Home / Bordonazo OLD  / Rosalía en los Goya

Rosalía en los Goya

Hay que defender un poco más y mejor a esos artistas que apuestan por un flamenco más genuino, que a veces se quitan las trampas a bofetadas. O reaccionamos o esto se nos va de las manos.

Celebran la Gala de los Goya en Sevilla, la presentan dos catalanes y traen a la catalana Rosalía para que cante por Los Chunguitos. Eso sí, una versión muy de su estilo. No me gusta nada esta muchacha, pero le quedó bien la canción. Este año es cincuentenario de la muerte de La Niña de los Peines y pensé que a lo mejor cantaría algo de ella, unos tangos o unas bulerías (trap, trap, trap), por ejemplo. Nada, Los Chunguitos. Quizá fuera mejor, porque cada vez que hace algo de doña Pastora la destroza. Lo siento, pero si a esta cantante se le da ya un tratamiento de estrella, hay que hablar claro.

Alguien me ha contado que algunos de los premiados se fueron la noche del sábado de fiestecita flamenca, que eso sí les gusta, que les partan el alma mientras devoran una lubina o se beben media bodega aljarafeña. Siempre ha sido así, además, desde los tiempos de María Borrico, cuando venían los promotores europeos de la ópera a contratar a los flamencos pero antes se tenían que meter con ellos en un cuartito del Café Julio César o asistir a un festín en El Recreo cuando lo llevaba Miguelito de la Barrera.

En los años cincuenta se empezó a hacer una buena labor en el arte flamenco para que fuera reconocido en todo el mundo como un género musical y dancístico clásico fuera de modas y festines privados. Empezaban los concursos nacionales, los primeros festivales de verano, la flamencología, las peñas y el acercamiento a la Universidad. Los medios de comunicación comenzaban también a dar un buen tratamiento a un arte tan abandonado en este campo. Y toda esa labor dio sus frutos veinte años después con el reinado de Antonio Mairena y la actualización del clasicismo.

Todo ese espíritu se está yendo al garete porque una vez más el flamenco vuelve a ser un arte que atrae por su exotismo, en vez de por su enorme carga cultural. No lo digo porque hayan contratado a Rosalía para la Gala de los Goya en Sevilla, donde tantos artistas flamencos hay, sino porque esto no es nada para lo que se nos viene encima. El arte es libre, de eso no cabe duda, y manda casi siempre la ley del mercado. Pero hace décadas había unos artistas y unos críticos, flamencólogos o investigadores, que estaban por encima de todo eso y trabajaban por el flamenco pensando en su futuro. Podría dar nombres, pero sé que en ExpoFlamenco tenemos lectoras y lectores inteligentes, y no es necesario.

Hoy se dedican a decir que ellos sí entienden y valoran a Rosalía haga lo que haga. Algunos están doctorados en esa materia. Y no pasa nada. Pero hay que defender un poco más y mejor a esos artistas que apuestan por un flamenco más genuino, que a veces se quitan las trampas a bofetadas. Tampoco veo necesario dar nombres. O reaccionamos o esto se nos va de las manos.

 

 

Comparte este artículo

Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X