Home / Opinión  / La discografía y la lírica del cante de Miguel Vargas

La discografía y la lírica del cante de Miguel Vargas

A Miguel Vargas, en el 25º aniversario de su fallecimiento. Un profesional íntegro a carta cabal. Un hombre transparente, Un artista noble e íntegro, que cantaba lo que sentía sin artificios.

En 2022 se cumplen veinticinco años del fallecimiento del cantaor Miguel Vargas (1942-1997), nacido en La Puebla de Cazalla (Sevilla), aunque su vida ha transcurrido en Paradas, pues su familia se trasladó allí cuando él tenía unos tres años. De hecho, a Miguel le preguntó Manolo Bohórquez en una entrevista para El Correo de Andalucía (19-2-1985) qué le gustaría que dijeran de él dentro de cien años. El cantaor respondió: “Algo muy sencillo: que en Paradas había un gachó, que nació en La Puebla, que hacía muy bien los cantes, los puros. Y que fue mu honrao”. Exacto y hermoso epitafio y resumen de su vida y su significación.

 

Nos cabe la enorme satisfacción de publicado un libro sobre el cantaor, El cante por derecho (Semblanza del cantaor Miguel Vargas, 1942- 1997), con prólogo de Emilio Jiménez Díaz y colaboraciones de Máximo López Jiménez y Antonio Bascón Torres, editado por el Ayuntamiento de Paradas (Sevilla) en el año 2010.

           

Siempre decimos que Miguel es un cantaor grande pero que, al no ser de masas, es necesario no dejar de publicar y recordar algo sobre él en los medios que estén a nuestro alcance: prensa, TV, radio, Facebook, Twiter, etc. Miguel Vargas era y es, por su cante por derecho, un cantaor clásico. Respetó los cánones, la tradición, haciéndolos suyos, pero cantando con personalidad. Su voz y su tonalidad eran auténticas, naturales, como lo que era él mismo: un hombre transparente, un artista noble e íntegro, que cantaba lo que sentía sin artificios.

           

De su valía artística, ahí está, como afortunada herencia, la discografía, las grabaciones en directo. Y su carrera de unos treinta años en madurez y ascensión continuas, llena de actuaciones importantes, de grabaciones, de premios, de homenajes: premios (premio por seguiriyas del Concurso de Mairena del Alcor en 1968 y premio en Archidona (Málaga), Yunque de Oro de la Tertulia Flamenca de Ceuta, Trofeo Zapata de Melilla; varios discos LP, single, casete o CD; cantó en muchos lugares del mundo -Francia, Inglaterra, Portugal, Holanda, Sudáfrica…-; saboreó el éxito en los Teatros Olimpia de París, Teatro de la Villa de Madrid, o Lope de Vega de Sevilla (inolvidable esa seguiriya que cantó con Perico del Lunar en la Bienal de 1980), entre otros; en el Tablao Zambra de Madrid, donde ocupó el puesto dejado vacante por Enrique Morente, convivió con Rosa Durán, Pepe El Culata, El Sordera, Pericón de Cádiz o Perico del Lunar y recibió el magisterio de artistas como Juan Varea y Rafael Romero; ha cantado en la Gala de UNICEF, y ha pisado firme el escenario de numerosos centros culturales, universitarios y peñísticos, así como de importantes festivales de verano, en los que era muy apreciado por su cante por derecho. Y lo más importante: homenajes en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona)  -donde existe la Peña Cultural Andaluza “Miguel Vargas”-, Morón, en Arahal, en Palma del Río, en La Puebla de Cazalla, en Hinojos, en Mairena del Alcor o en Paradas. Merecidos frutos para quien ofreció tanta hombría de bien y tanta calidad y coherencia cantaoras y profesionalidad ofreció.   

 

 

«En Paradas había un gachó que nació en La Puebla, que hacía muy bien los cantes, los puros. Y que fue mu honrao» (Miguel Vargas)

  

 

Miguel ha tenido muy buenos maestros. Su escuela es, básicamente,  la de Antonio Mairena, pero aprendió mucho, en su estancia en Madrid, de otros como Rafael Romero, Juan Varea, etc. Mairena le guía en la ejecución de los estilos llamados básicos -soleares, seguiriyas, tonás, martinetes, por extensión tientos- en los que Miguel destacaba. Pero no se detuvo en un mairenismo excluyente y restringido, pues la gama de estilos que canta es abundante, es un cantaor largo (al menos veinticinco palos diferentes grabados). Son los siguientes: soleá (5 veces), tientos (3), seguiriya (6), martinetes y debla (3), rondeña (1), taranta (2), garrotín (1), cantes abandolaos (1), peteneras (2), malagueñas, con verdial en su caso (3), cartagenera (2), jabera (1), toná y liviana (1), bamberas (1), campanilleros (1), caña (1) , polo (1), bulerías por soleá (1), tarantos (2), serrana (2), fandangos diversos (3), tangos de Málaga (1), mirabrás (1), guajira (1) y marianas (1). En proyecto quedó un disco con letras de Moreno Galván donde además iba a añadir a su lista de palos los caracoles, las granaínas y las saetas (más los repetidos tientos, seguiriyas, peteneras y soleares). Hay una muestra de granaína en la grabación de otro artista, pero en disco de él no (también la muerte lo impidió). Y quería grabar una farruca, con letra nuestra, que nos pidió, pero la muerte lo impidió. Todo señal de un cantaor largo y preocupado por hacer nuevos cantes en su repertorio de grabaciones en vida.

 

Si es un maestro de los estilos básicos, amén de gran intérprete de malagueñas o tarantos por ejemplo, otro de sus méritos es el de recuperador y dignificador de muchos estilos en desuso, olvidados o desprestigiados, tales como rondeñas, peteneras, cañas, marianas, garrotines, serranas, livianas, bamberas o campanilleros. A los llamados un poco despectivamente “aflamencados o folclóricos”, a los que Molina y Mairena le dedican tan poco espacio en Mundo y formas del cante flamenco les infundió jondura y perfección definitivas y contribuyó a su difusión, como otros de la escuela mairenista.

 

Nos centraremos en su discografía, aportando todas letras de los cantes que grabó en vida. La discografía de Miguel Vargas comprende un total de 138 cantes registrados en un single, cinco LP’s y una grabación de varios artistas. Su estudio pormenorizado es de vital importancia ya que nos permite ahondar un poco más en la idea cantaora del artista, sus tendencias y estilos, así como el conocimiento de sus principales fuentes de inspiración.

 

Resulta curioso cómo Miguel, a quien siempre se le catalogó como un cantaor adscrito únicamente a los palos básicos (entiéndase toná, seguiriya, soleá…), dominó -y con bastante soltura por cierto- un amplio repertorio al que escapan pocos cantes. Y menos aún si incluimos aquellos que solía interpretar en reuniones y que no llegó a grabar, tales como alegrías, cuplés, romances, saetas, zambra, farruca… Y con una particularidad: que acometía cualquier estilo por liviano que fuese con la misma solemnidad y entrega con que lo hacía con la soleá y la seguiriya. Y ahí está la razón para ser considerado por todos como un profesional íntegro a carta cabal.

 

DISCOGRAFÍA

– 1969. “Miguel Vargas”, single, RCA, 45 rpm. Guitarra: Melchor de Marchena. Letras: Francisco Moreno Galván.

– 1971. “Miguel Vargas”, Moviplay, 33 rpm. Guitarra: Melchor de Marchena. Letras: Francisco Moreno Galván. Reeditado por Cultura Jonda, 1997.

– 1972. “Cantes de Miguel Vargas”, RCA, 33 rpm. Guitarra: Manolo Brenes. Letras: Francisco Moreno Galván.

– 1982. “Haciendo camino”, Discophon, 33 rpm. Guitarra: José L. Postigo. Letras: Francisco Moreno Galván.

– 1985. “Cantes de Miguel Vargas”, Fonodis, 33 rpm. Guitarras: José L. Postigo y  Manolo Franco. Letras: Francisco Moreno Galván.

– 1990, 1996. “Al aire mis ilusiones”, Senador, 33 rpm. Guitarras: Manolo Franco y José L. Postigo. Letras: José L. Rodríguez Ojeda.

A partir de su fallecimiento el 26 de junio de 1997 aparecen diversas reediciones y una colección de cedés de cantes en directo:

– 1997. “Miguel Vargas. Un morisco en Paradas”, Cultura Jonda, Fonomusic, núm. 11, 1997, a cargo de José Manuel Gamboa. Es reedición del disco “Miguel Vargas”, de 1971, más algún añadido como la zambra morisca de Melchor de Marchena, la taranta “A Almería” con éste y su hijo Enrique, así como las tonás y martinetes que Miguel Vargas cantó en el homenaje a Moreno Galván en Paradas el 28 de marzo de 1992.

– 2002. “Cantes de Miguel Vargas-Haciendo camino”, reedición en CD, edición no venal, Fonotrón-Effen Records. Folleto de José Cenizo Jiménez.

– 2002. “Miguel Vargas”, reedición en CD de la grabación de 1985. Contiene mirabrás, soleá, serrana, cartagenera, fandangos, fandangos de Lucena, seguiriyas, garrotín, martinete, campanilleros. Todas las letras son de Francisco Moreno Galván. Folleto de Pablo Parrilla González y Antonio Bascón Torres. 

– 2007: “Miguel Vargas en el recuerdo 1997-2007”, tres cedés con cantes en directo, inéditos, de los años 1977 a 1996, edición de Pasarela por encargo de la Federación Provincial de Sevilla de Entidades Flamencas.

 

 

ANTOLOGÍA DE LETRAS GRABADAS POR MIGUEL VARGAS

 

1969. “Miguel Vargas”, single, RCA Víctor 3-21089, 45 rpm. Guitarra: Melchor de Marchena. Letras: Francisco Moreno Galván.

 

Soleares (Lo que dices no me importa)

Lo que dices no me importa,

ni me viene ni me va;

si hay quien se salta de noche

la tapia de tu corral.

                                                …

Un día de estos te pillo

y vamos jacé los dos

encajitos de bolillos.

                                                …

Salimos por la cañá,

y andando, andando llegamos

a la verea reá.

 

Tientos (Desde el Calvario a Pará)

Me jaces pasá las ducas,

tú tienes muy mala briega;

la camisa de mi cuerpo

al pellejo no me llega.

                                                …

Alto, moreno y buen mozo,

sobrino de Diego Jambre,

hermano de Pedro Pozo.

                                                …

Me mandaste a llamá

y fue una pura agonía

desde el Calvario a Pará.

 

Seguiriya (Si me pusieran)

Si me pusieran, mare,

a la  lú del día

se clarearan como en los cristales

las penitas mías.

                                                …

La luna no tiene

na que ve conmigo,

que crece y mengua najando por cielo,

yo siempre en mi sitio.

 

Martinetes (A puro golpe y fuego)

En mi corazón cabía

lo que no cabe en la mar,

que tengo yo las entrañas

abiertas de par en par.

                                                …

A puro golpe y a fuego

remacha el jierro en el jierro,

así tengo yo remachao

la voluntá que te tengo.

 

 

 

– 1971. “Miguel Vargas”, Moviplay, S 21405, 33 rpm. Guitarra: Melchor de Marchena. Letras: Francisco Moreno Galván. Reeditado por Cultura Jonda, 1997.

 

Seguiriyas (A ciegas vendría)

La llamé y no vino,

qué le pasaría,

si se enterara lo que a mí me pasa

a ciegas vendría.

                                                …

Ando en tierra ajena

sin caló ni apego;      

de la memoria no se me quitaban mis niños

siquiera un momento.

                                                …

Yo no dicaba

el bien que tenía,

yo he visto ahora cuando no te tengo,

lo que tú valías.

                                                …

¡Qué güeña!

Dios mío, qué güeña es mi mare,

que tan solamente anían en ella

las penas y los males.

 

Peteneras (Prendía de mi sentío)

Si el sol se viniera abajo

y la tierra se jundiera

no sería mayor desgracia

que no tenerte a mi vera.

                                                …

Yo no sabía el porqué

ni del cuándo de mi suerte,

si voy por la mar a solas,

los aires y las corrientes

siempre me vienen en contra.

                                                …

Está de día y de noche

prendía de mi sentí,   

siempre tú en mi pensamiento

que bien pudiera decí

que al lao mío yo te tengo.

 

Tientos (Son males de muerte)

Aquél que sube de golpe

no le quean las manos limpias;

no crece un río de pronto

si no es con agüitas turbias.

                                                …

Fuera bien o fuera mal

como jice lo que yo debía

no me vengas a criticá.

                                                …

Te quejas si no me tienes,

cuando estoy no quieres verme,

en vía tú no me has querío

y me vas a llorá en muerte.

                                                …

No sé por lo que sería:

dos horitas largas estuvo allí

no dijo esta boca es mía.

                                                …

Los males míos son muchos y de muerte,

son muy grandes mis dolores

que no mejoran ni se m´aliviaban

ni con meicos ni doctores.

                                                …

Con juramento me daba

y era falsa como Judas

y aluego me lo quitaba.

 

Malagueñas (Esas intenciones tuyas)

Esas intenciones tuyas

son de la masa la sangre,

igualito que la espina

hiriendo desde que nace;

remediarlo no podría.

                                                …

Este encuentro tuyo y mío

que las de perdé yo llevo,

tú cada vez te creces más,

y por día va a menos

mi fuerza y mi voluntá.

 

Cartagenera (No me olvíes nunca, serrana)

Lo que soy y lo que yo he sío

no olvíes nunca, serrana,

pero un día de estos, cualquiera,

prefiero verme podrío

antes de volver a tu vera.

 

Polo (Tengo pasao tanta pena)

No te des tan malos ratos,

que a fuerza de sinsabores

tú misma te estás matando.

                                                …

Tengo pasao tanta pena

que hasta mis güesos han calao,

es que aguanto yo tormentos

que a otros hubieran matao.

                                                …

Con reito pagué yo

lo que viniste a darme,

mi queré no pues pagarlo

porque esa deuda es muy grande.

 

1972. “Cantes de Miguel Vargas”, RCA Víctor, SCL 1-2227, 33 rpm. Guitarra: Manolo Brenes. Letras: Francisco Moreno Galván.

 

Jabera (Dejarme opinar también) 

Que mi palabra es sonora,

dejarme opiná también,

no soy mudo por ser pobre,

y sabremos quién es quién,

que hablando se entiende un hombre.

                                                            …

Esto anda mal repartío,

la cosa está de llorá,

hay quien se múa a diario

y yo con ropa prestá

que paresco un treviliario.

 

Bulerías por soleá (A qué vienes a pedirme)

A qué vienes a pedirme,

si pa no tené no tengo

ni sitio donde morirme.

                                                …       

Serrana, no te envanezcas,

que cuando tú vas a sembrá

yo traigo ya mi cosecha.

                                                …

Una gotita de agua

no abre joyo ni en la arena

y una gotera continua

abre agujero en la piedra.

                                                …

Tú y yo nos llevamos poco,

no hay por qué tené cuidao,

que un lobo no muerde a otro.

 

Tarantos (Como acero se volvió) 

Aquel que sufre por dentro,

por grande que fuera el daño,

como acero se volvió

que aguantando con reaños

se endurece el corazón.

                                                …

Ya sabe usté quién yo soy,

no me mire de reojo;

yo doy la mano de amigo,

si no quiere la recojo                         

y tenga usté cuidao conmigo.

 

Serrana (Candelita que hice)     

Yo t`abierto la puerta

de par en par,

te quedaste afuera

por voluntá.

                                                …

Yo no sé si fue mi culpa,

quizá la tenga,

por haberte hecho caso,

mala ralea;

                                                …

mira si es mala

que contra más te entregas

más te avasalla.

                                                …

Candelita que hice

de leña verde,

contra más aire, llamita no levanta

y el jumo crece.

 

Fandango (Ando buscando quien tenga)      

Ando buscando quien tenga

el secreto que me dé

la forma de conseguí

el queré de esta mujé

que me tiene sin viví.

                                                …

Una detrás de la otra

tú me la vienes jaciendo,

cualquier día, ten en cuenta,

que te la estoy reuniendo

y me las pagarás con renta.

 

Soleá de la Serneta (Mira que yo no me creo)     

Mira que yo no me creo

ná de lo que tú publicas,

preicá y repartí trigo

son dos cositas distintas.

                                                …

Qué malino era mi mal,

de pronto me eché a morí

sin sentí la enfermeá.

                                                …

Tú te haces de rogá,

que se te logre tu gusto,

no te quiera ve enojá.

                                                …

Que fue tu mayor condena,

viví con tan gran salú

que vino de muerte ajena.

 

Seguiriya (Qué dobles son esos) 

Qué dobles son esos

que hasta aquí me llegan,

son tristes dobles, como son las sombras

de mis dobles penas.

                                                …

Qué negra está la noche,

oculta la luna,

y no me borra, siendo tan oscura

penitas ninguna.

                                                …

De golpe me vienen

ganas de gritar

mirando al cielo, porque de la tierra

yo no espero na.

 

Martinete y Debla (Tan sometío me tenían) 

To viene a chocá conmigo,

tanto que ya no lo siento,

que si son grandes los golpes

más duro tengo yo el pecho.

                                                …

Tan sometío me tenían

que hasta el aire me faltaba,

pero yo he nacío libre

y mis pensamientos volaban.

 

1982. “Haciendo camino”, Discophon, B11449, 33 rpm. Guitarra: José L. Postigo. Letras: Francisco Moreno Galván.

 

Rondeña

(La quiero porque la quiero)

De la historia del queré

tú quieres borra el libro,

pero yo no m`atermino

echá un borrón al papé

que tú y yo habíamos escrito.

                                                …

Me volvías a olviá,    

soñé que tú me querías,

y una vez que te tenía

el sueño volvió a acabá

o está durmiendo toavía.

                                                …

Déjame, buen marinero,

de subí al palo mayor,

pa pone encima un letrero

que diga a la luz de sol:

“La quiero porque la quiero”.

 

Siguiriyas (Y verás mis penas)

Ábreme las mías entrañas de mi cuerpo

y verás mis penas,

que por tu culpa voy juntando las unas con las otras

como una caena.

                                                …

Doló que naciere

sabrá dónde estoy,

así las penas se vienen conmigo

y con ellas voy.

 

Malagueña (El castigo)

Por quererte en hora mala

a Dios le pío el castigo,

que la tierra que pisara,

yendo a encontrarme contigo,

que s`abriera y me tragara.

 

Tientos (La luz de mis noches)

Un tal cual será pa mí,

como la luz de mis noches,

la puerta del paraíso

echá limosnita por Dios pa un pobre.

                                                …

A un campanario subiera

pa verte un poquito más

cuando te vas de mi vera.

                                                …

Una semejanza

con las olas del mar,

qué valientes eran cuando vienen,

qué mansitas cuando se van.

                                                …

Aquí nadie es más que nadie

ni en vergüenza ni en tamaño,

que un hombre es igual que otro

mientras le queden reaños.

                                                …

Que cuenten y digan

infames calumnias,

que de mí murmuren                         

de puertas afuera,

me lo echo a las espaldas:

“Y agua va pa lo que suena”.

 

Soleares (Cosa propia me parece)

En cualquier cosa que jacía

me mostraba su queré,

que a la puerta s` asomaba

hasta verme a mí trasponé.

                                                …

Cosa que pasa a mi lao,

cosa propia me parece,

a uno le jierve la sangre

y otro de hielo la tiene.

                                                …

Lo que yo diera por verla

y sé que ella no jaría

alzá los ojos siquiera.

                       

Peteneras (Serás mi paraeña)

Antes que yo renegara

del queré por tu persona,

los moros de Berbería

renegarían de Mahoma.

Vente conmigo a Pará

y serás mi paraeña

de más casta y bien pl antá

que entró por aquellas puertas.

                                                …

Contigo me fuera yo

a los desiertos de arena,

a pasá, si hay que pasarlo,

juntos fatigas y penas.

 

Toná y liviana (Cuando te veo)

Yo no sé si es cariño

lo que te tengo

pero m`entran temblores

cuando te veo.

                                                …

Poca tierra precisa

mi limonero,

con poca letra escribo:

“Por ti me muero”.

                                                …

No jace falta…

Limonero y cariño

son cosas amargas.

                                                …

Llamas de candilejos

poniente luce,

del agua de mañana

son los barruntes.

                                                …

Y esta gitana

si se alegra, barrunta

llanto mañana.

 

Tangos de Málaga (Yo no soy menos ni más)

Dios me asista en la palabra

y en el eco de mi voz,

que lo que yo quiero largá,

se m`entenderá mejor

teniendo claro el cantá.

                                                …       

Estoy dispuesto a aguantá

lo que aguanto Tijereta,

muchos carros y carretas

y carreros además.

                                                …

Yo en el cumplí doy el pecho

siempre me tiran p’atrás,

yo no quiero pensá mal,

pero a mí me va y me viene

y no sé el origen que tiene

el mal trato que me dan.

                                                …

Por que allí donde otros vayan,

yo también quiero llegá,

yo no soy menos ni más;

pero me está pareciendo

que aquí hay quien cierra por dentro

pa que yo no puea entrá.

 

Taranta (Este sentí)

Vivimos si esto es viví

yendo del odio al queré,

y así con este sentí

llegaremos a sabé

lo que es morí sin morí.

 

Bamberas (Por San Pedro hará un año)

Vente de tu voluntá

porque te dé a ti la gana,

si luego hay dificultá

el queré toíto lo allana.

                                                …

Por San Pedro hará un año

que tú y yo fuimos a vernos,

si San Pedro hizo la gracia

qué gracioso fue San Pedro.

                                                …

Bendita sea la mare

que a este mundo te trajera,

bendito el día y la hora,

bendita sea la partera,

el sajumerio y la alcoba.

 

 

1985. “Cantes de Miguel Vargas”, Fonodis 46-223,  33 rpm. Guitarras: José L. Postigo y  Manolo Franco. Letras: Francisco Moreno Galván.

 

La sobria elegancia de Miguel Vargas

 

Mirabrás (Lo tengo como presente)

Lo tengo como presente

una mañana lluviosa,

trepé detrás de una liebre

la Cuesta de la Palmosa,

llegué estrozao,

y al animalito lo habían trincao.

                                                …

Y anda y aprieta el paso

que el más cansino viene volando,

no t`entretengas,

que tó aquel que se duerme

pierde la presa.

                                                …

Que una faena,

quiera o no quiera

la remato con media

lagartijera.

                                                …

Abre la puerta, Adelaida,

vengo como estrozao,

tus favores no me niegues

y alíviame mis pecaos.

                                                …

No se me olvía

la maldita mañana

cuando llovía,

y aquel que madrugara

la presa mía.  

                                                …

Cuando t` entriegas

a mi persona,

campanas me repican

tocando a gloria.

 

 

 

 

Soleares (Tengo una pena)

Tengo una pena, una pena

y un doló grande que a mí me mata,

pena que me da la vía

y la muerte si me faltara.

                                                …

Mira que estás dando lugá,

que jaga cuenta y cambie el rumbo

y que me vaya p`atrás.

                                                …

Que no volverías a verme

casi muerto te juré

y hoy vuelvo poquito a poco,

 paso a paso a tu queré.

                                                …

¡Quién lo habría de decí!,

que tú volvieras la espalda

cuando me vieras vení.

 

Serrana (Me subí a un arbolito)

Me subí a un arbolito

por ver la senda

por donde se llevaron

a mi compañera.

                                                …

Tantas fueron mis penas

que yo guardaba

que llanto como arroyos

no consolaban.          

                                                …

Ay, qué martirio,

que lágrimas no puean

darme un alivio.

                                                …

Mira si fueron grandes

mis amarguras

que yo rayaba con las mismitas lindes

de la locura.

 

Cartagenera (Palabrita que yo diera)

Palabrita que yo diera

ni papel ni pluma quiero

sin firmarla la mantengo

y atrás no podrían volverla

ni el Dios de los firmamentos.

                       

Fandangos (Van sin remedio a la mar)

Van sin remedio a la mar

las corrientes de los ríos,

y los pensamientos míos

a ti vienen a parar,

que te llevo en el sentío.

                                                …       

Me pides explicaciones

del qué, ni porqué ni cuándo,

si motivo te estoy dando

a que vayas bendiciendo

la tierra que voy pisando.

                                                …

Si he cambiao de pensá

no tengo remordimiento,

varío mi sentimiento:

marea tiene la mar,

mudanzas tienen los vientos.

 

 

 

 

 

Porque te dio por ahí (Fandangos de Lucena)

Me volviste ayer la espalda

porque te dio por ahí,

hoy con los brazos abiertos

me vienes a recibir.

                                                …

Serrana, vete con tiento,

aplaca tu altanería,

te resabias de los tiempos

que con tu mare vivías.

                                                …

No me va ni me viene

ni el sueño me va a quitá,

si quieres dirte o venirte

o si te quieres queá.

 

Siguiriyas (Buscando consuelo)

Miro yo a las alturas

buscando consuelo

y no me respondían santitos ni justos

de los altos cielos.

                                                …

A la mar m` asomo

buscando el consuelo,

allí veía las velitas blancas,

el agua y el cielo.

 

Garrotín (Tu mare los vuelve atrás)

Pasitos que tú y yo damos,

tu mare los vuelve atrás,

tiene tu mare más fuerza

que el capitán general.

                                                …

Vete arriba, vete abajo,

vete p`atrás o p`alante,

vete donde no te vea,

a ver si pueo olvidarte.

                                                …

Siempre pendiente de ti

y ni la cara me das;

de cuando unas palabritas

pa regalarme na más.

                                                …

Dile a tu mare que mire

lo que no quiere ni ver:

un hombre de cuerpo entero

de la cabeza a los pies.

 

Martinetes (Las zarzas y los palmares)

Las zarzas y los palmares

no tienen comparación

con las espinas y abrojos

que tiene mi corazón.

                                                …

Los jierros del calabozo

y los de mi jerrería

m`acompañan y vigilan

las desgraciaítas mías.           

 

 

 

Campanilleros (Tortolita)

Hasta Herodes llegaron noticias

de que un Rey de reyes en Belén nació,

el maldito, sentencia de muerte

pa to los nacíos firmó y rubricó.

Pero el Niño Dios…

vino un ángel y avisó a la Virgen,

juyeron a Egipto y fue la salvación.

                                                …

Una tarde que estaba la Virgen

cosiendo y cantando sentaíta al sol,

llamó al Niño y el Niño no estaba

y atribulaíta la Virgen quedó.

Pero apareció…

que en el templo a doctores y obispos

les enseñaba el dogma de la religión.

                                                …

Una tórtola muy maljería

a los pies de Cristo le vino a caer,

Jesucristo la cogió del suelo,

le besó las alas y voló otra vez.

Pero no se fue…

que en el hombro divino de Cristo

se puso arrullando llena de placer.

 

 

1990, 1996. “Al aire mis ilusiones”, Senador, D-01057, 33 rpm. Guitarras: Manolo Franco y José L. Postigo. Letras: José L. Rodríguez Ojeda.

 

Soleá (“Los pasitos que voy dando”)

Por muchas cosas que veo

yo nunca hablo mal de nadie,

lo hago porque no quiero

que de mí tampoco hablen.

                                                …

Los pasitos que voy dando

son los que tengo que dar

y si son buenos o malos

a nadie le importa na.

                                                …

Algunas cosas no busco

aunque me dieran la gloria,

que no siendo de mi gusto

lo más bendito me sobra.

                                                …

Este mundo está mal hecho,

con engaños y mentiras

desde los mismos cimientos.

 

Tarantos y tarantas (“Me da igual la luz del día”)

Y qué fatiga la mía

decía un pobre minero

y cuando menos lo espero

me puede quitar la vía

                                                …

Me da igual la luz del día

siendo como soy minero

porque en esta galería

donde preparo el barreno

na más que un faro me guía.

 

Guajira (“Cuando paso por tu puerta”)

Si miro pa tu ventana

cuando paso por tu puerta

mi corazón se lamenta

porque no asoma tu cara.

Yo digo qué cosa rara

habiendo tantas mujeres

que sea a ti la que quiere

que con desprecio le paga,

porque de pena muere

sin que tú caso le hagas.

                                                …

Tú no llores corazón,

no llores por un querer,

que por malo puede ser

causa de tu perdición.

Yo no sé qué condición

será la de esta mujer,

aunque sufriendo me ve

sólo un momento me mira,

por otro camino tira

sin preguntarme por qué,

será el llanto que nunca termina

cuando es por quererla tanto,

por culpa de este querer

vivo a golpes de quebranto.

                                                …

No sé el querer qué tendrá

que es tan triste su agonía,

abierta deja una hería

imposible de cerrar.

Yo quiero darle al final

de esta que en mí se está viendo

 porque me mata por dentro

sin poderlo remediar,

a ver si puedo acabar

con tan grandes sufrimientos.

 

Cantes abandonaos (“Soy capitán bandolero”)        

Soy capitán bandolero

el que en esta tierra manda

yo a nadie le tengo miedo

pero el valor me falta,

serrana, cuando te veo.

                                                …

Cuando te ve se me para

hasta mi pobre caballo

y aunque la espuela picara

yo no puedo dominarlo

teniendo enfrente tu cara.

                                                …

Causa tengo pa olvidarte,

no sé cómo no te olvío

porque mi querer es tan grande

que no hago caso a motivos

que puedan venir a apartarte.

 

Malagueña y verdial (“Una flor de tu jardín”)

Una flor de tu jardín,

por hermosa, la corté

y al momento la perdí,

que de la flor me olvidé

cuando tu hermosura vi.

           …

Voy a estar de por vía,

en tu mirar,  prisionero,

porque me paso los días

pensando en tus ojos negros

que son las caenas mías.

 

Seguiriyas (“Mentira es el mundo”)

Mentira es el mundo,

mentira fue siempre,

que por mu poco de una mano a otra

la verdad se vende.

                                                …

A contarme duquelas

no me venga nadie,

que yo con las mías a nadie le cuento

y esas sí que son grandes.

                                                …

En aquella callecita oscura

había un rincón,

donde a fuerza de llanto yo aliviaba las penas

de mi corazón.

 

Caña (“De esa esquina me retiro”)

Hay quien andando un camino

coge por otro y se pierde

porque piensa que es el mismo

y por eso no se vuelve.

                                    …

Porque piensa que es el mismo

no se vuelve, andará perdío

mientras que alguien lo encuentre.

           …

De esta esquina me retiro

porque en esta esquina rondan

las lenguas de doble filo.

 

Marianas (“Entorna la puerta”)

Cuando tu mare te llame

entorna la puerta,

y haz que suene la llave

y déjala abierta.

                                                …

Corazón,

corazón esta noche jaremos

encajes de bolillos con puntitas tú y yo.

                                                …

Agotaíto, fatiga y cansera

a pasito a paso, mi alma me rinde el sueño,

ay, el sueño;

pero en llegando a tu puerta, carne de mis carnes

por ti me desvelo.

                                                …

¡Mi alma te quiero!

                                                …

Que nuestro gusto se logre,

que el negro cielo se cuaje de estrellas,

serena, sin luna y oscura la noche.

                                                …

Ya se escucha el cantar de los gallos,

y en su canto anuncia que ya viene el alba,

esa es la horita,

que se pone el cuarto, tu cuarto, color de malva.

                                                …

Amaneciendo juntitos los dos,

de tu casa a la mía

de noche suena, de noche suena,

suspiritos y quejas,

s`entrañitas mías, como una caena.

 

 

CANTES CON LETRA DE FRANCISCO MORENO GALVÁN PARA UN PROYECTO DE DISCO FINALMENTE NO GRABADO

 

Caracoles

De Rejaplata,

al pasar el arroyo

de Rejaplata,

se me cayó el anillo

dentro del agua.

                                                …

Míralo, míralo,

en el fondo queó,

que chinita en la arena

con la corriente me pareció.

                                                …

Si yo tuviera

una vara de mimbre lo consiguiera:

vamos a ver

si pueo alcanzarlo

te lo daré.

                                                …

Por sacar mi anillito del río

con caenas, grillos y barrotes,

a la cárcel me llevan prendío

los alguaciles y alcaldes mayores.

                                                …

Reo de muerte

me señalan,

quien lo dejara bajo del agua

que ahora me acusan como a un ladrón.

                                                …

Caracoles,

caracoles.

 

Granaínas

Es necesario aguantá

los rigores de la vía,

porque hay que aguantá la renta

de penas toítos los días

si con la vía s ´enfrenta.

                                                …

En la fe que puse en ti

no renuncié ni un momento

y te lo pueo jurá

por los siete sacramentos

y la santa Triniá.

 

Tientos

Favores, rezos ni glorias

que no le debo yo a nadie,

cencerros pa darme fama

no me puso a mí mi madre.

                                                …

Perdió un rey la libertá

cuando cautivo queó,

 s`asombró que le quitaran

cosa que tanto negó.

                                                …

Tienes las maneras,

 serrana, tú tiés hechuras

del mes loco de febrero,

 que al finá siempre logró

mucho malo y poco güeno.

                                                …

Cuando al Cerro Gordo

 yo te voy a ve,

al pasá por el pozo Marco

me paro un ratito a bebé.

                                                …

Volverá el río a su cauce,

las penas irán pasando;

dará la vía a ca uno

lo que ca uno fue buscando.

                                                …

To el que tiene que rogá

p`aliviarse una carga mu grande

s`echaba otra más pesá.

                                                …

Te vengo a ver,

yo vengo a verte,

cruzar el Altozano

pasar el puente.

 

Siguiriyas

El lobo en el monte

manso se volvía,

hasta las fieras, fieras del campo

son agradecías.

                                                …

Quien vive sin penas

las tendrá guardás,

porque yo veo que penas to el mundo

las tiene sobrás.

 

Polo

El que no quiere arriesgá

si perdias tiene pocas

menos ganancias tendrá.

                                                …

Saca tu fama a la calle

porque el aire limpia el trigo,

a ver si una ventolera

jace lo mismo contigo.

                                                …

Pa ti soy como la tierra

que nunca te píe na

y si poquito le dieres

mucho te devolverá.

                                                …

Yo te vi de pasá ayé

con la caló que jacía

pegaíta a la paré.

 

Peteneras

Que Dios con su poderío

lo jaga bien por nosotros,

que a ti te achicharre un rayo

que tú y yo nos merecemos

a mí me mandara otro.

                                                …

Por ver la cara que pongo

tú me vas dando martirio,

sin que mi cara lo diga

llevo las penas por dentro,

tengo el corazón partío.

                                                …

Los ríos que bajan turbios

tormentas atravesaron;

los pasos que no andan claros

Dios sabrá dónde pisaron.

 

Soleares

No sé lo que yo hiciera

pa no darte sinsabores

y tú no te entristecieras.

                                                …

Haya o no haya clariá

te juro que esta flamenca

conmigo ha de tropezá.

                                                …

Llenó sus propias alforjas

y abandonó la maná;

el que atiende a su persona

no pué pensá en los demás.

 

Saetas

El calvario rebosaba

de una inmensa muchedumbre,

que fue testigo y asombro

de ver cómo el sol se cubre

al cerrar Cristo sus ojos.

                                                …

Reluciente va María,

madre y virgen al mismo tiempo,

envuelta en luz la lleváis

y un doló clavao adentro

que más grande no lo hay.

 

 

Imagen superior: Miguel Vargas. Ilustración de la portada del libro El cante por derecho. Semblanza del cantaor Miguel Vargas, de José Cenizo.

 

José Cenizo 

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X