Home / Actualidad flamenca  / El museo flamenco más pequeño del mundo está en Sevilla

El museo flamenco más pequeño del mundo está en Sevilla

La popular calle San Luis, del barrio sevillano de La Macarena, alberga la que posiblemente sea la galería de arte flamenco más pequeña del mundo, obra de Patricio Hidalgo Morón.

Cuando pensamos en un museo o una galería de arte nos vienen a la cabeza techos altos, espacios bien iluminados y un sinfín de cosas más. Pero la realidad es que el arte, como universal que es, puede estar en todos lados. Y es literal. El museo más pequeño del mundo está en Sevilla, concretamente en la popular calle San Luis del barrio de La Macarena. Tiene temática flamenca y es obra del artista Patricio Hidalgo Morón.

 

El descubrimiento lo hizo viral en Twitter el escritor y comunicador Julio Muñoz Gijón (@Rancio), que no solo ha dado visibilidad a esta obra, también ha situado en el mapa a su autor, Patricio, originario de La Puebla de Cazalla y residente en el barrio de San Marcos. Un artista especializado en arte urbano por las calles de Sevilla.

 

 

 

Este museo tan pequeño y tan flamenco puede verse en el número 34 de la calle San Luis, un edificio que parece no estar en uso y en cuya fachada se esconde una pequeña hendidura de un antiguo contador de luz, que Patricio ha convertido en galería de arte y ha tapado con metacrilato. En su interior hay cuadros y dibujos pintados por él con temática flamenca. Además, le ha colocado una pequeña placa solar para que se pueda iluminar y ser apreciado incluso de noche.

 

El lema del autor es «la calle es de todos» y tiene repartidas obras en otras zonas de Sevilla. «Algunas son efímeras. Otras, como esta de San Luis, son más duraderas e incluso las cuidan para que permanezcan en el tiempo, siempre en diálogo con la calle», dice el protagonista en un reportaje publicado por los compañeros de Diario de Sevilla.

 

Otra de sus obras más populares está ubicada junto a la administración de loterías de La Campana, cuando hace un año colocó una fotografía para homenajear el lugar donde estaba el mítico Bar Pinto, establecimiento gestionado por el cantaor Pepe Pinto, marido de Pastora Pavón Cruz, la Niña de los Peines.

 

«Allí se reunían los artistas flamencos más importantes de la época, como Antonio Mairena, y quise rendirle homenaje a este vestigio de la historia olvidado. Encontré una foto, la intervine, la cubrí con metacrilato y ahí sigue a modo de Aquí estuvo el Bar Pinto», explica Patricio.

 

Patricio Hidalgo se formó como artista en Barcelona, Madrid y Sevilla. Teniendo al flamenco como su tema más utilizado, «disciplina que me alimenta el espíritu», confiesa. «Me hubiese gustado ser guitarrista o bailaor, pero en la pintura me encuentro más cómodo, así que le toco a mis cuadros», detalla el artista, que ha participado en festivales flamencos como el de Berlín o el de Holanda.

 

Él mismo se considera un pintor dibujante. Emplea tinta y brochas con cerdas abiertas para hacer trazos enérgicos que transmitan como «el quejío, el baile…». Siempre con el flamenco como referente.

 

Imagen superior: Diario de Sevilla

 

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X