Home / Crónicas  / Carmen Ledesma, su baile no es de este tiempo

Carmen Ledesma, su baile no es de este tiempo

El baile racial de Carmen Ledesma no es propio de este tiempo. Tiene la edad del Café de Silverio, el tiempo de la Macarrona. Y los brazos de Matilde Coral y de Trini España. Hasta trajo el fresquito a los Veranillos del Alamillo, con eso te digo todo.

Homenaje a la bailaora Carmen Ledesma. Jueves Flamencos de los Veranillos del Alamillo, Sevilla. Foto: Quico Pérez-Ventana

Qué calor hace en tu pueblo, primo. Querrás tú que Sevilla en agosto sea una nevera. No tanto. Pero es que son las diez de la noche y no corre un soplo de aire. Tienes calor, eh, pues ya verás cuando salga Carmen Ledesma a bailar. Que no va a bailar, que te lo digo yo. Hoy es un homenaje que le dan los alumnos de la Fundación Cristina Heeren. Cada jueves de julio y agosto, un puñado de jóvenes dedican su actuación a una figura consagrada del flamenco. Los Veranillos del Alamillo cumplen veinte años de actividades diarias. Música, cine, magia, talleres infantiles. Y los jueves, toma que toma.

El presentador es el grandísimo aficionado Manuel Álvarez. Tras una breve reseña viene la entrevista a la bailaora. Qué ángel tiene mi Carmen. Mírala, con ese vestido de mil colores y brillos. El micrófono se acopla, sujétalo así, bien. Me haré cuenta de que estoy comiéndome un helao. Si me tengo que guardar una palabra para ella es esta: sabiduría.

 

«Para qué va a ser. Para que Carmen Ledesma cruce el Guadalquivir sin mojarse sus pies divinos. Estarán cansados, pero parece que se deslizan enjabonando las tablas»

 

La entrevista –no te pierdas el vídeo que acompaña estas líneas– da paso al cante. Ana Díaz, cantaora de la Peña Torres Macarena y de la Peña El Carbonerillo, es la artista invitada. Tientos tangos que ni fu ni fa. Me gustó algo más la nana por seguiriyas. Y la vi mucho más suelta en los cuplés de Marifé de Triana por bulerías, basados en una versión de Mayte Martín. A su lado, el joven guitarrista mejicano Daniel Mejía (Monterrey, 1997) se va haciendo más viejo a medida que transcurre la noche. Toque con gusto, prometedor.

Es el turno de Marcos Martínez, cantaor de Barcelona. Cantiñas de la Fundación pasadas por Poveda y Arcángel. Supo imprimirle su sello personal a la soleá bailable, y a la bulería por soleá de María la Moreno. Espera, no te pierdas esto. Sobre las tablas hay un bailaor con mayúscula. Diecinueve años tiene. Apúntate el nombre. Juan Tomás Domínguez Cancela, nacido con el milenio en Trebujena (Cádiz). Su nombre artístico, Juan Tomás de la Molía. Toma este remoquete de su abuela, Juana la Molía.

Con su terno burdeos, Tomás lleva el baile gitano pintado en la cara. Le gustan los Farrucos, eso se nota. Y mantiene la elegancia de Rafael el Negro, de José Galván. Baile vertical, manos de azúcar. La cara chulilla y pícara, como a ti te gusta. Torea despacio, como Rafael de Paula. Y de repente, zas, saca los clavos del tablao con sus poderosos pinreles. La fuerza se demuestra en el momento justo, y vuelve el baile de cuerpo entero. El público se frota los ojos. Viva la madre que te parió.

Anda que ella se iba a quedar sin bailar. Ya te lo dije. Me lo ha dicho hace un rato, que todo ha sido improvisado, pero que como había venido tanta gente, amigos de Utrera, alumnas y familia…, pues teníamos ganas de un fin de fiesta. Cantan Mari Peña, José Méndez y su mujer, Miriam la Vaquera, que fue bautizada así por la mismísima Pilar la Faraona. Al toque, un estupendo guitarrista de veinte años, José Caro Pepito Flamenco, de Utrera. Al baile, el sevillano Juan Paredes y Manolito Pelusa, de Utrera, despliegan un puente de plata desde el Alamillo a la Macarena. Para qué va a ser. Para que Carmen Ledesma cruce el Guadalquivir sin mojarse sus pies divinos. Estarán cansados, pero parece que se deslizan enjabonando las tablas. Y ya te olvidas de ellos. Porque esa fiera está convocando a los vientos con sus manos, haciendo acopio de brisas frágiles y de tempestades. El baile racial de Carmen Ledesma no es propio de este tiempo. Tiene la edad del Café de Silverio, el tiempo de la Macarrona. Y los brazos de Matilde Coral y de Trini España. Hasta trajo el fresquito al Alamillo, con eso te digo todo.

 

Ficha artística

Espectáculo: Homenaje a Carmen Ledesma

Ciclo: Los Veranillos del AlamilloJueves Flamencos de la Fundación Cristina Heeren

Lugar: Patio central del Cortijo del Alamillo, Sevilla. Fecha: 22/8/2019

Al cante: Marcos Martínez

Al toque: Daniel Mejía

Al baile: Juan Tomás de la Molía

Artista invitada (cante): Ana Díaz

Fin de fiesta: Carmen Ledesma, Juan Paredes, Manolito Pelusa (baile), Mari Peña, José Méndez, Miriam la Vaquera (cante), Pepito Flamenco (guitarra) y otros.

 

 

Homenaje a la bailaora Carmen Ledesma. Jueves Flamencos de los Veranillos del Alamillo, Sevilla. Foto: Quico Pérez-Ventana

Homenaje a la bailaora Carmen Ledesma. Jueves Flamencos de los Veranillos del Alamillo, Sevilla. Foto: Quico Pérez-Ventana

 

Homenaje a la bailaora Carmen Ledesma. Jueves Flamencos de los Veranillos del Alamillo, Sevilla. Foto: Quico Pérez-Ventana

Homenaje a la bailaora Carmen Ledesma. Jueves Flamencos de los Veranillos del Alamillo, Sevilla. Foto: Quico Pérez-Ventana

 

Homenaje a la bailaora Carmen Ledesma. Jueves Flamencos de los Veranillos del Alamillo, Sevilla. Foto: Quico Pérez-Ventana

La cantaora Ana Díaz y el guitarrista mexicano Daniel Mejía. Homenaje a la bailaora Carmen Ledesma. Jueves Flamencos de los Veranillos del Alamillo, Sevilla. Foto: Quico Pérez-Ventana

 

Homenaje a la bailaora Carmen Ledesma. Jueves Flamencos de los Veranillos del Alamillo, Sevilla. Foto: Quico Pérez-Ventana

Homenaje a la bailaora Carmen Ledesma. Jueves Flamencos de los Veranillos del Alamillo, Sevilla. Foto: Quico Pérez-Ventana

 

 

Comparte este artículo

Filólogo madrileño. Media vida en Sevilla. Centinela de las palabras. Lo jondo le acelera peligrosamente el corazón.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X