Home / En Portada  / Al eterno maestro de Bajo Guía

Al eterno maestro de Bajo Guía

Hoy disfrutas de una auténtica fiesta flamenca con tantos maestros de ese tablao celestial. Mientras tanto sigo escuchando tus obras. Esas Colombianas de Bajo Guía que tanto disfruto. Me transporta la alegría de tu toque. La mecía de tus acordes del soniquete salinero. Y en la majestuosidad del triunfo una sinfónica de jaleos y algarabía abren tu Puerta del Principe.


En verano de 1991, en el aeropuerto de El Prat de Barcelona, regreso de un viaje con mis padres. De momento aparece un grupo de personas y entre ellos distingo a Manolo Sanlúcar. Ahí le digo a mi padre que me acompañe a pedirle un autógrafo. Mientras me firma con mucho cariño, mi padre dice: “Aquí un gran seguidor de su guitarra”. A renglón seguido Manolo me da un abrazo y me dice: “Ten constancia y busca tu camino”. Años después, en octubre de 2018 se celebra el III Festival Flamenco Ciudad de Huelva. Me acerco al final de su conferencia, le recuerdo la anécdota anterior y me firma la carátula de Tauromagia. Hoy no voy a escribir una semblanza. Desde mi humilde pluma, con respeto y cariño, quiero homenajear y explicar lo que el maestro sanluqueño ha influido en mi forma de ver la música, el flamenco y nuestra cultura.

 

Manuel Muñoz Alcón nace un 21 de noviembre de 1943 en Sanlucar de Barrameda fruto del matrimonio entre Isidro Muñoz Raposo y Josefa Alcón Lareu. Su padre inicia a él y a sus hermanos en el arte de la sonanta. Pero él, rápidamente, toma nota de las lecciones. Desde ese momento su hermano Isidro Muñoz sería su fiel compañero en la música y a la vez un enorme guitarrista. Manolo con prontitud comienza a definir su estilo. Y a la edad de ocho años recibe clases de Javier Molina en Jerez. El propio Manolo busca una bicicleta para ir de Sanlúcar a Jerez.

 

Por sus buenas maneras guitarrísticas pronto se conoce en el mundo flamenco. La misma Niña de los Peines lo apadrina siendo un niño, pasando a formar parte de la compañía de Pepe Pinto. A partir de ahí, Manolo vive entre el trabajo y su inquietud por la guitarra. Trabaja con Marchena, Manolo el Malagueño y La Paquera de Jerez. La Paquera lo incorpora al Tablao Las Brujas de Madrid junto a Terremoto, Romerito de Jerez o Chato de la Isla, entre otros. Además conoce al maestro Alberto Vélez, que le hace crecer como guitarrista y con el que forja una maravillosa amistad. No obstante, el guitarrista sanluqueño no para de trabajar, como concertista, acompañando, creando e investigando. Como con Morente, Manuel Agujetas, Niña de la Puebla, Chano Lobato, Enrique Montoya, Pericón de Cádiz, Sordera de Jerez, Sara Baras, Agustín Diassera, Carmen Molina, Diego Carrasco, Tino Di Geraldo, Macanita, Enrique el Extremeño, José Mercé o José Miguel Évora.

 

Colabora e incluso tutela a otros guitarristas como Niño Manuel López Romero, Jose Antonio Rodríguez, Chicuelo, Rafael Riqueni, Vicente Amigo, Juan Carlos Romero, Manuel de la Luz, Paco Vidal, David de Arahal, Francis Gómez o David Carmona, entre otros. Con Paco de Lucía tiene una relación extraordinaria. Graban juntos la bulería Compadres del disco Zyriab del algecireño y cuatro sevillanas antológicas para el documental de Carlos Saura. Además de la relación especial que tiene Manolo con el guitarrista Can Wang El Gitano de Pekín.

 

 

«Más allá de las técnicas guitarrísticas, la limpia ejecución o del virtuosismo, la obra del hijo del panadero es una declaración de intenciones. Una búsqueda constante por documentar y dar a conocer nuestros orígenes. La búsqueda de nuestra identidad, de nuestra cultura. La búsqueda de Andalucía»

 

 

Aprendo estudiando al maestro de Sanlúcar, su filosofía y la defensa de la identidad cultural. Tenemos un legado increíble, sublime, excelso, lleno de riquezas que debemos conservar. El propio Manolo deja una magna investigación sobre la importancia de nuestra musica para las futuras generaciones, que transmite a quienes se acercan a escucharlo. Que está presente en sus trabajos discográficos, escritos, sus conferencias y sus cursos. Por medio de sus obras recibe los reconocimientos más importantes: Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, Premio Nacional de Guitarra de la Cátedra de Flamencología de Jerez, Primer Premio del Concurso Nacional de Guitarra de Córdoba, Compás del Cante o Medalla de Andalucía, entre una larga lista. Aunque el sanluqueño jamás deja de investigar, es un trabajador incansable.

 

Escuchando su obra discográfica observo su inquietud por el conocimiento. Más allá de las técnicas guitarrísticas, la limpia ejecución o del virtuosismo, la obra del hijo del panadero es una declaración de intenciones. Una búsqueda constante por documentar y dar a conocer nuestros orígenes. La búsqueda de nuestra identidad, de nuestra cultura. La búsqueda de Andalucía. Manolo lo lleva intrínseco y lo manifiesta a través de su extraordinario legado.

 

Cuando empiezo a tocar la guitarra, a los once años, mi padre me muestra un vinilo, Ven y sígueme. Y vaya elenco: Rocío Jurado, El Lebrijano y de segunda guitarra Enrique de Melchor. Es mi primer contacto con Manolo. Luego adquiero los tres volúmenes de Mundo y Formas de la Guitarra Flamenca. Una obra didáctico musical imprescindible, un legado para el estudio y conocimiento del instrumento. Manolo, a través de su guitarra, emociona, alegra, estremece, pellizca. Una trilogía donde hace una exposición clara y detallada de la genealogía flamenca guitarrera. Un homenaje a grandes maestros. Me llaman mucho la atención los temas Garrotín del Calzoncillo junto a su hermano Isidro y Colombianas de Bajo Guía. En este segundo tema, como por medio de las seis cuerdas, Manolo transmite ese oleaje salinero que se abre hacia Doñana. Paseos inspiradores por la playa entre compases aflamencados en busca de la identidad flamenca.

 

Esa verdad que aflora entre las Inspiraciones de su Recital Flamenco. Esa verdad que vuela Al Viento para Regresarte junto a Miguel Hernández. Esa verdad de aromas de Candela y Azahares que nos transmite el Sentimiento más puro de lo nuestro. Esa verdad llena de Locura de brisa y trino. Esa verdad que encierra los secretos de tu Tauromagia. Esa verdad es un auténtico Testamento Andaluz, por la que luchaste, por la que no dejaste de creer e incluso por la que lo dejaste todo. Esa verdad, tuya, nuestra, de nuestras raíces y de tu legado, está impresa en tu persona.

 

 

«Me llaman la atención los temas ‘Garrotín del Calzoncillo’ junto a su hermano Isidro y ‘Colombianas de Bajo Guía’. En este segundo tema Manolo transmite ese oleaje salinero que se abre hacia Doñana. Paseos inspiradores por la playa entre compases aflamencados en busca de la identidad flamenca»

 

 

En tus obras vas más allá. En tus obras siempre pones la guitarra al servicio de la expresión flamenca. Con Medea, Trebujena, Soleá, Aljibe, La Gallarda o Música para Ocho Monumentos, tu guitarra al servicio de una orquesta sinfónica y viceversa. La expresión flamenco musical llevada al éxtasis. Donde se manifiestan todas tus investigaciones. De hecho, tu retirada en julio de 2013 en las Cuevas de Nerja no es casual, todo en consonancia con tus principios. Pero no solo nos regalaste una obra musical llena de flamencura y verdad. En tus libros encontramos tus cavilaciones, tus teorías y razonamientos. Ya lo dicen los propios títulos: Teoría y Sistema para la Guitarra Flamenca y El alma compartida.

 

Y aparte de todo eso, dedicaste tu vida, tus conocimientos, tus desvelos y desvaríos a engrandecer nuestra cultura. Pusiste tu alma para engendrar una obra magna y sublime, La Guitarra Flamenca, Manolo Sanlúcar. Más de quince años de trabajos, mas de cuarenta artistas confluyen en una enciclopedia audiovisual y maravillosa. La guitarra flamenca hace de maestra de ceremonias ante el cante y baile, para presentar los cánones formales de los palos del flamenco. Una magnánima obra didáctica extraída de tus conocimientos e investigaciones. Nada más ni nada menos que una vida dedicada a nuestras raíces y a lo que tanto crees y defiendes.

 

Hoy disfrutas de una auténtica fiesta flamenca con tantos maestros y maestras de ese tablao celestial. Mientras tanto sigo escuchando tus obras. Esas Colombianas de Bajo Guía que tanto disfruto. Me transporta la alegría de tu toque. Ese amanecer mañanero que inmortaliza las notas de tus escalas. La mecía de tus acordes del soniquete salinero. Y en la majestuosidad del triunfo una sinfónica de jaleos y algarabía abren tu puerta, la Puerta del Principe.

 

 

«Le deben de haber dado la llave, el llavero y el candado. Porque a través de su trabajo, constancia y esfuerzo ha elevado nuestro flamenco a un nivel altísimo»

 

 

Tu legado está claro, seguir trabajando por dignificar nuestro flamenco en todas y cada una de sus expresiones. Esa música culta andaluza que tanto te gustaba y que debe convivir con la grandeza de las mejores músicas. Manolo merece todos los honores.

 

Le deben de haber dado la llave, el llavero y el candado. Porque a través de su trabajo, constancia y esfuerzo ha elevado nuestro flamenco a un nivel altísimo. Como he escrito anteriormente, la grandeza de tu humildad reside en la magnitud de tu legado. Y termino este escrito entre la emoción, la tristeza y la rabia.

 


Huelva, 1977. Maestro y guitarrista apasionado del flamenco. Investigador y divulgador de nuestra cultura. El camino del compás le lleva a ser un docente con duende.

2 COMMENTS
  • Magdalena Salgado Torres 1 septiembre, 2022

    Tengo que aclarar que Manolo no fue a Jerez a recibir clases de Javier Molina, el que iba era Isidro su padre cuyos conocimientos los transmitió a su hijo Manolín. Otra cosa es que siempre que hacéis referencia a los premios que recibió omitís el Nacional de Música que obtuvo en el año 2000. Y por último él no nació en el Barrio Marinero, vio la luz en en Barrio Alto muy cerca de la Puerta de Jerez.

    • Irra Torres 1 septiembre, 2022

      Gracias por la aclaración y lo tendré en cuenta. Lo que he intentando es reflejar y resaltar todo lo que ha aportado al flamenco y la música desde lo que me ha aportado a mi. Lo de las clases, está en los datos biográficos que yo manejaba con coincidencia en diferentes fuentes
      Y por otro lado lo de los premios era una muestra de algunos entre la multitud que tiene. Y sobre el nacimiento solo hago referencia a la localidad. Un saludo

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X