Home / Bordonazo NEW  / Pastora Pavón y Chacón

Pastora Pavón y Chacón

¿Cómo fue la relación de la Niña de los Peines y don Antonio Chacón? Excelente. Incluso llegaron a cantar juntos, mano a mano, en teatros sevillanos como el Cervantes. Y actuaron muchas veces en fiestas privadas. Se admiraban mutuamente, hasta el punto de que Chacón la calificó una vez de “fiera del cante”.

La Niña de los Peines tenía sus gustos en el cante, como todos los artistas, y su cantaor fue su hermano Tomás. Sin embargo, en ningún momento lo puso por delante de don Antonio Chacón o Manuel Torres, que eran sus primeras referencias. Cuando comenzó a cantar, a principios del siglo XX, Chacón era ya una figura consolidada en toda España, el ídolo de la afición. Llegó a Sevilla muy joven, en 1886, y enseguida se hizo el amo. Cuando Pastora era una niña de entre 8 y 10 años, cantaba las cosas que había escuchado en su propia casa a su hermano Arturo, su madre y su padre.

Siendo una niña se sintió muy atraída por La Juanaca, la cantaora malagueña, que era su vecina en la Puerta Osario. Pero poco después descubrió a dos cantaores que le hicieron cantar de otra manera, Chacón y el Niño Medina. Los dos vivían ya en Sevilla cuando Pastora se fue a vivir a la Alameda de Hércules, de donde ya no saldría nunca, solo para cantar o pasar la Guerra Civil de 1936, que la pasó en la capital de España.

 

«Cuando murió el maestro Chacón, enero de 1929, Pastora cayó en un estado de tristeza tal que no tenía ganas de cantar»

 

En una conocida entrevista de Carmen de Burgos, siendo muy joven, confesó que su cantaor era Chacón, aunque por boca de su madre. Y sus guitarristas, Montoya y Habichuela. Cuando llegó el ciclón Manuel Torres a Sevilla, a principios del siglo XX, Pastora se enamoró de esa manera de cantar. No solo ella, sino su hermano Tomás. Hablar de Manuel Torres en la casa de los Pavón era como hablar de Dios.

Cuando murió el maestro Chacón, el 21 de enero de 1929, Pastora cayó en un estado de tristeza tal que no tenía ganas de cantar. Y decidió grabar unos discos en la casa Polydor, con Ramón Montoya a la guitarra, para rendir honores al gran maestro. Grabó granaínas, malagueñas (Del convento, las campanas), caracoles y milongas, cantes del repertorio chaconiano. Fue su manera de homenajear a quien había sido uno de los faros de su vida como cantaora.

¿Cómo fue la relación de Pastora con Chacón? Excelente. Incluso llegaron a cantar juntos, mano a mano, en teatros sevillanos como el Cervantes. Y actuaron muchas veces en fiestas privadas. Se admiraban mutuamente, hasta el punto de que Chacón la calificó una vez de “fiera del cante”.

Noventa años hace que Pastora grabó aquellos cinco discos para el sello Polydor, etiqueta verde, con Montoya a la guitarra para que el homenaje fuera completo.

 

Comparte este artículo

Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X