Home / Crónicas  / José Valencia, el grito y Lebrija

José Valencia, el grito y Lebrija

Recital del cantaor lebrijano José Valencia en el Teatro Riberas del Guadaíra, Alcalá de Guadaíra (Sevilla). «Portentoso y doliente, hirió con cada tercio rasgándose las vestiduras. Y tras dejarse el alma en las tablas llorando sus fatigas lacró el sobre con la bulería».

Para él era un día de fiesta. Cumplía años la mare de su alma a la que le entregó su corazoncito regalándole una actuación emotiva, redonda. Ella estaba allí y José Valencia puso el grito en Lebrija.

 

Rompió el silencio la soleá rindiendo homenaje al albero con Joaquín el de la Paula para andar después por otras plazas. Luego la de Pinea y ese puentecito como el de La Habana. Pero donde arremetió fue en la Roezna ligando gustoso los tercios con la de Frijones.

 

Se templó entonando con dulzura la murciana del Cojo de Málaga, la taranta del Niño Medina y un taranto valiente que cerró la tanda de cantes levantinos. Se movió como quiso en los tientos tangos, meloso en la malagueña melódica y potente en los abandolaos. Pero fueron las cantiñas, la seguiriya y las bulerías las que completaron lo que supuso más que una actuación, una lección de cante.

 

 

«José Valencia supo ir calentando la nuez. Lo mismo apretando arriba que en las mecidas. Viene domeñando su garganta para abandonar ese registro gritón en favor del intimismo, la contención y el recogimiento»

 

 

Le cogió tibio la soleá para abrir la noche pero de menos a más supo ir calentando la nuez. Lo mismo apretando arriba que en las mecidas. Porque José viene domeñando su garganta para abandonar ese registro gritón en favor del intimismo, la contención y el recogimiento. Así lo hizo derramando melaza en los fraseos de la murciana, la taranta y la malagueña a las que no le hicieron falta la ostentación de su torrente, sin que por ello perdieran intensidad ni se olvidara de los momentos en los que le cabe empuje al cante.

 

Brillaron las cuerdas de Juan Requena a la guitarra, especialmente en las introducciones y en el acompañamiento de los cantes festeros, donde hizo encajes de bolillos sobre la algarabía que José formaba. Manuel Valencia y Manuel Cantarote a las palmas dieron la peseta que faltaba pa el duro. Estuvo sublime en las cantiñas, en las que sometió el compás a su voluntad jugando con el tiempo, ligando los tercios, mandando y poniéndole su apellido al cante.

 

La jondura despierta en sus entretelas con la negra profundidad de la seguiriya. Dos letras con peso y un macho mascao mostraron una vez más que su voz tiene el jinque en la pena. Portentoso y doliente, hirió con cada tercio rasgándose las vestiduras. Y tras dejarse el alma en las tablas llorando sus fatigas lacró el sobre con la bulería: un cante serio donde presumió de esencia manteniendo la herencia de su pueblo. Salpicado de pataítas con gracia, sembró el patio deleitando con los cantes de Lebrija y acordándose de Juan Peña El Lebrijano en un alarde de flamencura y sabiduría que destapó a un José henchido de duende, orgulloso de su estirpe.

 

Fotos: Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra

 

 

Ficha artística

José Valencia En directo
Ciclo Flamenco Viene del Sur
Teatro Auditorio Riberas del Guadaíra, Alcalá de Guadaíra – 4 diciembre 2021
Cante: José Valencia
Guitarra: Juan Requena
Palmas: Manuel Valencia y Manuel Cantarote

 

 

 

 

Comparte este artículo

Cantaor de la escritura. Jondura utrerana extrema.

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X