 

«Andrés Batista es un guitarrista completo, como avalan tanto su obra discográfica como didáctica. Su educación es exquisita y su capacidad de transmisión va más allá de impartir una simple lección. En él se fusiona la técnica en beneficio de la expresión flamenca, desde el conocimiento teórico y práctico en la ejecución guitarrística»

 

 

Andrés Batista y Carmen Amaya. Foto: Archivo Andrés Batista

 

 

Con diecisiete años escucha al maestro Miguel Borrull (hijo) en un concierto en Sitges. Andrés, al acercarse a felicitarlo, le pregunta por la guitarra y el propio Miguel Borrull le comenta: “Es una Domingo Esteso, pruébala si lo deseas”. Miguel, al oírlo y comprobar su destreza técnica, le pregunta si es profesional, a lo que Andrés le responde que es aficionado. El maestro Borrull le propone que se podría dedicar a ello y, tras pedirle la dirección, a los pocos días se presenta en su casa. Borrull le hace la propuesta a la familia. La madre de Andrés no está de acuerdo y el padre comenta: “Si el maestro Borrull se molesta en venir, vamos a probar tres meses, y si no vale le rompo la guitarra en la cabeza. Pero con una condición, que usted le acompañe a casa al terminar cada pase”.

 

En el Tablao El Brindis, hoy conocido como Los Tarantos, Andrés empezó como guitarrista junto a Loli la Camisona, La Cañeta, La Quica, Teresa Bustamante, Antonio de Graná, Antonio de los Puertos, El Tembleque, Juan Rivera y el propio Miguel Borrull. Batista, por su inquietud, no para de preguntar por los acompañamientos de los cantes, escobillas, desplantes y llamadas. Y con dieciocho años se ofrece voluntario a realizar el servicio militar, con la idea de poder quedarse y seguir tocando en su ciudad natal. Al poco tiempo es contratado en el Tablao La Macarena, donde adquiere importancia como guitarrista acompañante y solista. Luego en la Venta Eritaña. Más tarde en la Taberna del Toro junto a Antonio Montoya Farruco, Antonio Nuñez Chocolate y los guitarristas Emilio Prados y Alfonso Labrador.

 

Tras el servicio militar comienza una carrera en la que alterna conciertos solistas, acompañamiento a diferentes artistas, giras con diferentes compañías e incluso la grabaciones discográficas. Andrés conoce al guitarrista Julián de Utrera y este le presenta a la bailarina Queti Clavijo. La artista lo contrata para realizar una gira por Oriente Medio. Para esta gira le proponen tocar el Concierto de Aranjuez del Maestro Joaquín Rodrigo. Tras una audición con el Maestro Rodrigo presente, lo felicita, resalta sus cualidades técnicas y expresivas y surge una verdadera y larga amistad entre ellos. No sería con la única compañía que trabajaría. La pareja formada por Vicente Escudero y María Márquez lo contrata para su debut en el Tablao Los Tarantos, donde traba amistad con Roque Montoya Jarrito. La compañía de Ana Mercedes y Antonio el Español, para su gira por las Juventudes Italianas. Antoñita la Singla, para sus giras por la Costa Brava y Alemania. Y es el guitarrista quien orienta a la Singla para que baile, además de con pantalón, con vestido y bata de cola. También trabaja con la pareja de baile Susana y José para su ballet La Celestina, donde conoce al director Ernest Von Karajan en Alemania.

 

 

Andrés Batista. Foto: Archivo Andrés Batista

 

 

Pero sería tras la gira con Queti Clavijo cuando le proponen tocar en una gala junto a Carmen Amaya. Tras el éxito inicia otra gira con la bailaora por Estados Unidos y Sudamérica, en la que conoce a actores como Glend Ford o Rita Haiworth, al guitarrista clásico Andrés Segovia, el guitarrista flamenco Sabicas o el violonchelista Pablo Casals. Sin olvidar la magnífica amistad con Esteban de Sanlúcar. Y tras la gira aparece junto a Carmen Amaya en la película Los Tarantos.

 

En 1970 inicia una gira de conciertos por Japón, junto a su maestro Antonio Francisco Serra. El propio Andrés cuenta como anécdota que el maestro Serra, en el avión, realiza una adaptación de una canción tradicional japonesa para dos guitarras. Su interpretación fue un éxito. Ambos guitarristas ofrecieron durante esta gira una serie de conciertos con una parte de guitarra clásica, otra de guitarra flamenca y varias obras a dúo. Incluso llegaron a grabar un disco con canciones japonesas a dos guitarras que obtuvo el premio al mejor disco de música popular japonesa.

 

 

«La obra discográfica y didáctica de Andrés Batista debería estar en mejor reconocimiento por toda una vida dedicada a la guitarra flamenca. Sus métodos son estudiados por todo el mundo y puede ser de las obras didácticas más completas de la sonanta»

 

 

Ese año vuelve a trabajar con Ana Mercedes y Antonio el Español en el Teatro de la Moneda de Bruselas. Tiempo después, se casa con Ana Mercedes, excelente bailaora y pareja de baile anterior de Manolo Vargas o Rafael de Cordoba. El matrimonio se traslada a Madrid aconsejado por los flamencólogos José Blas Vega y Manolo Ríos. Y Andrés inicia la didáctica de la guitarra orientado por el constructor de guitarras Faustino Conde. Entonces comienza una brillante carrera como pedagogo, además de la grabación de sus trabajos entre 1965 y 1977. Esta obra didáctica consta de catorce publicaciones entre métodos, apuntes, cuadernos y libros históricos y explicativos. Asimismo, cuenta con los prólogos y las felicitaciones de los maestros Joaquín Rodrigo, Moreno Torroba o Francisco Vallecillo, director del Departamento de Flamenco de la Junta de Andalucía. Para mí, una obra completísima, digna de análisis y que todo guitarrista debería estudiar para la mejora de la técnica y el conocimiento musical flamenco.

 

 

Andrés Batista y Antonio Francisco Serra. Foto: Archivo Andrés Batista

 

 

Entre sus obras discográficas quiero destacar una Suite Flamenca en Re menor del disco Guitarra Flamenca de 1966. Está compuesta por cuatro movimientos: tientos, alegrías, seguiriyas y bulerías. En ella se atisba un alarde de técnica, musicalidad y flamencura. Se percibe una fusión perfecta entre formas clásicas y el más puro toque flamenco. Un disco grabado con orquesta sinfónica que resulta una delicia musical y flamenca para el oído. Y me llama la atención un tema por serranas, Improvisaciones Flamencas, junto al pianista alemán Armin Jansen. Incluso graba sus estudios y alguna danza de estilo clásico. Esto además de soleares, tarantos, bulerías, farrucas, y un amplio repertorio flamenco no solo de guitarra solista, sino realizando dúos, tríos, cuartetos y quintetos.

 

Andrés recibe el Premio Nacional de Guitarra de la Cátedra de Flamencología de Jerez en junio de 1974. En noviembre de 1977, el Ministerio de Educación le emite una dispensa para poder impartir la enseñanza de la guitarra flamenca en centros públicos y privados. Es el primer guitarrista flamenco habilitado para la enseñanza. En 1979 ofrece un concierto en el Carnegie Hall de New York, de notoriedad exitosa y aplaudido por la crítica. Al igual en el Teatro de la Villa de Madrid con motivo del homenaje al compositor Fernando Sor. Y además de participar en conciertos en Argentina, Suiza o Italia, imparte cursos como actividad paralela.

 

Expone a cinco de sus alumnos en una serie de conciertos durante los años ochenta. Este grupo, denominado Quinteto Andrés Batista, ofrece recitales por diferentes enclaves y conservatorios españoles. Incluso su música se publica en los libros Paisajes y Trilogía y Resonancias del Sur. Andrés a su vez publica los libros El flamenco y su vibrante mundo, Maestros y estilos y Arte Flamenco. Mantiene su fascinación por maestros como Ramón Montoya, Esteban de Sanlúcar, Mario Escudero o Pepe Motos. Al igual que su admiración hacia su amigo y discípulo Javier Conde.

 

Andrés Batista es un guitarrista completo, como avalan tanto su obra discográfica como didáctica. Su educación es exquisita y su capacidad de transmisión va más allá de impartir una simple lección. En él se fusiona la técnica en beneficio de la expresión flamenca, desde el conocimiento teórico y práctico en la ejecución guitarrística. Como persona, siempre a disposición, cercano y amable. De hecho, en la entrevista me confiesa como anécdota aquella primera vez que fue a la Feria de Abril de Sevilla. Acude junto a Farruco, Chocolate y Fosforito. Y allí los cuatro coinciden con Lola Flores, Pastora Imperio y Antonio Mairena. Entre sus recuerdos hay un carrusel de fotos dedicadas a su persona: Camarón, Mario Maya, Fosforito, Ramón Montoya, Paco de Lucía, Antonio Gades, Andrés Segovia, Joaquín Rodrigo, Vicente Escudero, etcétera. Recuerdos eternos y memorables de su compañera de vida, Ana Mercedes. Y una extraordinaria colección de guitarras, Faustino Conde o Manuel Contreras entre ellas, aunque recuerda con cariño su primera guitarra de cincuenta pesetas, y la siguiente, una guitarra de estudio de quinientas pesetas. Además de los mencionados anteriormente, cuenta entre sus premios con la Medalla de Honor del Festival Mundial de Folclore de Italia, Disco de Oro de Radio Madrid o Primer premio al mejor intérprete del Concurso Internacional de la televisión alemana.

 

Amigo de sus amigos. Me lo hace saber su discípulo y extraordinario guitarrista Javier Conde, que conoce toda la obra de Andrés Batista. Me comenta que primero aprendió de su padre, discípulo de Andrés, y luego lo perfeccionó todo con el maestro. Piensa, al igual que yo, que su obra discográfica y didáctica debería estar en mejor reconocimiento por toda una vida dedicada a la guitarra flamenca. Sus métodos son estudiados por todo el mundo y puede ser de las obras didácticas más completas de la sonanta. Más allá de un gran profesional y admirador de su maestro, Javier es una excelente persona.

 

Imagen superior: Andrés Batista y Sabicas. Foto: Archivo Andrés Batista

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Israel Torres Toscano

 

 

Andrés Batista, con su esposa Ana Mercedes. Foto: Archivo Andrés Batista

 

 

Notificación a Andrés Batista del Premio Nacional de Guitarra de la Cátedra de Flamencología de Jerez. Foto: Archivo Andrés Batista

 

Nombramiento de Andrés Batista como profesor de guitarra flamenca por parte del Ministerio de Cultura. Foto: Archivo Andrés Batista

 

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X