Home / Actualidad flamenca  / El violín de Sophia Quarenghi en ‘Flamenco en clave de sol’

El violín de Sophia Quarenghi en ‘Flamenco en clave de sol’

El debut discográfico de Sophia Quarenghi, artista suiza de ascendencia italiana, contiene nueve temas con palos que van de la bulería por soleá a la seguiriya, pasando por la vidalita, la farruca o la granaína.

Puede parecer que el violín no es un gran amigo del flamenco. Pero las apariencias engañan. En cuanto cogen confianza, pueden ser un tándem inseparable. Es lo que piensa Sophia Quarenghi, que trabaja como violionista en diferentes formaciones de flamenco y producciones propias desde que en 2002 se trasladase a vivir a Jerez de la Frontera. Ahora presenta Flamenco en clave de sol, su primer trabajo discográfico.

 

Nueve piezas de Flamenco en clave de sol

En total son nueve los temas que componen este Flamenco en clave de sol. En ellos abundan temas que van de la farruca a la seguiriya, pasando por bulería por soleá, las guajiras o la granaína. La propia artista suiza de ascendencia italiana se ha puesto al mando de la dirección artística. Una tarea que ha completado también el guitarrista Juan Diego Mateos. La producción musical está en manos de Diego de los Santos y el disco ha sido grabado en los estudios La Bodega.

Para su elaboración, Sophia ha contado con la ayuda de varios compañeros de profesión. El propio Juan Diego Mateos ha cogido la guitarra flamenca. La percusión, Carlos Merino. El cante, Anabel Rosado (guajira), Macarena de Jerez (bulería por soleá), David Carpio (seguiriya). Los coros, Alicia Jiménez y Marcy Fernández. El saxofón, Jorge Pardo. La balimba, Chicharito. Las palmas y jaleos, Chícharo, Rafael Romero, Gregorio Fernández, Manuel de la Maca, Alejandro Fernández. El chelo, José Miguel Crespo. Y el contrabajo, Antonio Corrales.

 

El violín flamenco de Sophia Quarenghi

Nació en Basilea, Suiza, aunque su madre era de Berghamo, Italia. Sin embargo, el flechazo con el flamenco le llegó por casualidad. En 1989, Sophia Quarenghi se encontró con este noble arte en Almuñécar, Granada, mientras compaginaba su empleo de médico asistente con el estudio de baile flamenco. Desde entonces, su pasión por lo jondo no decayó. Profundizó en sus estudios de violín clásico –que inició a los cinco años en su ciudad natal– y se dedicó al baile flamenco hasta que se trasladó a vivir a Jerez de la Frontera, donde reside desde otoño de 2002.

Foto: web oficial de la artista

 

 

Comparte este artículo

El conocimiento y la pasión. La jondura y la pena. El pellizco y la fiesta. Patrimonio Cultural de la Humanidad. Conectamos comunidades flamencas alrededor del mundo.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X