Home / NEWS Opinión  / La flauta no suena por casualidad

La flauta no suena por casualidad

El flautista jerezano Juan Parrilla presenta su nuevo trabajo, 'Toca flamenco'. Un total de 32 composiciones, entre los que figuran alegrías, bulerías, seguiriyas, tanguillos, soleares, tangos, guajiras, colombianas y fandangos de Huelva.

Traigo a la memoria una reflexión que, allá por 1985, mantuve con mi buen amigo y maestro Manuel Soto, Sordera de Jerez, acerca del espíritu pasivo del artista flamenco en Jerez de la Frontera. De testigo, el añorado Moraíto Chico, practicando el sabio arte de escuchar. Fue en la Peña Flamenca La Pajarona, en la localidad cordobesa de Bujalance, y ambos manteníamos la tesis, retomadas en muchas otras conversaciones, de que si la labor artística aspira a una mayor calidad y ser más creativa aún y eficaz, tiene forzosamente que abandonar la monotonía.

 

No hay nada más terrible que caer en la uniformidad, o, todavía peor, no ser capaz de ver nada más que la invariabilidad en lo que hacemos. Para mejorar cada día, hay que abrazarse al hecho flamenco como tu primera vez, apasionarte por cada paso que das. Y si para eso es necesario tomar la iniciativa, querer de verdad hacerlo y, lo más importante, hacerlo, es imprescindible mejorar el destino pero no viendo la vida pasar, sino considerando que para aprender a ser, la formación y la información son los pilares esenciales de la sociedad del conocimiento.

 

Treinta y siete años después, mantengo el mismo coloquio con el también jerezano Juan Parrilla, flamenco que toca la flauta –que no es lo mismo que flautista que toca flamenco– y uno de nuestros músicos mejor valorados, pues después de estimular nuestras emociones en el escenario y demostrar en su Método Flamenco para Instrumentos Melódicos (Flamencolive, 2019) que todos los instrumentos pueden sonar y tocar flamenco –la cuestión es entenderlo, dixit Parrilla–, ahora nos sorprende en el mismo sello editorial con Toca Flamenco, donde el flautista nos facilita dos volúmenes de autoayuda no para vivir de los recuerdos, sino para construir nuestras propias vivencias desde la imaginación.

 

 

«No hay nada más terrible que caer en la uniformidad. Para mejorar cada día, hay que abrazarse al hecho flamenco como tu primera vez, apasionarte por cada paso que das»

 

 

Juan Parrilla lo tiene claro. La música del género ha sido compuesta por cantaores y guitarristas, pero para abordarla con un instrumento melódico “hemos tenido que adaptar nuestros instrumento a sus composiciones”. Enteramente. Como que nada es creíble hasta que se experimenta. Así se explica que la experiencia sea la suma de nuestros desencantos. Como el que padeció Juan, que desde que empezó a tocar flamenco “nunca me encontré con piezas escritas especialmente para instrumentos melódicos”.

 

Nuestro protagonista tuvo primero que “aprender los cantes o las falsetas (variaciones) de guitarra, y después adaptarlas a mi instrumento”. Pero no bastaba con enfrentarse a ese problema. El instrumentista tenía por delante otra dificultad. Había que superar la ausencia de las piezas: “No había material adecuado para aprender progresivamente”.

 

Esto explica que Parrilla se embarcara en adaptar las composiciones para adecuarlas a los instrumentos melódicos, y, lo que no es menor en importancia, ponerlas de manera escalonada al servicio de todos aquellos que, desde la óptica edificante, se encuentran en fase formativa.

 

Así se revela Toca Flamenco, un total de 32 composiciones para l os estilos que se proponen, entre los que figuran, en el primer volumen, alegrías, bulerías, seguiriyas y tanguillos, quedando para el segundo los referidos a la soleá, tangos, guajira, colombianas y fandangos de Huelva, con el añadido de que cada una de estas piezas se ofrecen escoltadas con tres audios diferentes, dado que uno está tocado por el propio Juan Parrilla, otro con acompañamiento de la guitarra de Mario Montoya, y un tercero sólo con flauta y claqueta para llegar a la comprensión del tempo musical.

 

 

«Con esta obra Juan Parrilla acaba con la rutina. El músico del futuro crea e imagina su trabajo, pero son las herramientas a su alcance las que le permite plasmarlo. No se va a detener en las minucias y lo irrelevante, pero sí en los pequeños detalles y en lo esencial»

 

 

Hay que señalar, al respecto, que todas las partituras se dan en las diferentes claves que utilizan la mayoría de los instrumentos melódicos, esto es, clave de Sol y Fa, transposiciones para instrumentos en Si Bemol y transposiciones para instrumentos en Mi Bemol. Y por lo que hace a los audios de cada tomo, están a disposición de los lectores en formato “streaming” y sin necesidad de ningún reproductor ni software de audio adicional. Basta con acceder a la plataforma de flamencolive, que es la que nos proporciona los medios para escucharlos en cualquier dispositivo, desde el ordenador al smart TV, pasando obviamente por el teléfono móvil o la tablet.

 

En ese marco, y cuando se cumplen 45 años de la introducción en firme de la flauta en el flamenco, concretamente gracias al maestro Jorge Pardo en el disco Paco de Lucía interpreta a Manuel de Falla (1978), o cuando no ha transcurrido ni un año de que la flautista canadiense Lara Wong (Vancouver, 1990) lograra en La Unión el Filón al mejor instrumentista, esta publicación corrobora que en este primer tercio del siglo XXI, la pedagogía es la base de la sociedad flamenca.

 

 

 

 

Si queremos que los alumnos de viento desarrollen un conocimiento didáctico, han de adaptar sus habilidades y destrezas a los requerimientos del instrumento. Y si a esto le agregamos la introducción de nuevas tecnologías, nos encontramos con que el proceso de aprendizaje se hace cada vez más complejo para las mentes decimonónicas, pero también cada vez más atrayente para las del siglo XXI.

 

Ahí radica el interés de esta obra, que nos muestra la relevancia de los métodos y técnicas interpretativas de una enseñanza adecuada en la educación musical. Metodología que atiende a la expresión y la apreciación artística, y que dejará que entre en las mentes de los oidores los datos más escogidos, lo que unido a la partitura de cada composición, generará en el alumnado la sensibilidad necesaria para la iniciativa de la imaginación, la creatividad y, por ende, la espontaneidad.

 

 

«No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria, decía Rubén Darío. Fíjate una gran meta, decimos nosotros, pero vete hacia ella con pequeños objetivos reales que puedas cumplir, porque, como dijo Paco de Lucía, “no son los instrumentos, sino quien los toca”»

 

 

Con esta obra Juan Parrilla acaba con la rutina. El músico del futuro crea e imagina su trabajo, pero son las herramientas a su alcance las que le permite plasmarlo. No se va a detener en las minucias y lo irrelevante, pero sí en los pequeños detalles y en lo esencial, referencias que son la mejor medicina para luchar contra la monotonía y la costumbre de hacer las cosas por la mera práctica.

 

No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria, decía Rubén Darío. Fíjate una gran meta, decimos nosotros, pero vete hacia ella con pequeños objetivos reales que puedas cumplir, porque, como dijo Paco de Lucía, “no son los instrumentos, sino quien los toca”, de lo que se infiere que sean muchos los jóvenes músicos que naufragan porque se ponen metas inalcanzables que suponen muchísimo trabajo, muchísima creatividad o cambios muy drásticos.

 

Y ahí es donde Toca Flamenco marca la diferencia, frenando la apatía desde la fructífera experiencia de Juan Parrilla, con los recursos disponibles que mejoran el flujo del trabajo, y no permitiendo que la flauta suene por casualidad, sino por haber dejado que entre en la mente del músico más que la información más selecta.

 

Imagen superior: Foto de FJ Crespo

 

 

→  Ver aquí todos los artículos de opinión de Manuel Martín Martín en Expoflamenco

 

 

 

Comparte este artículo

De Écija, Sevilla. Escritor para el que la verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio. Entre otros, primer Premio Nacional de Periodismo a la Crítica Flamenca, por lo que me da igual que me linchen si a cambio garantizo mi libertad.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X