Home / Actualidad flamenca  / ‘Llanto de la guitarra’, el quinto disco de Pedro Sierra

‘Llanto de la guitarra’, el quinto disco de Pedro Sierra

El tocaor catalán, sevillano de adopción, publica nuevo trabajo a través de su propio sello discográfico, La voz del flamenco. Colaboran, entre otros, Vicente Amigo, Tomatito, Antonio Canales, La Tobala, El Farru o Diego Villegas.

Llega a manos de Expoflamenco una obra especial de la guitarra flamenca. Pedro Sierra (Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 1966) publica nuevo trabajo a través de su propio sello discográfico, La voz del flamenco, en clara referencia a aquella mítica marca ‘La voz de su amo’ con la que se comercializaban en los años veinte y treinta del pasado siglo las famosas máquinas cantaoras y los discos de pizarra de La Niña de los Peines, Manuel Torre o don Antonio Chacón.

El disco se titula Llanto de la guitarra, como el segundo pasaje del Poema de la seguiriya gitana que Federico García Lorca incluyó en su famoso Poema del cante jondo, escrito en 1921 y publicado diez años después. Precisamente en el último corte del disco, el bailaor Antonio Canales recita dicho poema, del que Pedro Sierra se ha servido para titular tres de los temas del álbum:

Empieza el llanto de la guitarra.
Se rompen las copas
 de la madrugada.
Empieza el llanto de la guitarra.
Es inútil callarla. Es imposible callarla.
Llora monótona como llora el agua,
como llora el viento sobre la nevada.
Es imposible callarla. Llora por cosas lejanas.
Arena del Sur caliente
 que pide camelias blancas.
Llora flecha sin blanco, la tarde sin mañana,
y el primer pájaro muerto sobre la rama.
¡Oh guitarra! Corazón malherido por cinco espadas.

Ese es el hilo conductor que habremos de llevar durante su escucha, teniendo en cuenta que el disco no es una mera sucesión de palos, sino una obra que solo toma sentido si se la considera como un todo. En su estructura, sin embargo, se notan dos partes bien diferenciadas.

Los cuatro primeros cortes gozan de las colaboraciones de grandes artistas invitados que han querido acompañar a su amigo y admirado guitarrista. Empezando por su mujer, la cantaora Juana Salazar La Tobala, que abre el melón metiendo por tangos la letra de un fandango de Paco Toronjo. O la figura de Tomatito, que se une a Pedro Sierra en un homenaje a Paco de Lucía, unos jaleos con guiños a su eterno Entre dos aguas. Aquí es muy destacada la labor como timonel de Diego Villegas, que salva felizmente con su armónica la travesía desde las aguas turbias de Bajo Guía, en Sanlúcar de Barrameda, hasta las más cristalinas de Playa del Carmen en México.

Las alegrías están dedicadas a Camarón de la Isla. En ellas disfrutamos del sonido de los pies de El Farru y las voces de Manuel Lombo y, de nuevo, La Tobala. Están compuestas en una tonalidad poco habitual, en La mayor, de modo que la sonoridad de la guitarra de Pedro Sierra adquiere tintes modernos junto al clasicismo de sus rasgueos y su pulsación. El bloque de las colaboraciones termina con la inestimable presencia de Vicente Amigo, que deja su impronta por bulerías en Cosas lejanas, particularmente en una falseta llena de fuerza que se convierte en un remanso de nostalgia de la mano del chelista José Carlos Roca.

Desde el quinto corte hasta el final, Pedro Sierra toma la batuta y se echa a la espalda el peso de la obra. Hay una bambera metida en compás de seguiriyas, donde la flauta travesera de Diego Villegas imita el eco de Pastora Pavón, una de las primeras en cantar este palo. Por supuesto, la rumba, que sigue otra vez la estela de Paco de Lucía, con su cajón y su bajo eléctrico. Las bulerías suenan muy flamencas en la voz de José Ángel Carmona, y en las que Pedro Sierra trasiega de lo más clásico y profundo que puede salir de unos bordones, a través de rotundos rasgueados, hasta las nuevas armonías de la guitarra moderna.

Las soleares, verdadera obra maestra del disco, se titulan Calle Pureza, la arteria del barrio de Triana donde Pedro ejerce la docencia en la Fundación Cristina Heeren, y en cuyo estudio de grabación se gestó este disco. Acompañado exclusivamente por los nudillos de Torombo y El Bobote, esta pieza es sin duda la más clásica, y la más flamenca. Fantásticas las falsetas, que podrían haber firmado perfectamente el Niño Ricardo o Melchor de Marchena. La técnica al servicio de la creatividad. Como ese trémolo más propio de una granaína o de una malagueña. No se lo pierdan.

 

Álbum: Llanto de la guitarra
Intérprete (guitarra): Pedro Sierra
Sello: La Voz del Flamenco
Publicado el 31 diciembre 2018

 

Cante: La TobalaManuel Lombo y José Ángel Carmona
Armónica, flauta travesera y saxo soprano: Diego Villegas
Palmas: Torombo y El Bobote
Chelo: José Carlos Roca
Artistas invitados: Vicente AmigoTomatito, Antonio Canales, El FarruLa Tobala

 

Cancionero:

  1. Llora el agua – La Tobala
  2. Tomate de la sierra (jaleos) – Tomatito
  3. Camarones (alegrías) – El Farru
  4. Cosas lejanas (bulerías) – Vicente Amigo
  5. Calle Pureza (soleá)
  6. Arena del sur (rumba)
  7. Sibarita (al aire de bambera)
  8. Los vientos (bulerías)
  9. Remolino (seguiriyas)
  10. Platero (vals flamenco) – Antonio Canales

 

 

Comparte este artículo

Filólogo madrileño. Media vida en Sevilla. Centinela de las palabras. Lo jondo le acelera peligrosamente el corazón.

NO HAY COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO. Rellena los campos NOMBRE y EMAIL con datos reales. Para que se publique en nuestro portal, el comentario no puede ser anónimo.

X