Home / Actualidad flamenca  / Décimo aniversario de la Declaración (1): la Humanidad se hizo patrimonio del Flamenco

Décimo aniversario de la Declaración (1): la Humanidad se hizo patrimonio del Flamenco

Primera entrega de un amplio informe sobre el décimo aniversario de la declaración del Flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. En próximas entregas, contaremos con numerosos testimonios de artistas, periodistas y aficionados.

Si piensas en flamenco, quizá Kenia no sea el país al que te transporte tu mente, aunque es una nación en la que ha ocurrido uno de los grandes hitos de este noble género en el siglo actual. A las cuatro de la tarde –una hora tan buena como cualquier otra– saltó la noticia en Nairobi. El flamenco entraba a formar parte de la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad tras la decisión tomada por el Comité Intergubernamental de Patrimonio Inmaterial de la Unesco, formado por veinticuatro miembros.

Un reconocimiento al que optaban nada más y nada menos que cuarenta y siete candidaturas de treinta y un países. Además, ya tuvo otra intentona en 2005, aunque sin lograr el éxito deseado. No fue hasta el año 2009 cuando se registró en París la candidatura y a inicios del 2010 la Junta de Andalucía impulsó la misma con la campaña Flamenco Soy. Más de treinta mil personas –artistas y particulares– de sesenta países votaron la candidatura flamenca a través de la página web de la Unesco.

Recorriendo la hemeroteca nos encontramos con grandes declaraciones en la prensa de aquellos días. «Hemorragia de satisfacción muy grande». Tales fueron las palabras que empleó en su momento el cantaor José Mercé. Ese 16 de noviembre «la humanidad se hizo patrimonio del flamenco», citó el inigualable Enrique Morente. Algunos, como el genuino José de la Tomasa, tildaron al flamenco de algo más. «Está por encima de todas estas cosas porque cuando habla el alma no existen galardones que valgan. El alma es lo único que nos queda en esta vida», afirmó el sevillano.

 

«Justo cuando se cumple el décimo aniversario de la inclusión del flamenco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, ¿qué ha supuesto realmente ese reconocimiento durante estos diez años?»

 

Por aquel entonces, poco antes de que se conociese la decisión final de la Unesco, El Correo de Andalucía reunió a la flor y nata de la crítica flamenca sevillana en la Peña Torres Macarena para hablar de la candidatura. No faltaron nuestro querido Manuel Bohórquez (director de Expoflamenco), Manuel Curao (Canal Sur), Alberto García Reyes (ABC), Antonio Ortega (Giralda TV) y Juan Vergillos (Diario de Sevilla). Todos pensaron que la Unesco se rendiría a la evidencia, pero advirtiendo que no iba a ser la panacea. «Yo espero que la administración que tanto ha apoyado esta candidatura pase ahora a otra cosa. La Unesco artísticamente no va a aportar nada, como mucho dará reconocimiento social fuera del ámbito de los aficionados. Pero yo apostaría por una revolución desde abajo», citó Juan Verguillos.

«Ahora parece que todo el mundo va a ser flamenco. Y me preocupa también la idea de algunos, de que nos van a llover las ayudas económicas», explicó Antonio Ortega. «Las administraciones deben aplicarse el cuento y no tardar seis meses en pagarle a un artista. El flamenco no es un fantasma, no es un ente. Lo hacen personas», concluyó Ortega.

«Cuando la Unesco reconozca el Flamenco, me voy a acordar sobre todo de la labor humilde que han hecho las peñas, que llevan medio siglo manteniendo esto», afirmó Manuel Bohórquez. «En cierto modo, esto está siendo una llamada de atención. Salvando las distancias, esto es como el Concurso de Cante Jondo de Granada que promovieron Manuel de Falla y Lorca. Un aviso al mundo, una manera de recordar que aquí hay un arte por considerar. Me sorprende que todavía haya gente que está descubriendo el flamenco».

 

«Este 2020 el mundo del flamenco vive tiempos muy oscuros. La llegada de una pandemia ha sido la puntilla para un sector que lleva tiempo pidiendo ayuda a gritos. Multitud de tablaos han cerrado sus puertas y los artistas se asocian para pedir auxilio»

 

Al quinto año

En el año 2015, cinco años después de la inclusión del flamenco en esa lista de la Unesco, la Asociación de Artistas Flamencos (AAF) y la Confederación Andaluza de Peñas Flamencas aseguraron que este hito no había tenido una repercusión directa sobre los profesionales del sector y que a nivel de peñas apenas se había notado.

«No ha habido una repercusión directa con un mayor fomento del flamenco o una mayor inversión hacia el sector para que se desarrolle mejor», explicó Asunción Demartos, presidenta de la AAF, en declaraciones recogidas por Europa Press. «La ciudad no vive el flamenco, las escuelas no crecen, por lo que en realidad este reconocimiento no sirve para fomentar el flamenco en nuestra tierra», aseguró Demartos.

Fue un logro, pero para la evolución de las peñas no ha representado algo muy significativo. El apoyo económico por parte de las instituciones sigue siendo el mismo y el funcionamiento también», incidió Antonio Calle, presidente de la Confederación Andaluza de Peñas, también a Europa Press. «Las personas del flamenco de base son las que han sostenido el flamenco, porque en las peñas es donde nacen los artistas, donde se mantiene el patrimonio, pero la ayuda por parte de la Administración es muy poca», finalizó Calle.

Este 2020, el mundo del arte en general y el del flamenco en particular viven tiempos muy oscuros. La llegada de una pandemia a nivel mundial ha sido la puntilla para un sector que lleva tiempo pidiendo ayuda a gritos. Multitud de tablaos han cerrado sus puertas –algunos definitivamente– y los artistas se asocian para pedir auxilio ante una situación insostenible. Justo cuando se cumple el décimo aniversario de la inclusión del flamenco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, ¿qué ha supuesto realmente este reconocimiento durante estos diez años?

 

Imagen superior: escenario del Festival Arremate de Priego de Córdoba, abril 2019. Foto: perezventana

 

* Continuará…

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X