Home / Entrevistas  / Paquito Fernández: «Si no siguiera creyendo en mí cambiaría de oficio»

Paquito Fernández: «Si no siguiera creyendo en mí cambiaría de oficio»

El guitarrista Paco Fernández Vargas relanza su carrera con el rescate de su álbum 'Sastipén Talí' aderezado por calurosas colaboraciones, ahora titulado 'Joyas de amigos'. El talento de los Fernández.

Francisco Fernández Vargas (Sevilla, 1967), guitarrista, cantaor y productor, es un artista cuya cabeza no para de bullir. Es sin duda el talento de la familia Fernández, el músico, el creador, y también el bohemio. A veces es impulsivo en las palabras y eso le trae problemas, pero también sabe aguantarse y darle capotazos a la vida. Es hijo del cantaor trianero Curro Fernández y de la cantaora lebrijana Pepa Vargas. Hermano, pues, de Esperanza y Joselito Fernández, cantaora y bailaor. Paco tiene sangre del mítico Curro Puya y de los Negros de Ronda. Es nieto de Juan José Vega y de Quintín. O sea, que puede presumir de venir de familias de raíces jondas. Le gusta la pureza, lo clásico, el legado de los suyos, pero es de mente abierta y le apetece también crear sus cosas, experimentar. Es lo que hizo en su primer y último disco en solitario, Sastipén Talí, que ahora quiere relanzar con arreglos y colaboraciones. Y una sorpresa inesperada que puede ser importante para él y su carrera, algo parada por la pandemia y algo de mala fortuna.

 

– ¿Puede adelantar algo de esa sorpresa?
– Dejaría de ser una sorpresa, don Manuel.

– La pandemia no le ha tumbado, al parecer. Pero reconozca que la cosa está chunga, al menos.
– Sí, esto está siendo muy duro para todos, pero para unos más que para otros, como es lógico. Para mí lo está siendo, claro, y por eso trato de emprender nuevas aventuras. Reeditar mi disco es una de ellas, y en eso ando con la ilusión de un niño.

– Recuerdo cuando iba con Joaquín Cortés o la Niña Pastori. Estaba en lo más alto. ¿Ve posible volver a aquel nivel artístico?
– Claro que sí. Estoy en la mejor edad para volver a estar arriba. Ahora tengo experiencia, más conocimientos y creo que he aprendido de los errores. Si no creyera en mí cambiaba de oficio, pero creo en mí y en mis posibilidades.

– ¿A qué errores se refiere?
– Empecé de niño, cuando casi no podía con la guitarra, y a pesar de tener a mi vera a mi padre, el maestro, pensaba que tenía cabeza para ir por libre. Pero cuando eres un adolescente no tienes la cabeza bien amueblada todavía y te precipitas en las decisiones. Ahora no haría casi nada de lo que he hecho, salvo seguir siendo yo mismo. Pero la experiencia debe servir para algo y estoy dispuesto a demostrar que soy capaz de volver por mis fueros.

– Muchas personas se preguntan que por qué no es el guitarrista de su hermana Esperanza, pero a lo mejor no le apetece hablar de esto…
– Mi hermana es libre de tener al guitarrista que quiera. De corazón le diría, como profesional y sin rencor ninguno, que tanto tiempo con el mismo guitarrista se acomoda y cuando va con otros es como si no supiera cantar. Y eso le perjudica a su talla artística, como gran figura del cante que es.

 

«Ahora no haría casi nada de lo que he hecho, salvo seguir siendo yo mismo. Pero la experiencia debe servir y estoy dispuesto a demostrar que soy capaz de volver por mis fueros»

 

 

– Su proyecto es reeditar Sastipén Talí. Nunca se ha planteado hacer un disco solo de guitarra, con piezas compuestas por usted. ¿No se ve capaz de ello?
– Podría, pero no soy concertista de guitarra, y no engaño a nadie. Ni a mí mismo. Soy acompañante, ese es mi oficio, y he acompañado a los más grandes del cante y del baile. Aprendí de Miguel Pérez padre y de Riqueni, pero a acompañar. No puede ser concertista el que quiere, sino el que puede.

– ¿Y qué espera de la recuperación de Sastipén Talí?
– Escucho ahora mi obra y veo, modestamente, que sigue siendo actual, que no ha envejecido. Admite arreglos y colaboraciones, y es lo que quiero hacer. Me va a ayudar Pedro Sierra, que me conoce bien, y creo que vamos a sorprender. Temas de ese disco van a ser cantados por algunos compañeros, pero no me preguntes sobre eso que no quiere adelantar mucho. Puedo decir que estarán Los Makarines, que me encantan y son unos bichos. Y por supuesto habrá temas nuevos. Joyas de amigos, así se va a llamar.

– Recuerdo que la gente no entendió muy bien ese disco, ¿no?
– Creo que no, que no se entendió bien. Pero han pasado unos años y creo que ahora se entenderá mejor la idea de la obra, que además saldrá bastante cambiada, claro. Han pasado dieciséis años y el flamenco ha cambiado bastante, creo.

– ¿Podemos hablar de un Paco Fernández nuevo, renovado?
– Claro. No puedo hacer las mismas cosas que hace quince años, ¿no? Nadie puede hacer lo mismo con veinte años, que con cincuenta, eso es de cajón. Y el público también evoluciona.

– Alguna vez le oí decir que hay personas que le han hecho daño. Compañeros, incluso.
– Prefiero mirar hacia adelante sin ira.

– No cambie, por favor. Y suerte.

 

 

Comparte este artículo

Arahal, Sevilla, 1958. Crítico de flamenco, periodista y escritor. 40 años de investigación flamenca en El Correo de Andalucía. Autor de biografías de la Niña de los Peines, Carbonerillo, Manuel Escacena, Tomás Pavón, Fernando el de Triana, Manuel Gerena, Canario de Álora...

NO COMMENTS

ESCRIBE TU COMENTARIO.Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X