Home / Internacional  / Adiós a Chick Corea, una leyenda del jazz que flirteó con el arte jondo

Adiós a Chick Corea, una leyenda del jazz que flirteó con el arte jondo

Chick Corea, portentoso pianista de jazz, fallece a los 79 años a causa de un cáncer fulminante. Se despide una leyenda que también quiso dejar su impronta en el mundo flamenco.

Rara vez se está preparado para recibir una mala noticia y menos aún para escribirla. El 9 de febrero se paró el corazón de Armando Anthony Corea, más conocido como Chick Corea. Un virtuoso del jazz, que deslumbró al mundo con su piano. El 11 de febrero se anunció su fallecimiento en su página oficial en Facebook. El firmamento de la música tiene otra estrella con la que brillar.

«Quiero agradecer a todos aquellos que a lo largo de mi trayectoria han ayudado a que brille el fuego de la música. Tengo la esperanza de que aquellos que sientan la necesidad de tocar, escribir, actuar o cualquier otra posibilidad, lo hagan. Si no es por usted, hágalo por los demás. No es solo que el mundo necesite más artistas, también es muy divertido. Y a mis increíbles amigos músicos, que han sido como una familia para mí desde que los conozco: ha sido una bendición y un honor aprender y tocar con todos ustedes. Mi misión siempre ha sido llevar la alegría de crear a cualquier lugar que pudiera, y haberlo hecho con todos los artistas que tanto admiro. Esta ha sido la riqueza de mi vida», reza el comunicado oficial en las redes sociales del artista.

Chick Corea ha ganado veintitrés premios Grammy y formó parte de la mítica banda de Miles Davis. Empezó a tocar el piano con solo cuatro añitos y ya en su juventud se formó como un reputado instrumentista de jazz. Como tantos otros músicos de leyenda, Corea no quiso dejar de lado al flamenco y bebió de la fuente del arte jondo dejando colaboraciones para la historia, como la que hizo junto al gran Paco de Lucía.

 

«Mi misión siempre ha sido llevar la alegría de crear a cualquier lugar que pudiera, y haberlo hecho con todos los artistas que tanto admiro. Esta ha sido la riqueza de mi vida»

 

«Chick Corea tenía pellizco, un torniscón flamenco que te transportaba. Cuando lo escuchaba tocar el piano se me venían a la cabeza los pianistas flamencos a los que he podido conocer, como fueron García Matos, Arturo Pavón y Pepe Romero», cita nuestro compañero Manuel Bohórquez en La Tostá de El Correo de Andalucía.

En 1976 se produjo el primer acercamiento de Chick a la música latina con el álbum My Spanish Heart. No obstante, hablamos de una música latina centrada en la que se podía escuchar en algunos clubes neoyorkinos, alejada quizá de sonidos y ritmos más profundos como el flamenco. Fue Al Di Meola, su amigo y compañero en la agrupación Return to Forever, el que llamó primero a Paco de Lucía para grabar la excepcional Mediterranean Sundance en el álbum Elegant Gypsi, solo unos meses después del Spanish Heart de Corea. Ahí comenzó la devoción del pianista por el maestro de la guitarra.

 

 

A partir de ahí surgieron numerosas colaboraciones entre ambos. En el verano de 2019, Chick Corea regresó al flamenco para editar Antidote con The Spanish Heart Band, una agrupación de ocho músicos inspirada en el jazz y los ritmos latinos como el flamenco. Participaron músicos como Niño Josele, el bailaor Niño de los Reyes o el maestro Jorge Pardo, con raíz flamenca, Luisito Quintero, Carlitos del Puerto y Rubén Blades, por la vertiente más latina, y Marcus Gilmore y Steve Davis junto a Corea aportando el jazz más contemporáneo.

Un trabajo que sacaba a la luz el espíritu de Paco de Lucía gracias a la guitarra flamenca de Josele o a la presencia de Jorge Pardo, reinterpretando The Yellows Nimbus, pieza grabada en 1982 por Corea y Paco de Lucía, y la clásica Zyryab, del guitarrista flamenco junto a Chick.

 

«No es que Chick Corea te ponga la carne de gallina, por su duende: es que te parte el espinazo. Me lo imaginé llegando anoche al retiro celeste de Paco de Lucía, y al genio de Algeciras diciéndole: Creía que no ibas a venir nunca. La de pellizcos que se darían» (Manuel Bohórquez)

 

«El movimiento de Paco deja un agujero enorme en la vida musical de este mundo que sus amigos que han sido inspirados por él deben llenar con más creatividad. Paco me inspiró en la construcción de mi propio mundo musical tanto como Miles Davis, John Coltrane, Bartok y Mozart. Dedicaré todo mi creación musical de este año de 2014 a Paco y el gran legado de la música inspirado que nos ha dejado», citó el propio Corea tras el fallecimiento de Paco de Lucía.

Ahora ambas estrellas de la música podrán escucharse el uno al otro allá donde estén y de ambos quedará su legado a base de grandes temas e inolvidables álbumes.

«Anoche me encerré en mi despacho con la luz apagada, escuchando a Chick Corea, y les confieso que rompí a llorar porque no es que te ponga la carne de gallina, por su duende: es que te parte el espinazo. Me lo imaginé llegando anoche al retiro celeste de Paco de Lucía, y al genio de Algeciras, diciéndole: “Creía que no ibas a venir nunca”. La de pellizcos que se darían», cierra Bohórquez en su despedida publicada en El Correo.

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO.Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X