Home / Bordonazo NEW  / Buscando nuevas referencias

Buscando nuevas referencias

Disfrutemos de lo que tenemos y de lo que los grandes artistas de hoy nos dan cada día, pero no busquemos oro donde no hay ni plata, porque es un tiempo perdido.

Estamos viendo que los aficionados en general están buscando nuevas referencias en el cante, porque se han ido yendo. Se fue Camarón y los camaroneros buscan desesperadamente a quien ocupe su sitio, si esto es posible. Con el genio de la Isla de León ocurrió una cosa: que sus imitadores se fueron antes que él. Muerto José (1992), surgieron con fuerza candidatos como Diego el Cigala, el Potito, José Parra o Duquende. Hasta Paco de Lucía dijo una vez, en una rueda de prensa en Sevilla y en respuesta a una pregunta mía, que “muerto Camarón, están ahí José Parra, Potito y Duquende”. No dijo claramente que podían ocupar su puesto, porque tonto no era. Solo que, muerto José, estos tres eran su inspiración. No dijo que fueran Morente o Lebrijano, por ejemplo.

Han pasado veintiocho años y algunos siguen buscando quien tire del carro del cante. Y Camarón sigue sin sustituto, porque es imposible. Es como decir que tal o cual pintor es el sustituto de Picasso. Ni Antonio López, aunque sea otro genio. Nunca nadie va a rozar siquiera el arte y el don de Camarón, como tampoco nadie se va a acercar nunca al de Marchena o Caracol. Imitadores, cientos. Pero es imposible, porque son artistas irrepetibles. Y esto no se les mete en la cabeza a quienes andan buscando, como sea, que salga otro genio del cante al que seguir con pasión desmedida. Con la misma que otros siguieron a Manuel Torres, la Niña de los Peines o el ya citado Camarón.

 

«¿Alguien de hoy tiene la cabeza que tenía Antonio Mairena, que sin ser el genio de su tiempo llegó a mandar en el cante durante veinte años? Ni de lejos»

 

Hay incluso críticos enfrascados en esa búsqueda. He leído cosas en esta Bienal sobre tres o cuatro cantaores y alguna cantaora, que he sentido vergüenza ajena. No digo sus nombres porque me crujirían y ya hay quienes piensan que solo busco la polémica, cuando no es verdad. Mi trabajo consiste en opinar libremente sobre los artistas y lo hago sin miedo y, creo, con delicadeza. Pero sobre todo con sinceridad. Estoy convencido de que hoy hay tres o cuatro cantaores capaces de tirar del carro, pero son torpes y no se han enterado de nada. Tienen cualidades, pero no saben dónde tienen la cabeza. ¿Alguien de hoy tiene la cabeza que tenía Antonio Mairena, que sin ser el genio de su tiempo llegó a mandar en el cante durante veinte años? Ni de lejos.

Hoy hay tres o cuatro grandes figuras que, sin embargo, no van a dejar mucha huella. Llenan teatros, venden discos y llenan páginas de periódicos, pero nada más. ¿Qué va a dejar José Mercé, que es un gran cantaor? ¿Y Miguel Poveda? ¿Y Estrella Morente? ¿Y Arcángel? Podría ser más claro todavía. Por tanto, disfrutemos de lo que tenemos y de lo que los grandes artistas de hoy nos dan cada día, pero no busquemos oro donde no hay ni plata, porque es un tiempo perdido. ¿Saben lo que hago yo cuando la sangre me pega bocados porque quiere arte, pellizco, compás y duende? Busco un vídeo de Antonio el Marsellés o de Perico el Pañero, y se acabó lo que se daba.

 

Comparte este artículo

Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X