Home / Actualidad flamenca  / La magia de Paca y Manuela o de la Chati y la Paqui

La magia de Paca y Manuela o de la Chati y la Paqui

En Jerez hubo un dúo llamado Paca y Manuela, conocidas como la Chati y la Paqui. Estas hermanas del barrio de La Plazuela eran sobrinas de Francisca Méndez Garrido 'La Paquera de Jerez', hijas de su hermano Manuel, de familia pescaera. Cuando eran niñas se veían reflejadas en su tía Paquera, en esa magia magnética de la Reina de la

El flamenco tiene su variante mediática, que es, en pocas palabras, lo que la mayoría de gente conoce sean o no aficionados. Luego está esa parcela que seduce a los más sensibles, a los que buscan algo más que un discurso fresco y rítmico. En Jerez, Triana, Morón o Lebrija, por solo mencionar algunas zonas donde este fenómeno se ha dado, han existido siempre perfiles artísticos interesantes por su personalidad y estilo, tan auténtico como único.

En Jerez hubo un dúo llamado Paca y Manuela, conocidas por todos los que la quisieron y siguieron como la Chati y la Paqui, aunque también utilizaron el remoquete artístico de Las Paqueras. Estas hermanas del barrio de La Plazuela pusieron sus voces en infinidad de noches del madrileño tablao Los Canasteros, de calle Barbieri nº 10. Eran sobrinas de Francisca Méndez Garrido La Paquera de Jerez, hijas de su hermano Manuel, de familia pescaera. Cuando eran niñas se veían reflejadas en su tía Paquera, en esa magia magnética de la Reina de la Bulería que llevó siempre consigo el estandarte de su gente.

 

Elepé de Paca y Manuela (discográfica Belter, 1975).

 

Siendo muy jovencitas decidieron introducirse en el mercado discográfico para probar suerte tras comprobar que sus intervenciones en distintas salas de fiestas y tablaos causaban buenas sensaciones. Manuela (Jerez, 1959) era puro nervio, fuerza y tempestad, baile y cante a la vez. Paca (Jerez, 1957), por su parte, demostraba la dulzura y la elegancia, la sutileza frágil del mejor perfume. Entre las dos conseguían llenar el escenario de la mejor energía musical.

 

«En abril de 2013, al fallecer Manuela, el propio Alejandro Sanz escribió esto en sus redes sociales: “Hoy Jerez no es Jerez, se nos fue La Chati, una gitana buena. Hoy le lloran corazones en todas las voces de metal y madera, la lloran en cada rincón y en cada casapuerta, la lloran en Santiago y la lloro yo desde América. Hoy Jerez no es Jerez… Que es la tierra entera»

 

Viniendo de una de las sagas más relevantes del cante de Jerez, se fueron encaminando por el registro sonoro del momento en el que destacaban ya otras como Las Grecas o Amina. Bajo el amparo discográfico de la casa Belter, Paca y Manuela grabaron en 1975 doce temas compuestos en su mayoría por Antonio Gallardo y Francisco Orellana, ambos también de Jerez y con una ya reputada trayectoria. En la cara A aparecían títulos como Paca y Manuela, Tu puerta, Curro Belén (composición de Gallardo y Nicolás Sánchez), Fariseo, El Farol y Tarde o Temprano. La cara B ofrecía otros como Noches de Marfil, Dímelo, Nada, Blanco y Negro, Mi condición y Canastero (de Ochaita, Valerio y Solano).

Entre rumbas, tangos y bulerías, destacaban por un sello propio que conquistó a los grandes amantes del arte de la capital y a cuantos pasaban por allí. Todos quedaban prendados por una puesta en escena tan sencilla como atractiva. En ese elepé estuvo Parrilla de Jerez, que también ejercía en parte como supervisor musical del trabajo. Claro, la relación entre Parrilla y Paquera era sumamente estrecha y el guitarrista debía cuidarlas.

En 1983 publican un single con dos temas producidos por Pepe de Lucía para Fonogram, y con la colaboración del propio Paco de Lucía e Isidro Muñoz. Los títulos son Chiribi Chiribanga y Recógetelo (con los arreglos de Évora).

 

Single de Paca y Manuela (discográfica Fonogram, 1983).

 

Llegado el momento, finales de los 80, las dos hermanas aparcan sus prometedoras carreras dedicándose a la familia. Tienen hijos y por una cosa y por otra dejan los escenarios algo desatendidos. A partir de entonces, solo en ocasiones muy especiales vuelven a subirse a las tablas de forma conjunta. Es verdad que Manuela, la Chati, tuvo posteriormente más presencia en espectáculos dirigidos por Moraíto, llegando a estar en algunas ediciones de la Bienal de Sevilla, o incluso como figura en el jerezano Tablao Bereber.

 

«Manuela era puro nervio, fuerza y tempestad, baile y cante a la vez. Paca, por su parte, demostraba la dulzura y la elegancia, la sutileza frágil del mejor perfume. Entre las dos conseguían llenar el escenario de la mejor energía musical»

 

Lo que está claro es que cada vez que Paca y Manuela aparecían en televisión o en algún espectáculo la expectación era máxima, porque siempre han derrochado el fulgor de sus primeros años de carrera. Sus vídeos en YouTube son vistos, comentados y compartidos sobre todo por la gente más joven. Artistas como Felipa del Moreno o Fernando Soto siempre han tenido como espejo a estas cantaoras de Jerez.

Manuela fallecía en abril de 2013 dejando un gran dolor en su tierra y en tantos que amaban su arte, como el propio Alejandro Sanz, que publicaba esa jornada en sus redes sociales el siguiente texto: “Hoy Jerez no es Jerez, se nos fue La Chati, una gitana buena. Hoy le lloran corazones en todas las voces de metal y madera, la lloran en cada rincón y en cada casapuerta, la lloran en Santiago y la lloro yo desde América. Hoy Jerez no es Jerez… Que es la tierra entera”.

Se organizó un festival en su honor en noviembre del mismo año, en el Teatro Villamarta, con la presencia de artistas como Pansequito, Aurora Vargas, Vicente Soto, Antonio Reyes o Capullo de Jerez, y los fondos fueron destinados a la creación de un monumento que hoy está colocado en el bulevar de la popular plaza de Madre de Dios.

A decir verdad, el Jerez flamenco sin la Chati no es igual. Las fiestas, las celebraciones como bodas o dichos, los Viernes Santo al paso del Cristo de la Expiración por el Cerro Fuerte… Nada es igual, porque ella era una verdadera estrella por donde pasaba. Tenía el don de acaparar la atención, su carisma era fascinante. Todavía está Paqui, que en muy contadas ocasiones vuelve a aparecer para dejar su fragancia impregnada en las almas de los que aún recuerdan la época dorada para este dúo tan particular.

 

Paca y Manuela, la Chati y la Paqui, Las Paqueras. Foto: Leafar Soirrab

 

 

Comparte este artículo

Periodista. Jerez. Sé bailar por bulerías. Nada como la intimidad de la radio y el romanticismo del papel. Ahora, también en tv.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X